Migración: Impacto económico

Migración: Impacto económico

gasto-turistas-panama

Se dice que somos un país de migrantes y que los verdaderos autóctonos son los pueblos originarios: Ngäbe-Buglé, Guna Yala, Naso, Wuanana y Bri. En el territorio panameño casi hay representantes de todas las etnias del mundo. Panamá por su posición geográfica es un punto estratégico para los movimientos migratorios que buscan alcanzar el llamado sueño americano. Llegar a Estados Unidos (EE.UU.).

A su vez, el crecimiento de la economía panameña, en promedio 8% en los últimos diez años, sumado a las políticas para atraer la inversión extranjera como los incentivos fiscales y migratorios ofrecidos a las Sedes de Empresas Multinacionales (SEM), movilizan a cientos de latinoamericanos y hasta de otras regiones no tan cercanas como Asia, África y Europa, a nuestro querido terruño.

Como periodista he escuchado posiciones a favor y en contra de la política migratoria de Panamá. Un sector empresarial favorece la política de atraer de cualquier parte del mundo y al costo financiero que sea necesario el recurso humano que no encuentra entre los panameños. Sustentan que estos profesionales traerán conocimientos e innovaciones que apalancarán el desarrollo, calidad y competitividad de sus organizaciones. Sin embargo, también pueden darse sorpresas y no alcanzarse los objetivos ante la implementación de cambios bruscos, choques culturales y baja valoración del recurso humano local.

De mis vivencias quiero mencionar dos hechos que deben motivarnos a examinarlos y sacar nuestras posiciones personales. Uno de ellos es la cantidad de migrantes en los albergues fronterizos entre Panamá y Colombia que desean alcanzar el sueño americano. Este drama social es lamentable, no cesará sino al contrario, cada vez será mayor. Ello exige definir acciones de Estado.

En segundo lugar, conocí una familia de origen armenio conformada por una madre y tres hijos (dos varones y una hija) que llegó a Panamá y que tienen el estatus de refugiados políticos (dato no confirmado) y que actualmente no tienen un lugar donde vivir. La situación de esta familiar es difícil, sin trabajo, sin casa donde residir, su futuro a corto plazo es gris.

Les comparto de estos hechos para que veamos que si bien Panamá es un territorio donde todos son bienvenidos y estamos dispuestos a compartir las bendiciones que Dios nos ha dado con todos los que podamos. Pero que nacionales vivan en pobreza y pobreza extrema en medio de un país que lidera el crecimiento económico regional, sumado a miles de migrantes que igualmente comparten esta realidad, es un tema que todos debemos analizar.

Estimo que urge tomar en serio la capacitación de los panameños en todas las áreas y profesiones que se requieren. Traer del exterior a los mejores talentos y que realmente nos ayuden a lograr la sostenibilidad económica, con una migración controlada. No es bueno a mediano y largo plazo tener una sociedad dividida entre los que más tienen y los que no tienen nada, sean panameños o extranjeros, porque ello impactará positiva o negativamente la economía del país.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia