Empaque de tabaco simple: Las consecuencias no intencionadas de buenas intenciones

Empaque de tabaco simple: Las consecuencias no intencionadas de buenas intenciones

La pérdida de miles de millones en ganancias y el inconsciente apoyo dado a los criminales para comerciar tabaco ilegalmente al no priorizarlo es suficientemente preocupante

Chained cigarettes. Conceptual image.

En medicina, el enfoque fundamental de un médico para el cuidado de un paciente es, de primero, no causarle daño.  Para los gobiernos alrededor del mundo, el control de tabaco es una meta central de salud pública. Desafortunadamente, en aras de un objetivo, con el cual nadie puede discutir, los gobiernos a veces ignoran el credo del doctor de no hacer daño, y abrazan los esfuerzos bien intencionados que producen el opuesto de su efecto deseado.

A principios de este año, yo presenté testimonio al Comité Mixto del Parlamento australiano sobre la Aplicación de la Ley detallando el flagelo mundial de tabaco comercializado ilegalmente. Contrario al comercio mundial de narcóticos, el tabaco comercializado ilegalmente es virtualmente desconocido a la mayoría. Pocos valoran que este comercio puede ser tan rentable, y en muchos casos más rentable, para los sindicatos criminales organizados como la distribución y venta de cocaína y heroína.

En Europa, la pérdida anual de ingresos del gobierno vinculados al comercio ilícito de tabaco en el informe Transcrime titulado European Outlook on ITTP (2015) se calcula que exceda 10.000 millones de euros anualmente, con contrabandistas cosechando arriba de 10,5 millones de euros en ganancias. Sin embargo, a pesar del grado de este problema este permanece como de baja prioridad para los gobiernos, con mucho menos recursos destinados a combatirlo comparado con los esfuerzos hechos para reducir drogas ilícitas.

La pérdida de miles de millones en ganancias y el inconsciente apoyo dado a los criminales para comerciar tabaco ilegalmente al no priorizarlo es suficientemente preocupante.  También preocupante es el daño hecho a la salud de aquellos que consumen tabaco ilegal.  La mayoría de productos ilícitos no son fabricados en adherencia a estrictas normas de fabricación exigidas por los gobiernos para los productos de tabaco legal; tampoco están sujetos a reglamentos rigurosos de mercadeo, haciendo que los productos de tabaco ilegales sean fácilmente disponibles a los menores y niños.

Sin duda alguna, los gobiernos nunca introducirían políticas que hiciera más fácil que aquellos involucrados en drogas ilícitas ejerzan su oficio, sin embargo es exactamente lo que estamos viendo al respecto de tabaco ilícito.

El pasado año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) marcó su Día Mundial sin Tabaco anual con un enfoque en el comercio de tabaco ilegal. El 31 de mayo, la OMS nuevamente marcó su Día Mundial sin Tabaco, este año fue enfocado en el «empaque simple» de los productos de tabaco. Es oportuno que estos dos temas han sido los temas más recientes para la OMS, ya que uno provee al otro una mano amiga

En Australia, la implementación de empaque simple para productos de tabaco, el cual impone que todo tabaco vendido en paquetes estandarizados carentes de toda marca, es un ejemplo ilustrativo de una regulación que podría alcanzar lo opuesto de su efecto deseado. A pesar que se requiere de más datos adicionales, el aumento en las ventas por tabaco ilícito desde la introducción de las medidas australianas de empaque simple tiene el riesgo de ser un ejemplo de regulación que ocasiona el crecimiento de crimen, reduce los resultados de salud mientras también tiene un costo directo sobre los ingresos del gobierno.

Con la intención de reducir el daño causado por el uso de tabaco, Australia involuntariamente ha abierto una puerta para reducir los resultados de salud.

Como declaré en mi testimonio al Comité Mixto, si el comercio de tabaco ilícito debe ser reducido, es necesario entender las ventajas y desventajas (trade-off) entre la regulación de un mercado de tabaco legal y el impacto que la regulación tiene en el mercado ilícito. Para ponerlo de manera simple: ¿Producen aumento de libertades para los vendedores de tabaco ilegales las restricciones extremas a las compañías legales de tabaco?

Salud pública y seguridad pública no pueden ser tratadas como asuntos separados y no relacionados.  Esta es una división de trabajo que no tendrá éxito. Los reguladores de la salud no pueden ignorar las cuestiones relacionadas con la aplicación de la ley.

En su lugar, los gobiernos deben adoptar un enfoque que maximice los resultados positivos para la salud y minimice las oportunidades criminales. El empaque simple no logra ese balance.

A la fecha, Australia es el único país en el mundo que ha implementado el empaque simple para el tabaco. Pronto, Irlanda, Francia y el Reino Unido le seguirán, habiendo ya aprobado leyes para hacerlo, con otros países, como Canadá, comprometidos en moverse en la misma dirección.

Mientras estos gobiernos proceden, para otros que esperan y vigilan, es imperativo que adopten un enfoque regulatorio, balanceado y cooperador. Los gobiernos deben ser completamente conocedores que sus mejores intenciones para regular el tabaco pueden llevar directamente a consecuencias no intencionadas. Los problemas pueden variar de país en país, pero es claro a todos que si aprietan al mercado legal con regulaciones prohibitivas los mercados ilegales correspondientes crecen en crimen e inseguridad. Finalmente, pero no menos importante, con un aumento a los costos en la aplicación de la ley.

Ernesto U. Savona
Director de TRANSCRIME, Centro de Investigaciones Conjuntas sobre la Delincuencia Transnacional en la Università Cattolica del Sacro Cuore.

Más informaciones

Comente la noticia