Educación y Constitución

Educación y Constitución

Asamblea

Se fue el 2015, pero quedaron muchas tareas pendientes para el 2016, y dos de ellas tienen que ver con el establecimiento de un diálogo nacional para definir un programa educativo a largo plazo y la convocatoria de una Asamblea Constituyente Paralela, esta última fue pospuesta el año pasado porque no es el momento, según indicó, en esa ocasión, el presidente Juan Carlos Varela.

La educación no puede seguirse manejando con proyectos de ministros, sino que requiere de un proyecto nacional a largo plazo, y para eso se necesita contar con la participación de todos los sectores del país.

La educación es la base sobre la cual se debe sustentar el crecimiento del país, un país no puede avanzar si sus ciudadanos no tienen acceso a un sistema educativo de calidad, y en la actual coyuntura que vive el país, esto debe ser una prioridad.

El hecho que en el pasado año lectivo más de 35.000 estudiantes hayan fracasado, indica que no se están haciendo bien las cosas, por lo que urge un cambio de timón. El promedio de fracasos ha pasado de un 3% a un 5%, pese a la existencia de la Beca Universal y demás subsidios que otorga el Gobierno.

Sólo en el 2014 los fracasos escolares le representaron pérdidas al Estado por alrededor de $45 millones. Y de acuerdo con los expertos, en los últimos 10 años se han podido destinar unos $150 millones a la atención de estudiantes fracasados.

Todo esto indica que se tiene que hacer un alto y establecer programas a largo plazo en donde se involucre a los docentes, los padres de familias, la empresa privada, los sindicatos y los partidos políticos. El momento de actuar es ahora.

Otro tema que las autoridades gubernamentales no pueden seguir obviando es la convocatoria a una Asamblea Constituyente Paralela, porque no se puede modernizar a un país con leyes y estructuras desgastadas. El país requiere de nuevas reglas que rijan la convivencia entre los panameños y establezca límites a los que detentan el poder, para que no se vuelvan a repetir los excesos del pasado gobierno.

Se sabe de antemano que no será un debate fácil, pero lo cierto es que es necesario, y seguir postergándolo no es una medida correcta.

Para que el país siga manteniendo el liderazgo regional en materia de crecimiento económico, es preciso que cuente con una mano de obra capacitada, para lo que se requiere de un sistema educativo moderno e igualitario y también requiere de una Constitución que garantice la democracia, la seguridad jurídica de los empresarios, los derechos de los trabajadores y una justicia equitativa, imparcial y expedita.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia