Los acuerdos se deben cumplir

Los acuerdos se deben cumplir

CnvzEhTWAAAykD1.jpg-small

Hay que ser claros en este país sobre los compromisos que adquiere un presidente en materia de aumentos salariales, toda vez que los compromisos de un presidente son compromisos de Estado y, por tanto, quienes posterior a su mandato ostente el cargo tienen la obligación legal y moral de cumplirlos, independientemente de quién sea la persona que gane las elecciones.

Este es el caso del Decreto Ejecutivo 155 del 2014 firmado por el entonces presidente Ricardo Martinelli y su ministra de Educación, Lucy Molinar, y que fue avalado por la actual titular, Marcela Paredes, que estableció un incremento salarial de $900 para los educadores.

Este aumento iría al salario base de los educadores de forma escalonada en un lapso de siete años, de forma que el primer incremento fue de $300 en el 2015, el segundo incremento de $300 se debe realizar en el 2017 y el último ajuste de $300 fue pactado para concretarse en el año 2020.

Ahora sucede que el segundo aumento de $300 que deben recibir los educadores en el 2017 como parte del Sistema de Evaluación de Centros Educativos aparentemente está en la cuerda floja y esto ha causado que la semana pasada los educadores se fueran a un paro. Previo a este paro los educadores se sentaron en una mesa de diálogo con representantes del Gobierno, ya que la actual administración de gobierno quiere cambiar las reglas del juego en lo que se refiere al aumento salarial.

En la mesa de diálogo el Gobierno le propuso a los educadores que el aumento salarial sería de la siguiente manera: $150 a partir del 1 de julio del 2007 y $150 a partir del 1 de julio del 2018 lo que hace un total de $300 en dos años, eliminando los últimos $300 que deberían incrementarse en el año 2020.

Muchos estarán en contra de este paro decretado por los educadores porque los más afectados serán los estudiantes, pero, es sabido que en Panamá, aparentemente la única manera en que se pueden resolver los problemas es haciendo paro o cerrando calle. Pero, además, creo prudente aclarar que esta situación ha sido generada por el propio Gobierno, por tratar de incumplir lo acordado con los educadores.

Otros dirán que ese aumento que se acordó en la administración anterior fue producto de la politiquería, y que por tanto, no es un compromiso de Estado. Y es por eso que hay que recordar que en la Gaceta Oficial de marzo del 2015, se publicó un documento firmado por el presidente de la República, Juan Carlos Varela, que en el Artículo 36 establece que el aumento de sueldo será reconocido como derecho adquirido y será concedido de la forma establecida en los Artículos 33, 34, 35 y 35ª del Decreto Ejecutivo 155.

También dice que los docentes encargados de las direcciones y subdirecciones de los Centros Educativos que estén debidamente legalizados, recibirán el aumento que corresponde al cargo de director o subdirector de la institución de enseñanza donde laboran mientras ejerzan u ocupen dicha posiciones. Los docentes nombrados por hora recibirán proporcionalmente el aumento de sueldo establecido en el Artículo 33 del Decreto Ejecutivo 155 calculado por hora semanal.

Está de más decir que si el presidente Varela aceptó el compromiso de hacer efectivo ese aumento, de ninguna manera se debe tratar de incumplir lo publicado en la Gaceta Oficial, o acaso el Presidente firmó el documento sin leer lo que allí está escrito, tratando de emular al astro del fútbol Lionel Messi que en el juicio por defraudación fiscal celebrado en su contra en España dijo que él firmó los documentos sin leerlos porque confía en su papá.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL