La lógica de la movilidad

La lógica de la movilidad

Esto se traduce en mayores congestiones, demoras, mal parqueo y mayor riesgo de accidentalidad. El año pasado se registraron no menos de 4.600 incidentes que involucraron a camiones de distintas toneladas.

Transmilenio-9

Diariamente ingresan y salen de Bogotá cerca de 45.000 vehículos de carga que abastecen a la industria y el comercio instalados en la ciudad, desde pequeños locales de barrio hasta grandes superficies. Son ellos, en términos literales, los que mueven la economía local y regional, pues mucha de la carga transportada son alimentos provenientes de la Sabana.

Esto se traduce en mayores congestiones, demoras, mal parqueo y mayor riesgo de accidentalidad. El año pasado se registraron no menos de 4.600 incidentes que involucraron a camiones de distintas toneladas.

Por eso, llaman la atención los resultados preliminares que arroja un estudio piloto que un grupo de entidades, encabezadas por la Universidad Nacional, viene realizando para conocer el comportamiento de la movilidad de este tipo de transporte en horas de la noche, de 7:00 p.m. a 5:00 a.m.

Según esos resultados, la mejoría es del ciento por ciento: Menos congestión, mayor productividad, eficiencia y menor impacto ambiental.

Señal inequívoca de que una de las grandes falencias de la política pública de la capital, y de todas las ciudades del país, es la logística, que no es nada distinto del manejo eficiente del suministro de bienes que demanda una urbe.

En un reciente foro de la Cámara de Comercio, uno de los empresarios asistentes recordó otro estudio que detectó cómo una simple tienda puede llegar a ser abastecida hasta por 20 o 30 empresarios, tres veces a la semana, lo que representa alrededor de 7 millones de viajes en el mismo lapso.

Por supuesto, esto termina afectando la productividad de una región que hoy por hoy representa la cuarta parte o más de la economía nacional y genera el mayor número de empleos.

Volviendo al estudio de la Nacional, hay que seguir explorando alternativas, como esta del aprovechamiento de los horarios nocturnos para tales actividades. La logística es tan importante para la movilidad como los buses de TransMilenio. Claro, hay desafíos, como una nueva cultura laboral, la seguridad, costos de bodegaje y otros. Pero las señales son buenas.

Editorial del diario El Tiempo de Bogotá, del jueves 14 de abril de 2016.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL