IFC apoyaría nuevos proyectos de energía en Panamá

IFC apoyaría nuevos proyectos de energía en Panamá

De los $1.300 millones que la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), miembro del Grupo Banco Mundial (BM), ha destinado a financiar proyectos de generación de energía en Centroamérica desde el año 2011, $900 millones se han orientado a apoyar iniciativas de tecnologías que utilizan fuentes renovables.

Sin embargo, todo indica que la construcción de la primera planta de generación de energía que utilizará Gas Natural Licuado (GNL) promete cambiar el panorama energético de la región, convirtiendo a Panamá en un verdadero hub energético,  aunque para ello se requiere invertir no solo en generación, sino también en líneas de transmisión y sistemas de interconexión que faciliten la integración plena del país  a los mercados de energía de Centro y Suramérica.

Esta fue la conclusión a la que arribó Luc Grillet, gerente senior de  IFC, durante su participación en el foro “Panamá, hub de energía: Apostando al futuro”, organizado por Capital Financiero.

Desde el 2011 ese organismo del Grupo BM ha financiado nueve proyectos de generación de energía,  de los cuales ocho utilizan fuentes renovables (hidro, geotermal, solar y eólica), mientras que la planta restante, AES Colón marcará la entrada del GNL al mercado centroamericano.

Destacó que Panamá es el país que más financiamiento ha recibido en la región, $450 millones, de los cuales $300 se destinaron a financiar el desarrollo del parque eólico más grande de Centroamérica, ubicado en Penonomé, provincia de Coclé, que fue desarrollado por la empresa Inter Energy Holding y tiene capacidad para generar 215 MW (megavatios, por sus siglas en inglés), mientras los restantes $150 millones se han destinado a financiar el desarrollo de la planta de GNL que construye AES Colón en el Atlántico panameño, que tendrá capacidad para generar 381 MW.

No obstante, Grillet advirtió que más allá de su aporte a la oferta de energía en el mercado panameño, esta planta que contará con un tanque de almacenamiento de GNL con capacidad para 18.000 metros cúbicos, podría ayudar a reducir la dependencia de Centroamérica de los derivados del petróleo en lo referente a la generación térmica, algo que es indispensable para garantizar la estabilidad del mercado de energía, debido al carácter variante de las fuentes renovables.

Indicó que el GNL cobra mayor importancia para la región, ya que cada vez es más difícil encontrar las condiciones que permitan la construcción de plantas hidroeléctricas, no solo porque es poco el número de ríos con el caudal necesario que no han sido utilizados para ese fin, sino también porque la mayoría de ellos están en zonas habitadas por comunidades indígenas cuya cultura y tradición deben ser respetadas.

Finalmente, el alto funcionario de la IFC aclaró que ese organismo no tiene un monto definido para destinar al financiamiento de proyectos de generación de energía ni por país, ni por tecnología.

De hecho, está dispuesto a financiar nuevos proyectos en Panamá debido a que el país tiene un mejor perfil de riesgo y una economía más pujante que sus vecinos,  aunque advirtió que, además de invertir en generación, el país necesita invertir en transmisión e interconexión regional si es que realmente quiere convertirse en un hub energético.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL