El turismo verde necesita impulso

El turismo verde necesita impulso

El número de personas que visitan las  áreas protegidas ha ido en aumento en los últimos años, para  el 2015 se reportaron  148.695 visitantes, representando un aumento del 42% en comparación con el año anterior

Isla, Kuna Yala, San Blas, Panama.

El turismo de naturaleza o verde como también se le conoce, es un fenómeno del siglo XXI. A medida que la población mundial se urbaniza y una nueva generación crece observando las maravillas naturales a través de la televisión y el Internet, crece el deseo por estar en contacto con el mundo natural.

Globalmente, el turismo genera más de 277 millones de empleos y aporta más del 9,8% del Producto Interno Bruto (PIB). La importancia global de esta actividad quedó reflejada con su inclusión en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados en septiembre de 2015 en la Cumbre de la Organización  de Naciones Unidas (ONU).

Panamá se encuentra en una posición privilegiada al poseer una extensa red de áreas naturales protegidas que ocupan más del 40% de sus tierras y mares. Este sistema de áreas protegidas cubre las muestras más representativas de los  ecosistemas naturales y alberga también componentes importantes del patrimonio cultural. Además, existe una red creciente de reservas naturales privadas.

El número de personas que  visitan estas áreas protegidas ha ido en aumento en los últimos años. Ya para el 2015 se reportaron 148.695 visitantes, representando un aumento del 42% en comparación con el año anterior. De igual manera, los  ingresos por visitación aumentaron   un 23% llegando a totalizar $923.450,50 en el 2015.

Sin duda alguna, el turismo verde tiene un gran potencial. Es una oportunidad para promover el aprecio y el valor de nuestras áreas protegidas y para generar beneficios económicos a las comunidades, en colaboración con el sector privado.

También puede incrementar los ingresos en las áreas protegidas de manera que los recursos puedan ser reinvertidos en su conservación y manejo, así como en la prevención y mitigación de los impactos negativos que se puedan generar. Además, el turismo verde puede ser un elemento dinamizador en las comunidades rurales del país, beneficiando particularmente a jóvenes y mujeres.

Considerando lo anterior, el Ministerio de Ambiente (Miambiente) ha definido como una de sus cinco líneas estratégicas el impulso al turismo verde en las áreas protegidas.

Esta línea estratégica tiene como objeto promover la conservación de nuestra biodiversidad a través del desarrollo del ecoturismo de bajo impacto con la participación de las comunidades locales y el sector privado.

Para este desarrollo ecoturístico se ha creado el proyecto Ecotur-AP, que promueve un modelo de ecoturismo de bajo impacto ambiental en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas para contribuir a la conservación de la diversidad biológica y a la sostenibilidad de las áreas protegidas en un marco de innovación, integración empresarial y desarrollo social sostenible.

Según Vanesa Villalibre, coordinadora de  Ecotur-AP, este esfuerzo se realiza de la mano con la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), la Cámara de Turismo de Panamá (Camtur), el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, la Fundación Natura, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

Aseguró Villalibre que es una iniciativa interinstitucional creada a partir del Decreto  de Gabinete de abril del 2015, que incluye la implementación de  un plan y una visión a nivel nacional para promover el turismo verde en el país.

Sobre si el desarrollo de este turismo verde estaría afectando las áreas protegidas, la Coordinadora del proyecto dijo que no, porque depende de la visión que se tenga del turismo, en muchos países de la región, como el caso de Costa Rica, se considera al turismo verde como una herramienta de conservación de las áreas protegida, porque  permite la generación de ingresos con el que se puede palear una serie de deficiencias, indicó.

Mencionó que evidentemente se pueden crear infraestructuras y es por ello que están elaborando el marco para  la  implementación del plan de acción, con el objetivo  que  las concesiones  y las nuevas   infraestructuras cumplan con estándares que no afecten a las áreas protegidas.

El plan de acción detalla las siete áreas estratégicas que Panamá debe desarrollar en los próximos 10 años para posicionar su marca país como destino para el turismo verde.

Este plan de acción incluye promover el liderazgo compartido mediante alianzas público-privado-comunidad para construir una marca país destacando los atractivos  naturales y culturales de Panamá.

Samuel Valdés, director de Áreas Protegidas y Biodiversidad del Miambiente, señaló que esta es una gran oportunidad para que los recursos de biodiversidad y ecosistemas sean considerados como una alternativa para  mejorar la calidad de vida de las personas, convirtiendo a las áreas protegidas en una fuente de ingresos por medio de actividades compatibles con la conservación de los recursos naturales que son el patrimonio más importante de la nación.

El ecoturismo es en definitiva una opción de ganar-ganar para la sociedad, la naturaleza y la economía del país, detalló Valdés.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL