“Mi papá fue para mí, mi maestro, fue mi gran amigo”: Carlos Eduardo Troetsch

“Mi papá fue para mí, mi maestro, fue mi gran amigo”: Carlos Eduardo Troetsch

Carlos Eduardo Troetsch, presidente de la Asociación Bancaria de Panamá y vicepresidente ejecutivo de MMG Bank, habla de su paternidad y cómo ésta ha influido en todos los aspectos de su vida.


>>¿Desde qué edad se convirtió en padre? ¿Cuántos hijos tiene?

Me convertí en padre a los 30 años. De mis cuatro hijas, una de 25 años, 23 años, 18 años y otra de 15 años.

>>¿De qué manera la paternidad ha influido en su ejercicio profesional y a la hora de presidir una asociación empresarial?

Yo creo que todo ser humano necesita balance en la vida, el hogar que lo conforman muchas personas, los hijos, tu pareja y todas aquellas las personas que de alguna manera se relacionan contigo en tu hogar, son el eje fundamental de ese apoyo y ese balance. Yo creo que, en el caso de la paternindad, mis hijas para mí son ese punto de apoyo, parte de esa dinámica que te da la vida, el empuje de los padres que sentimos ese cordón umbilical a través del amor a sus hijos. En nuestros casos, el hogar y todo lo que conlleva una buena noticia que recibes, creo que es muy importante para los negocios tener esa otra ventana, otro departamento que son tu hogar, tus hijos, tu matrimonio, y así puedes balancear los aspectos más interesantes.

>>¿Una lección?

Yo creo que mi primera noticia nunca la voy a olvidar, cuando mi esposa me dijo que estaba embarazada, estaba haciendo mi maestría en Costa Rica, en Incae, no olvidaré su cara de asombro, cara de miedo, de sorpresa, yo solo pegué un grito de alegría, no lo esperábamos, no lo estábamos planeando, la agarré de la mano y nos fuimos a la iglesia más cercana, de ahí todo fue una experiencia muy bonita. Mis hijas para mí, han sido un mundo de aprendizaje, cada ser humano que viene a tu familia, para compartir, para crecer, para aprender. Uno piensa que educa a los hijos, pero los hijos te educan a ti. A mí nunca se me va a olvidar un incidente con una de mis hijas. Esa inocencia, esa capacidad que tienen, una de mis hijas estaba chiquita y me pone esta cara de: no entiendo el regaño y como los ojos del gato Garfield, como diciendo ¿qué me estás haciendo Papá? ¿por qué me llamas la atención?, detalles que te hacen sentir la responsabilidad, y sobre todo el agradecimiento a Dios por haberte permitido que estos seres humanos vengan a tu vida y compartirla contigo.

>>¿Una anécdota?

Nosotros tenemos una vida familiar muy activa, tengo una anécdota podría ser la experiencia que tuvimos. Desde chicas, mis hijas viven bajo el concepto de compartir, somos de Chiriquí, cuando nos quisimos venir a Panamá hace 20 años, estábamos jóvenes y les dije miren: siempre vamos a regresar a donde siempre hemos pasado las navidades, siempre vamos a regresar en esos momentos más importantes de familia, a montar caballo, nadar en el río, ordeñar vacas, pero llegará un momento donde no van a querer venir, y me decían Papá cómo se te ocurre, en ese momento solo quiero recordarles que no habrá negociación, estos momentos son de familia. Me sirvió negociar, ciertos momentos que no son negociables, muchas veces sabemos que quisieran quedarse, pero vienen con alegría, esos momentos de estar en el campo, de poder disfrutar anécdotas que seguimos compartiendo a pesar de que están grandes.

>>Experiencia de padre primerizo

Ese sentimiento, tan grande que tenemos cuando nace tu primer hijo, ese sentimiento que crece dentro de ti como semilla que de repente brotó, ver nacer a tu hijo con la alegría de tu esposa, la alegría de tu familia, creo que para un padre es un sentimiento muy grande y no deja de serlo tu útimo hijo, ese sentimiento de estar acompañado y sentirte que una persona nueva está contigo.

>>¿Considera usted que el padre del siglo XXI es diferente al del siglo pasado? ¿Por qué?

Muy diferente. Creo que hoy más que nunca la comunicación con tus hijos no es una elección, es una obligación, en este mundo tan ocupado, donde el ocupado no es solo el Papá, sino que los hijos están completamente en la era tecnológica donde el “spam” de atención, donde tienes que tener maestría en comunicación, para que tus hijos te pongan la atención que deben ponerte, porque están enredados, en redes sociales, es importante poder regresar a esa esencia de poder estar conectado con tu hijo, desde el punto de vista de esa semilla de amor, porque tus hijos están expuestos a muchas avenidas no necesariamente todas buenas.

>>Como hijo, ¿podría compartirnos cuáles fueron las lecciones de vida que aprendió de su padre y que hoy son parte de lo que es usted como profesional, como padre, como esposo, etc.?

Mi papá fue para mí, mi maestro, fue mi gran amigo, compartimos muchas cosas juntos, mi papá era muy espiritual, era de muchos principios y valores, y algo que fue siempre una conversación entre nosotros: en la vida hay que ser correcto, y esa palabra, ser correcto no se nos va a olvidar a mis cuatro hermanos, el valor de estar cerca de Dios, educar, mas allá de la religión.
También fue un gran músico, me enseñó a amar la música con las expresiones musicales, más que expresiones del alma, esa capacidad de aprender a saborear lo que significa realmente, más que poesías cantadas. Fue un gran amigo, gran maestro, muy honrado y privilegiado, mi gran benefactor y amigo, murió hace 17 años.


Vea el especial completo del Día del Padre:  Papás fuera de serie: Experiencias inolvidables

Más informaciones

Comente la noticia