Energía natural a base de bagazo de caña

Energía natural a base de bagazo de caña

El camino óptimo para lograrlo era aumentar la producción de caña, pero no contaban con la fábrica que procesara el volumen necesario

alejandro-flores-web

Con una inversión de $41 millones, dividida en dos etapas que fueron: La construcción de una caldera con un turbo generador y la electrificación de los molinos, que se espera sea entregada para mayo del 2017, la Central Azucarera Alanje, S.A. espera modernizar su producción de azúcar mediante la utilización de energía natural, así lo dio a conocer Alejandro Flores, durante el Foro Verde 2016: Empresas, medio ambiente y sostenibilidad realizado por Capital Financiero

Manifestó Flores que antes de empezar el proyecto se analizaron los riesgos y las oportunidades del mercado energético, y se dieron cuenta que el marco regulatorio permite proyectos de generación de energía a base de fuentes renovables como el que esa empresa quería desarrollar, ya que será el primero  a base de energía del bagazo.

En el proyecto que emprendimos estamos modernizando las calderas de vegetación del ingenio e identificando los molinos de la fábrica. La motivación de este proyecto es porque hace algunos años llegamos a una encrucijada en cuanto a nuestro enfoque, dijo Flores.

Agregó que se sentían cómodos habiendo finalmente logrado competir con las empresas locales y después poder competir en el mercado azucarero internacional, en el que, como todo mercado de materias primas, se compite con productores de muy bajo costo, que tienen tecnología de punta y gastos de mano de obras muchos más baratos.

El camino más óptimo para lograr el éxito entonces era aumentar la producción de caña, sin embargo, no contaban con la fábrica que pudiera procesar el volumen adicional de caña para realizar la economía de escala que tanto se esperaba y el cuello de botella era la generación de vapores y energía.

Las calderas existentes fueron construidas en los años 70 y comenzaron a deteriorarse de una manera muy acelerada, fueron construidas para consumir bagazo y no para generar electricidad de forma eficiente, dijo Flores.

La Central Azucarera Alanje, S.A. cuenta con cuatro calderas que tienen una capacidad de generación de 125.000 libras de calor cada una a una presión de 150 PCI y dos turbinas y elevadores de 2,5 megavatios, sin embargo, el deterioro de 40 años hizo que la generación de estas calderas se viera afectada en un 40% aproximadamente, lo que les aumenta la dependencia de combustible fósiles.

Sobre el equipo técnico del ingenio, Flores indicó que desde la instalada del primer pilote de la obra, aportó soluciones que buscan maximizar la extracción de la energía contenida dentro del bagazo, y fue por eso que llegaron a la conclusión de que hacer una caldera de alta presión, acoplador el turbo generador de condensación y electrificar el tren del molino, de esa forma aprovecharían todo el vapor que generaba la caldera para generar electricidad y no para generar fuerza.

Siempre es más eficiente generar caballos de fuerza con electricidad que con vapor, aseguró Flore.

Manifestó Flores que una vez terminado el diseño interno de su equipo, visitaron fabricantes en la India, Brasil y Estados Unidos (EE.UU.), que tuvieran la experiencia y el conocimiento técnico, para hacer realidad los índices de eficiencia que su equipo buscaba.

Estos índices eran que la nueva caldera se pudiera amoldar a la fábrica de manera sencilla, que fuera construida en un periodo corto para que le pueda servir durante la zafra y no tener que reducir la producción de azúcar y que fuera económicamente viable, ya que mucha tecnología en otros países que simplemente eran muy costosas para aplicarla en Panamá.

En el 2015 la azucarera firmó un contrato con una empresa para el diseño y construcción y comisionamiento del nuevo sistema de vapor y molienda. El diseño consiste en una sola caldera de 352.000 libras de vapor,  a una presión de 950 PCI, un turbinador de 34 megavatios y seis motores de 1.500 caballos de fuerza cada uno.

El ingenio pasaría de consumir 3,6 megavatios a 8 megavatios durante la zafra, dándonos la oportunidad de vender 22 megavatios durante los meses de verano. El consumo de bagazo de esta caldera sería el 10% menor al consumo del conjunto anterior, sin embargo, la exportación de energía del bagazo cambiaría de 14 kilogramos de bagazo por kilovatio (el modelo actual) a 2 kilogramos de bagazo por kilovatios en el modelo que estamos implementando, aseguró Flores.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL