Inspirando vidas por los niños

Inspirando vidas por los niños

Beto Boutet y Omar Alfanno apoyan el Movimiento Nueva Generación con sus ejemplos de vida

img_5296b

Motivar e inspirar a los niños y adolescentes del país a enfrentar las dificultades de la vida y el entorno social de alto riesgo donde conviven es un desafío de todos los panameños. Hay docena de organizaciones sin fines de lucro y entidades gubernamentales centrados en este objetivo.

Por el lado financiero es conocido que cada vez los recursos para las asociaciones que buscan apoyar causas sociales son limitados y que las corporaciones bajo los lineamientos de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) son cautas en sus apoyos económicos.

Una de estas organizaciones en Panamá es el Movimiento Nueva Generación (MNG), que nació en el año 2000 con el propósito de alejar a niños y jóvenes de la influencia de las pandillas de la ciudad capital.

El MNG se constituyó en organización con personería jurídica el 20 de junio de 2003, pero no fue hasta el 11 de julio del 2016 que fue reconocida como organización no gubernamental sin fines de lucro (ONG).

Inspirando vidas

Con el fin de captar recursos para los objetivos del MNG, el cantautor Omar Alfanno y el empresario Beto Boutet serán los oradores de la conferencia: Inspirando vidas por nuestros niños a celebrarse el 20 de octubre en horas de la tarde en el Hotel Hilton.

Estos dos panameños compartirán ante la comunidad empresarial y de profesionales del país, cómo la persistencia, arduo trabajo y ser positivo ante eventos difíciles, lograron ascender a la cima del éxito. Boutet con 51 años de edad y Alfanno con 58 años, son dos historia inspiradoras como la de otros panameños insigne que todos debemos conocer.

Capital Financiero sostuvo una extensa conversación con ambos expositores en el estudio de Alfanno en Costa del Este de la ciudad de Panamá.

– ¿Qué los lleva a respaldar al MNG?

Boutet. Me gusta contribuir con mi país, he realizado seminarios gratuitos, he recibido mucho de Panamá y considero que el secreto de la vida es dar. Recibí una llamada de Tatiana del MNG para solicitarme apoyo en recolectar fondos.  Me pidió buscar una persona fuera del país para dictar los seminarios, sin embargo considero que Panamá tiene suficiente talento y tomamos en cuenta a Omar Alfanno. Hablamos con la esposa de Omar y nos reunimos con él e iniciamos este caminar.

En mi caso, hace un año me comprometí a entregar 30 bolsas de comida todos los meses a familias de extrema pobreza. Iba a diferentes lugares y hacíamos la diferencia, pero me falta saber que los recursos llegaran a las personas que más lo necesiten. Hablamos con Tatiana y me convencí que en vez de enviar los alimentos a distintos lugares, lo hiciera a través del MNG donde se ven los resultados y es fabuloso, ya que allí se alimentan de 300 a 400 niños al día.

Alfanno. Tatiana se comunicó con mi esposa que es la persona encargada de todo el engranaje de las actividades de Omar Alfanno. Por cosas de la vida le decía a Héctor (MNG) te llamo, pero al final no lo hacía por estar  ocupado. Así que sentí que se lo debía a Héctor. Hasta que me invitaron al centro y me di cuenta que Héctor es un ángel con un ejército de personas, ayudando a la pobreza de nuestro país y no solo ayudando, sino también brindándole las herramientas.

Se pueden dar 5.000 bolsas de comida, pero si no se tiene una estructura, un organigrama que dé continuidad y eficiencia a la hora de la donación, se estaría en un problema. Decidí apoyar a los niños de mi país, retribuyendo algo que muchas veces el país no les da a los músicos cuando empiezan y muchos tienen que salir de Panamá. Pero al final, nuestra sangre panameña nos llama y en vez de ir a otro país a contribuir, lo hacemos en el nuestro.

Me llama la atención y me conmueven los muchachos, con ellos he encontrado como un alivio espiritual. Desde hace tiempo estoy trabajando con los jóvenes de Santiago de Veraguas. Quiero ayudar a Panamá con la Fundación Omar Alfanno, haremos una escuela de música para que los jóvenes aprendan un instrumento popular y puedan salir adelante a través del instrumento musical. Además, apoyamos la Fundación Danilo Pérez.

En Panamá hay muchísimas entidades que se encargan de ayudar a los muchachos, nosotros simplemente estamos poniendo un granito de arena. Enséñame a pescar y no me des el pez, en mi carrera eso fue muy básico, no era solo el hecho de hacerlo bien, sino de cuáles son las herramientas que se dan para catapultar ese don que Dios nos dio.

El 20 de octubre estaremos en el Hilton y vamos hablar por estos niños y a tratar simplemente de mostrar nuestros testimonios de vida y perseverancia. Al final lo que nosotros buscamos es que estas charlas lleguen al corazón de las personas. Si yo hubiera recibido este tipo de conferencias, las cosas hubiesen sido mejores, y así las personas se evitan caminar por las esquinas y buscan caminar por las avenidas principales.

Por lo menos en mi caso, no sabía de qué hablar, pero con mi experiencia de vida basta y a través de ella es una manera de mirar hacia atrás y decir gracias Dios por tantas bendiciones, y ahora me toca a mí enseñarles a los jóvenes y por qué no, también a los adultos. De eso se tratan estas charlas. Lo más sencillo para muchos sería aprovechar la fama y dar una donación, sentir que de esa forma apoyo, pero yo me siento comprometido con Héctor y la fundación en brindar mi aporte y experiencias.

– ¿Cuáles son los planes de Alfanno en Panamá?

-La fundación Omar Alfanno empezó con el deporte, no era lo mío. Se becaron a niños, pero luego se analizó y se retomó la idea en lo que soy bueno, la música. Iniciamos abriendo una escuela y no todos podían pagarlas, decidí junto con mi esposa becar a niños para que puedan estudiar en la escuela.

Constituimos la fundación Omar Alfanno legalmente hace un año y medio o dos. A partir de allí se me nombra Embajador Cultural de Panamá en el mundo y ese nombramiento lo he utilizado para viajar por Europa, viendo qué personas nos pueden ayudar y apoyar cuando formalicemos la escuela de música.

Trabajamos en el organigrama que vamos a dar para que la educación sea eficiente y no tengamos retrasos. Para lograrlo visitamos varias escuelas. Acabamos de regresar de Bogotá (Colombia)  de la Fundación Batuta que tiene 45.000 estudiantes y alrededor de 50 años de existencia. También me llamó la atención la Escuela de Carlos Vives, que es para niños pequeños.

Con la fundación buscamos que el niño panameño pueda aprender un instrumento y al final poder ganarse un dinero a través de ello. Todo esto se reduce al agradecimiento de lo que Dios te da, al  conocimiento de lo aprendido y el dinero que se lleva a casa.

La industria de la música es como una industria de vender seguros o pescado, es una industria donde tienes que aplicarte, ya el bohemio, el empírico, el lírico pasa a segundo plano, porque como te ven, así te tratan. Hay que ser responsable con un arreglo y con una industria que tiene una estructura internacional; sin embargo, nunca he dejado de ser bohemio.

– Boutet es un corredor y ahora bróker en la industria de seguros en Panamá, ¿cómo lo ha logrado?

– Tener hambre, pero no de comida, sino de significado. En qué te conviertes cuando logras una meta, que no es la meta en realidad, sino en cómo te conviertes en ser humano y quién eres.

El estado emocional también influye. Ahora hay más recursos que antes y no es solo eso, sino también es tú estado emocional. Eso es lo que estaremos compartiendo el día 20 de octubre. Cómo el estado emocional cambia, por medio de las prácticas diarias, es sentido común y no hay nada científico. A todas estas personas hay que modelarlas y es lo que queremos transmitir. Lamentablemente esto no lo enseñan en los colegios. Por ejemplo, si una persona queda desempleada, cómo actuaría en esos momentos difíciles. Es donde se tienen que aprovechar las herramientas que brindaremos.

Sinceramente no veo las noticias, hago las noticias. Hay cosas buenas que están pasando, eso es lo que queremos transmitir en la conferencia y buscamos que impacten a las personas que estén presentes y brindaremos las herramientas. Luego será responsabilidad de las personas utilizarlas. He asistido a todos los seminarios que he podido y busco todas las cosas positivas.

¿Qué mensaje envían a los empresarios y profesionales, como a la juventud de Panamá?

Alfanno. La creatividad no es solo  hacer canciones, soy 10% hacer canciones, 10% es mi esposa que me ayuda y el 80% es creatividad. Se arma el negocio, se escribe, se ejecutan y si no funcionan no importa, basta que de varias ideas dos funcionen, ya se ganó.

El don que Dios nos da es un yacimiento basto e infinito de la materia de tu genialidad. Otra cosa equivocada es pensar que somos lo mejor, lo primero que aprendí en este negocio fue respetar el don de los demás. Soy compositor (letra y música), pero yo no soy arreglista, hay que permitir que el arreglista haga su trabajo, también la persona que canta, no la cantaré solo por ser Omar Alfanno, que la cante un Gilberto y la distribuye la Sony disco.

En este camino aprendí que hay que dar un poco y no querer abarcar todo. En este negocio y en esta industria hay que hacer buenos trabajos, ya que  solo esperan que uno caiga para que surja otro y ocupe tu puesto.

Mi mensaje a los profesionales de mi país es que tus frutos representen lo que hablas, porque pueden ser muy exitosos, pero en la calle pueden ser un fracaso como persona. De qué vale ser el más rico de Panamá, si eres una persona pedante y arrogante.

La humildad real es ser lo que verdaderamente dices que eres. A los jóvenes que jueguen vivo, en buen panameño, aprendan de las personas que saben y que el día de mañana digan yo también puedo.

Boutet. Hay cosas importantes, una es vivir en agradecimiento, cuando hay agradecimiento el miedo desaparece. Hay que agradecer y tener miedo. Cuando se vive en agradecimiento, nuestro estado de ánimo cambia, te da las herramientas y las fuerzas para seguir adelante. Tenemos  que hacer algo por la gente, como dice Omar, no por llegar a esta meta soy lo máximo, hay que compartir y conectar con nuestras familias, parejas, hijos, esposas. Claro que tenemos días malos, pero hay personas que siempre están enojados y son negativas. Hay que reunirse con personas positivas y que siempre tienen las pilas recargadas. 

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL