El exquisito gusto de ser ‘verdes’

El exquisito gusto de ser ‘verdes’
MMG Tower, Costa del EsteFoto | Capital Financiero

Cada día son más las promotoras, arquitectos e inversionistas panameños que se interesan por edificios verdes, que generan un impacto positivo al país y, además, son capaces de reducir los costos operativos para sus propietarios, aunque aumentan sus costos de inversión.

Incluso los inquilinos ven reducciones importantes en sus facturaciones a través de un consumo regulado de recursos como la energía y el agua, principalmente.

Plaza Real, ocupado en un 80%, es un edificio de cinco pisos, el primero en ser certificado LEED en el área de Costa del Este, corregimiento de Juan Díaz.

Con 64 puntos alcanzó una certificación de oro (Gold- Core and Shell).

Aqua Terra, empresa compuesta por consultores, planificadores, diseñadores, ingenieros y técnicos alineados con las construcciones sostenibles, se encargó de asesorar a los propietarios de Plaza Real para que su construcción lograra la certificación.

Los sistemas de controles de acceso, cámaras de seguridad, alarma contra incendio, acondicionadores de aire, generadores y bombas están conectadas y generan reportes.

Para Luis Fernando Martínez, ingeniero técnico del edificio, toda esta información es vital para el manejo de la plaza, especialmente para el consumo regulado de energía.

Plaza Real consta de cinco pisos. Foto Cortesía/Plaza Real.

El sistema arroja, por ejemplo: las horas de cuándo se encendió y se apagó un acondicionador de aire, en cada una de las oficinas ocupadas. Esto permite una mejor utilización de los recursos.

El concepto innovador de este edificio, que recibió la certificación LEED oro en abril de 2014, ha logrado que multinacionales como Under Armour se interesen por ocupar un espacio en esta estructura verde.

Los inquilinos de cada piso pueden acceder a su nivel de estacionamientos sin tener que utilizar el ascensor, gracias a una puerta disponible hacia exteriores.

Sensores en cada uno de estos niveles detectan cuando hay varios autos encendidos, momento en el que se genera mayor cantidad de monóxido de carbono. Cuando esto ocurre, se encienden automáticamente los extractores.

Justo antes de la salida hacia los parqueaderos, en cada piso están ubicados los depósitos de basura, divididos en desechos orgánicos, latas, vidrio, cartones o papeles, pero también en la parte exterior de cada nivel del edificio hay una zona de desechos, explica Assad I. Mondol, gerente de operaciones de Plaza Real.

Basureros para reciclaje en Plaza Real

Estos basureros se ubican entre las puertas de entrada y hacia exteriores de cada nivel de estacionamiento. Foto Capital Financiero

A diferencia de las estructuras tradicionales, en un edificio sostenible la iluminación natural es obligatoria.

Es por ello que el edificio, revestido con vidrios dobles, especialmente diseñados para aislar el calor, logran que los pasillos estén iluminados y no sea necesario encender las luces.

Cada inquilino tiene autonomía de su acondicionador de aire y es encargado de aprobar un control de zonificación.

Así las cosas, si alguna persona abandona su oficina y lo apaga, el termostato se cierra automáticamente y deja solo el aire necesario para la renovación.

El aire se introduce ya frío en el edificio, a través de una máquina enfriadora, es decir que es pre tratado, luego de un tiempo es expulsado y se renueva con el mismo procedimiento, a través de una unidad enfriadora conocida como “Chiller”.

Este sistema térmico se apoya de los vidrios del edificio, que, además, de reflejarse azules por fuera, permiten mantener las áreas comunes internas a una temperatura agradable.

El ahorro de agua potable es otro de los aspectos que se contempló para esta edificación.

A los inquilinos, una vez llegan al edificio, se les solicita instalar una grifería especial, de tal forma que se abran las llaves por corto tiempo en el caso de los lavamanos y para los inodoros se les exigen fluxómetros, que ayudan a utilizar solo la cantidad de agua necesaria para desechar residuos.

El reto incansable de los administradores de Plaza Real es educar a los inquilinos en relación con los beneficios que generan estas construcciones y lograr que se interesen por obtener una certificación en áreas interiores.

Además, prevén mejoras estructurales que les ayuden a ser más amigables con el ambiente y sus ocupantes.

Una torre verde de alto perfil

MMG Tower, sede de la firma Morgan & Morgan (MMG) es otro de los edificios en Panamá que está certificado LEED oro, desde junio de 2015.

Ocupado en un 73%, consta de 30 pisos, 8 son ocupados por MMG, 10 para estacionamientos y el resto para inquilinos.

Tiene una distribución del espacio flexible y su diseño maximiza el acceso a la luz natural a través de vistas panorámicas al mar y a la ciudad de Panamá.

Con una inversión de 59 millones de dólares, esta estructura se ha convertido en una referencia en cuanto a vanguardia ecológica en Panamá.

Patricia Yap, del departamento de Administración de MMG, asegura que el objetivo desde que se pensó en una construcción fue “ser el mejor edificio de Panamá en todo”.

Entrada de la torre MMG

La inversión en la torre MMG fue de unos 59 millones de dólares. – Foto de Capital Financiero

Tiene más de 750 estacionamientos bajo techo, incluso para automóviles de baja emisión de combustible, accesibilidad para personas con discapacidad, 12 elevadores de alta velocidad con sistemas inteligentes, centros de seguridad con monitores 24/7 y sensores en todas las áreas comunes internas y externas.

Techos verdes y otras innovaciones

Una de las innovaciones ecológicas más llamativas de este edificio son sus techos verdes para prevenir el efecto de ‘isla calor’, que se origina por las cantidades de hormigón en una zona.

Estos techos verdes en sí son una especie de terraza ajardinada, desde donde se recoge agua lluvia a través de las palmas sembradas, y es llevada por el sistema a tanques de almacenamiento para luego utilizarse en el riego de las áreas verdes.

Con esta tecnología el uso de agua potable para irrigación de jardines se ha reducido a cero.

Filtros especiales y sensores de dióxido de carbono fueron instalados en el sistema de ventilación, para ayudar a mantener el aire interior limpio cada vez que alguien entra al edificio.

La temperatura se regula de manera automática, ninguna persona controla las luces ni los acondicionadores de aire.

Los vidrios dobles con aislantes de calor y radiación infrarroja, propician que el edificio se mantenga con un buen clima, sin necesidad de que los acondicionadores de aire enfríen demasiado.

En este edificio hay luces, por supuesto, pero solo se encienden cuando la iluminación natural del edificio no es suficiente y el sistema lo hace de manera automática.

Resultados indican que 19% de los materiales usados fueron regionales, 19% es el porcentaje de ahorro energético anual, en un 25% se ha reducido el consumo de agua potable y el 29% de material utilizado tiene contenido reciclado.

Verde por dentro

La certificación de MMG Tower es de núcleo y cubierta (Core & Shell), pero además, la Unidad Marítima de la torre, ubicada en el piso 23 está certificada en interiores como oro y la sucursal del banco, MMG Bank en planta baja, obtuvo un nivel plata.

En la Unidad Marítima la certificación interior se logró en enero de 2015 con 62 puntos .

Unidad Marítima de MMG Tower

Unidad Marítima de MMG Tower- Foto Cortesía/MMG Tower

Se trata de un espacio de 1684.5 metros cuadrados con triple altura, un diseño amplio y moderno, con vista al mar y a la ciudad.

Con esta certificación se logró reducir en esta unidad del edificio, el consumo de agua en un 39.5%, un 19% de ahorro de energía, 14% del valor total de materiales tiene contenido reciclado y 95% de las áreas regularmente ocupadas tienen una línea directa de visión hacia el exterior.

En tanto, que la sucursal del banco, certificada en interiores LEED plata en diciembre de 2014, consta de un espacio de 169 metros cuadrados.

Para ello, se alcanzaron 55 puntos y una vez obtenida vieron resultados como un 19% de ahorro de energía, hicieron más eficiente la productividad logrando que el 92% de las áreas regularmente ocupadas tuvieran línea directa de vista al exterior.

En esta sucursal, un 18% del total del valor de los materiales tiene contenido reciclado.

Senacyt, bajo parámetros de sustentabilidad

El edificio de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt) fue el primero del sector público certificado plata (Core and Shell) en agosto de 2014.

Fue construido bajo parámetros de sustentabilidad, logrando un ahorro energético del 20% y otras características que le brindan tranquilidad, productividad y salud a sus usuarios.

El Contratista General del Proyecto fue Constructora Corcione & Asociados, S.A.

El ingeniero Roberto A. Samaniego H, fue el gerente de proyecto, quien relata en entrevista con ElCapitalFinanciero.com, que el proceso para lograr la certificación comenzó con una planificación entre los desarrolladores para, antes que todo, determinar el nivel de certificación deseado.

Explica que, teniendo en cuenta costos versus beneficios de cada crédito, posteriormente se entra en un proceso de diseño, que es sometido ante el Usgbc, que, tras revisiones, determina si se logró llegar al grado esperado.

Senacyt, es uno de los tres edificios que forma parte de un complejo en Ciudad del Saber, donde además está el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasat) y el Centro Nacional de Metrología de Panamá (Cenamep).

La inversión de este complejo alcanzó una inversión de 20 millones de dólares.

Laboratorios clínicos de niveles de bioseguridad y de Metrología se ubican en este complejo.

Un sistema de aire acondicionado de alta eficiencia, con controles de temperatura, mantiene un clima agradable en el edificio. Foto Cortesía /Ciudad del Saber.

Además, se utiliza luz solar y para lograr una reducción en el consumo de agua, por ejemplo; se instalaron urinales que no necesitan una conexión de agua potable.

Los materiales empleados fueron confeccionados con un porcentaje de materia prima proveniente de contenidos reciclados.

Se utilizaron pinturas con bajo nivel VOC (Compuestos orgánicos volátiles, por sus siglas en inglés) componente que es dañino para la salud del ser humano y el medio ambiente.

El ingeniero Samaniego H. asegura que todas las consideraciones lo que producen es una optimización en el uso de los recursos naturales, traduciéndose en mayor comodidad para los usuarios.

El diseño, desarrollado por la compañía Mallol & Mallol Arquitectos, S.A., contempló 10 mil metros cuadrados de estacionamientos y 12 mil metros cuadrados para los edificios.

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL