Otra prueba de fuego

Otra prueba de fuego

asamblea_nacional_panama

Ya pasado el Carnaval, el país vuelve a retomar el ritmo, y retornan al debate los temas de siempre, y otros empiezan a emerger. A partir de esta semana la mirada de los panameños volverá a centrarse en la Asamblea Nacional de Diputados, que iniciará el proceso de designación del nuevo Defensor del Pueblo, el debate de las nuevas reformas electorales y los diputados deberán darle curso a las demandas interpuestas contra los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Más de 20 panameños  y panameñas se han postulado para el cargo de Defensor del Pueblo, un  puesto cuya dos últimas designaciones han pasado sin pena ni gloria, y muy distante de la población.

Por lo que esta nueva designación registra gran  importancia, ya que el nuevo Defensor o Defensora del Pueblo tendrá la tarea de recuperar la confianza que ha perdido esta institución en los últimos años.

El presidente de la Comisión de Gobierno, Pedro Miguel González, asegura que no hay ungido, y será el Pleno de la Asamblea, quien toma la decisión.

Ojalá no vuelva a ocurrir lo sucedido con los dos últimos magistrados de la Corte Suprema de Justicia y en realidad se designe a una persona con criterio y objetividad.

El otro tema caliente que deberá manejar este órgano del Estado serán las nuevas reformas electorales, que también pasarán  por la Comisión de Gobierno.

Se espera un debate amplio y que los temas más polémicos que tienen que ver con la contratación de la propaganda electoral y la conformación de los circuitos  electorales se manejen con sensatez y se tomen las decisiones que más contribuyan a la  profundización del sistema democrático, y no a beneficiar a determinados grupos.

Pero estos temas no deben a llevar a los diputados a mantener en el congelador las denuncias contra los magistrados que reposan en la Comisión de Credenciales. Es justo y necesario que le brinden  el curso correspondiente, no se puede poner el acelerador en determinados casos y el freno en otros.

Es el momento que los diputados empiecen a enviar mensajes positivos a sus electores, no pueden  insistir en mantener el mismo comportamiento y esperar que la sociedad cambie la percepción que tienen sobre este órgano del Estado.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL