Atención al cliente, una materia pendiente

Atención al cliente, una materia pendiente

servicio-al-cliente

Así como español, inglés, matemática y ciencia son materias obligatorias que se imparten en las escuelas, lo que es atención al público también debe ser una materia que por obligación se les debe  impartir a todas las personas que trabajan en un negocio donde tengan que tratar con el  público.

Muchas personas comentan que los panameños no saben tratar a los clientes, y que los extranjeros se los ganan en lo que es atención al público, logrando obtener el trabajo en vez de un nacional. Igualmente muchas personas sostienen que los extranjeros se pasan en atención, porque como no son de aquí quieren conservar sus empleos.

En parte tienen razón estas personas, porque el extranjero que atiende en este tipo de negocios es muy atento y servicial con el cliente. De igual forma puedo decirle que el buen trato no es porque sean extranjeros y quieren conservar el empleo, y lo digo con propiedad, ya que como he tenido la oportunidad de viajar a otros países, me he percatado que el trato es de la misma manera, así que no es cuestión que la persona sea extranjera.

Lamentablemente, la realidad  es que  los panameños que laboran en servicio al cliente se comportan como si nos estuviesen haciendo un favor, como si ellos fuesen los que estuviesen desembolsando el dinero y no nosotros.

Lo triste de esta situación es que la culpa en realidad no es del que nos atiende, ya que ellos no pidieron ser así, sino que es producto de una sociedad enferma donde  imperan  los antivalores. Quizás el remedio inmediato para sanar esta situación sea doloroso, porque ya estoy observando que se están reemplazando a los panameños por extranjeros (principalmente colombianos), los que  sí tienen, en su mayoría, vocación de servicio y saben ganarse la propina.

El día que tengamos en nuestras calles un puñado de desempleados, desplazados por extranjeros más educados o con mejor actitud de trabajo, entonces ya será demasiado tarde para lamentarse o para denunciar que los extranjeros les ganaron, mientras que nosotros estaremos disfrutando de un mejor servicio.

Una recomendación muy sana que les puedo hacer a todas esas personas que trabajan atendiendo al público, es  que  tomen un curso de atención al público, porque así no peligrará su puesto de trabajo, y  redundará en  beneficio del negocio, ya que ganaría más clientela por la buena atención que se recibe.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capita.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia