Financieras han emitido $750 millones en valores

Financieras han emitido $750 millones en valores

Las empresas con un mayor volumen de colocaciones provisionan en base al Acuerdo bancario No.06-2000

DSC05155 Web

Es importante como calificadores de riesgo y analistas financieros especializados del Sistema Financiero de Panamá, el poder contar con una normativa homogénea que aplique para el grupo de instituciones que componen individualmente los sectores bancario, empresas financieras y cooperativas.

Los bancos panameños cuentan con un marco regulatorio robusto, sólido y eficiente enmarcado en una regulación a la vanguardia con estándares financieros internacionales.

Durante el último trimestre hemos venido trabajando con mayor número de empresas financieras que se han motivado a contar con una calificación de riesgo, debido a las expectativas del mercado de valores para que a futuro les sea requerido una calificación de riesgo, luego de la experiencia del default de La Generosa, que ha generado una mayor presión sobre este tipo de entidades al sentirse cuestionadas sobre su capacidad de pago para hacer frente a sus obligaciones con el mercado de valores.

Al profundizar nuestro análisis del sector de empresas financieras y con la poca información disponible pública hace un poco más difícil esta tarea, sin embargo, la información disponible de las 25 empresas financieras emisoras de valores, indica que al 30 de septiembre 2015, han emitido valores por un monto cercano a los $750 millones,   con lo que se logra un análisis bastante interesante del sector, de los cuales podemos mencionar los siguientes puntos:

Bajas coberturas de reservas sobre vencidos y morosos. Este factor incide considerando que las Normas de reservas de crédito que se utilizan no son homogéneas, las financieras con un mayor volumen de colocaciones provisionan en base al Acuerdo 06-2000, que  considera ponderaciones en base a saldos según la categoría de riesgo de los deudores; sin embargo, la mayoría de las empresas realizan provisiones en base a cuotas vencidas, generándose una menor cobertura cuando a la reserva existente se considera el saldo completo del deudor.

Reducidos niveles de liquidez. Al no existir una regulación que supervise los niveles de activos líquidos la mayoría de empresas opera con reducidos niveles de disponibilidades que en su mayoría persiguen evitar un incremento en su costo de fondos, poniendo en riesgo de esta manera contar con la liquidez necesaria para hacer frente a sus obligaciones y gastos operativos.

Alto apalancamiento, considerando que no existe un requisito de índice de solvencia patrimonial, lo cual con lleva a que estas entidades trabajen con una baja capitalización y un alto fondeo proveniente de préstamos con instituciones bancarias y fondos captados en el mercado de capitales.

Estos dos últimos factores obliga a que este tipo de entidades realicen una planificación detallada en su calce contractual de activos y pasivos financieros, el que en la mayoría de los casos puede verse afectado al existir altos niveles de morosidad e irrecuperabilidad en su cartera de préstamos.

Muchos de estos aspectos anteriormente descritos también se observan en el sector cooperativo, sector en el cual el fortalecimiento patrimonial de estas entidades depende principalmente de las aportaciones de sus asociados, considerando, además la baja reinversión existente sobre los excedentes de sus operaciones, los cuales son en su mayoría distribuidos a lo asociados.

Es importante que las leyes que regulan estos sectores se puedan revisar y se  formule una normativa más apegada a los negocios, operaciones actuales de estas entidades y que se apegue a sus niveles de riesgo.

Reynaldo Coto
Gerente general de
 Equilibrium en Panamá
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia