Panamá: Una economía vulnerable

Panamá:  Una economía vulnerable

Ninguna alternativa es factible si no se cuenta con una disposición de compromiso real de parte del Gobierno

mossack

El fenómeno de los papeles de Panamá, sumado al caso de las empresas del Grupo Waked Internacional, S.A. (Wisa), y conjugado con los problemas que enfrenta la Zona libre de Colón (ZLC) desde hace poco más de dos años, revelan que la economía panameña, basada en la denominada Plataforma de Servicios Internacionales es muy vulnerable a los vaivenes de origen externo, no solo de carácter económico, sino también de origen político.

En este momento al República de Panamá está registrando un shock externo que solo será aliviado por el inicio de operaciones del tercer juego de esclusas, programado para el 26 de junio próximo.

Esto revela la urgente necesidad de diversificar la estructura económica del país sobre la base de que toda economía debe ser lo más heterogénea posible. Suiza, con una sofisticada economía bancaria, financiera y de servicios, desarrolló su sector agrícola, industrial y tecnológico. Singapur, ciudad estado con un sofisticado complejo logístico y financiero, ha potenciado el desarrollo de las actividades industriales de alta tecnología, las cuales generan el 25% del Producto Interno Bruto (PIB).

Luxemburgo, pequeño país ubicado entre Francia y Alemania, con una superficie de poco más de 2.500 kilómetros, posee una economía basada en la gestión de fondos de inversión, fondos de alto riesgo (hedge funds), gestión de telecomunicaciones, logística (gracias a su situación privilegiada entre Francia, Alemania y Bélgica), inversión y gestión aeroespacial (especialmente en satélites gracias a la empresa luxemburguesa SES S.A.), banca privada, y gestión de capitales.  El sector industrial, hasta hace poco tiempo dominado por el acero, se ha ido ampliando y diversificando hasta incluir la industria química, la de goma y otros productos. Durante las décadas pasadas, el crecimiento del sector financiero había más que compensado la declinación de la industria del acero. La agricultura está basada en pequeñas granjas familiares.

No podemos comprender como profesionista de las ciencias económicas y de la cúpula del poder económico en Panamá insisten en colocar todos los huevos en la canasta del sector terciario, generando de manera innecesaria distorsiones sectoriales y regionales que conllevan los males sociales ya conocidos: 33% de pobreza, 16,6% de pobreza extrema que se concentra fundamentalmente en las comarcas indígenas. El 18% de la población panameña está desnutrida, con el agravante de que el sector agropecuario ha sido deliberadamente desmantelado.

En 1988 al calor de las crisis política del momento, el gobierno de Estados Unidos invocando el Acta de Poderes de Guerra, bloqueó el suministro de dólares que el Banco de Reserva Federal de Nueva York le facilitaba al Banco Nacional de Panamá (BNP), en virtud del acuerdo firmado entre ambas entidades, que hace de ese banco estatal el custodio de los dólares que circulan en Panamá. Esto provocó una radical disminución de la masa monetaria en circulación en Panamá, obligando a la entonces Comisión Bancaria Nacional a ordenar el cierre de los bancos de la plaza.

El Dr. José Eulogio Torres, economista y catedrático de la Facultad de Economía de la Universidad de Panamá, en una publicación titulada Fuerzas Armadas y Cuestión Nacional consideró que el objetivo real del gobierno de los EE.UU. con este bloqueo monetario era el de destruir el centro bancario.

Durante el gobierno de Mireya Moscoso, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) ejerció presiones sobre Panamá y algunos funcionarios filtraron en forma anónima que EE.UU. amenazó con retirar el dólar de Panamá sino aceptaba las sugerencias de la Ocde. Esta afirmación nunca fue verificada por el gobierno de turno, pero no deben tomarse como rumores.

Es necesario recordar que el caso del Grupo Wisa revela que la Secretaria del Tesoro de los EE.UU. ha dictado una sentencia condenatoria sin que haya mediado un juicio y una sentencia de un juzgado competente violando, así el principio universal de la presunción de inocencia y el debido proceso.

Las hipótesis del Dr. José Eulogio Torres, siempre han sido tomadas con gran indiferencia. Pero, si tomamos en cuenta lo que sucedió en 1988, es obvio que la circulación del dólar más que una ventaja es un factor de gran vulnerabilidad y conjugado con los fenómenos recientes ya mencionados en el primer párrafo, nuestro sistema económico está repleto de debilidades que obligan a un cambio radical de la estructura económica.

Miguel Ramos
Economista

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL