Materias pendientes

El 2016 acaba de finalizar e inicia un nuevo año, pero fueron varias las materias que quedaron pendientes y a las que las autoridades tendrán que hacerle frente para que dejen de ser meras promesas electorales.

Por ejemplo, el tema de la seguridad sigue siendo una de las mayores preocupaciones de los panameños, que diario son víctimas de la delincuencia, mientras los crímenes siguen generando un ambiente de  desasosiego.

Durante el 2016 tampoco se dieron pasos concretos tendientes a mejorar el nivel educativo. Se tomaron algunas acciones, pero ninguna forma parte de un plan estructurado, tendiente a mejorar la calidad de la educación panameña de forma integral, como clama toda la sociedad.

Tampoco  se observa un mejoramiento significativo del sistema de transporte público Metro Bus, y la mayor queja siguen siendo la frecuencia de los buses. A futuro se espera que las Línea 2 y 3 del Metro ayuden a resolver esta situación, pero mientras tanto los que cargan el peso de la ineficiencia del sistema de transporte es la población trabajadora.

Siguen pendiente la convocatoria a una Asamblea Constituyente para reformar la actual Constitución Política de la República, como se comprometieron todos los candidatos presidenciales durante las últimas elecciones.

Son temas que siguen en el  tapate y a los que tarde o temprano habrá que hacerle frente, esperamos que durante el 2017 puedan ser tratados, y que no vuelvan a ser temas de campaña durante las próximas elecciones, como ha ocurrido en los últimos procesos electorales.

Hay que tener claro que la democracia no es el fin, sino el medio para resolver los problemas de la población y cuanto se postergan las soluciones lo que se pone en juego es la democracia misma y la convivencia pacífica.

En un mundo competitivo y globalizado es imperativo que el país cuente con sistema educativo moderno y eficiente, que contemple las nuevas tecnologías.  Igualmente se requiere contar con marco legal moderno y eficiente y con  seguridad para todos  los ciudadanos, para que de esta forma el país no pierda competitividad y las empresas internacionales sigan llegando y generando nuevas plazas de trabajo.

No se puede seguir perdiendo tiempo en la solución de estos viejos problemas, porque como bien dijo el libertador Simón Bolívar: Unirnos para reposar en los brazos de la apatía, ayer fue una mengua, hoy es una traición.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL