El reto de los contadores

El reto de los contadores

Contadores

Cada año las nuevas normas tributarias se convierten en un gran reto para los Contadores Públicos Autorizados (CPA) panameños.

Cuando creen que ya se han aprendido una norma, surgen cambios y modificaciones que deben aplicar inmediatamente, muchas veces sin el tiempo necesario para que empresas, profesionales y usuarios tengan claridad absoluta sobre el alcance de las nuevas regulaciones, pero con la responsabilidad de ser multados o sancionados sin piedad si cometen un error en el proceso.

En la administración anterior el software de la Dirección General de Ingresos (DGI) colapsó, porque se habían creado nuevos anexos y muchos contadores no pudieron a entregar todas las declaraciones de renta a tiempo, por supuesto multaron a las empresas por presentación tardía y las empresas ni cortas ni perezosas hicieron que sus contadores pagaran esas multas, que entiendo en algunos casos alcanzaron entre todas las multas hasta los $60.000.

 Adicionalmente, no existe en Panamá una ley que obligue a las empresas a realizar auditorías tributarias formales como sustento al preparar una declaración de renta, por lo que la firma de una declaración de renta aplicando complejas y remendadas leyes que están en permanente cambio resulta una tarea de tiempo completo y de alto riesgo para las empresas y los profesionales de la contabilidad que son quienes firman finalmente el documento, bajo la gravedad del juramento.

El reto es mayor considerando miles de transacciones al año, costos, gastos, incentivos, leyes especiales, decenas de anexos y cruces y conciliaciones entre las ventas, reportes de compras y declaraciones del Impuesto de Transferencia de Bienes, Muebles y Servicios (Itbms), versus el registros de equipos fiscales entre otros procesos que no son fáciles por lo complejo que es, manifestó el especialista en derecho tributario Rubén Bustamante.

Al tiempo de comprobar lo dicho con suficientes argumentos como el hecho de demostrar que en el mercado local la matrícula de contadores ha disminuido significativamente, la cual hoy día es de un décimo de lo que era hace 10 años atrás.

Hoy día la matrícula para la escuela de contabilidad no alcanza los 1.000 estudiantes, cuando antes era 10.000.

Esto debido a que muy pocos quieren estudiar esta estresante profesión, como le llamó Bustamante en una entrevista para Capital Financiero, y menos a sabiendas que corres el riesgo de parar hasta en la cárcel por equivocarte al firmar una renta.

En vista de esta situación tan delicada por la que atraviesan los profesionales de esta carrera, exhorto a las autoridades competentes que den la milla extra, centrándose en trabajar en el plan curricular de la carrera de contadores, para que las nuevas generaciones se interesen por esta profesión por lo necesario que son los CPA para el desarrollo y crecimiento tanto de las empresas como del país.

Karelia Asprilla
karelia.asprilla@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL