La labor de los reguladores

La labor de los reguladores

La nueva Intendencia creada el año pasado para la supervisión de nuevos sujetos regulados inició su labor en octubre de 2015

Hundred dollar banknote under magnifying glass

Si algo ha quedado claro con el estallido del escándalo de los papeles sustraídos a la firma forense panameña Mossack Fonseca es que de nada sirve realizar reformas legales y adoptar normas de vanguardia para promover la transparencia en nuestro sistema de servicios legales y financieros internacionales si las instituciones encargadas de garantizar que estas normas se cumplan no realizan su labor de forma estricta y sin contemplaciones de ninguna clase.

Es cierto. La nueva Intendencia creada el año pasado para la supervisión de nuevos sujetos regulados inició su labor en octubre de 2015 y según un reporte emitido la semana pasada, en su primera etapa realizó un análisis de las operaciones de más de 30 sujetos obligados, entre los cuales se incluyeron firmas de abogados, empresas de la Zona Libre de Colón y casas de remesas, ordenando las prioridades de trabajo de acuerdo con los niveles de riesgos identificados.

De hecho, en ese reporte se informó que Mossack Fonseca, al igual que otras empresas supervisadas fue orientada y se les definió un plan de acción y un periodo de tiempo para que realizaran las adecuaciones correspondientes y que una vez vencido este periodo, serían objeto de una nueva supervisión a fin de verificar que habían cumplido con lo pactado.

Además, advirtió que en caso de incumplimiento, podrían ser sancionadas administrativamente, con la cancelación, retiro, restricción o remoción de licencias, certificados de idoneidad, y pecuniariamente, con multas de $5.000 a $1.000.000.

El problema es que esto no nos sirve de mucho en este momento. Diferente habría sido si la Intendencia hubiese dado a conocer en su momento qué nuevos agentes regulados había sido visitados, cuáles no cumplían con las nuevas normas, qué acciones deberían tomar para corregir esa situación y a qué sanciones se exponían de no hacerlo.

 ¿Qué impacto habrían tenido los Panama Papers si el país y los medios de comunicación hubiesen publicado, en su momento, las acciones adoptadas por la Intendencia contra Mossack Foneseca y otras empresas?

Al final, lo que queda en evidencia es que los reguladores no solo deben realizar de forma más prolija y permanente su labor, sino también ser más transparentes sobre sus actuaciones, informando a los ciudadanos,  a la comunidad empresarial y a los medios de comunicación locales e internacionales, sobre qué empresas están incumpliendo las normas que promueven la transparencia en nuestra plataforma de servicios legales y financieros, porque solo de esta manera se podrá proteger más efectivamente a estas actividades económicas y los puestos de trabajo que estas generan.

Sabemos que la labor de los reguladores es delicada y que una información mal interpretada o comunicada puede tener un impacto devastador para cualquier empresa, sin embargo, es evidente que los intereses del país deben estar por encima de todo.

Más informaciones

Comente la noticia