Productores entre la esperanza y la desilusión

Productores entre la esperanza y la desilusión

La sequía y las importaciones siguen azotando al hombre del campo

foto 1 web

Al parecer el sector agropecuario panameño enfrentará otro año complicado, por un lado se mantiene la presencia del Fenómeno de El Niño y por el otro no se ha resuelto el tema de las importaciones que siguen inundando el mercado en detrimento de la producción nacional, y lo más preocupante aún no se ha elaborado una política de Estado a mediano y largo plazo.

En los últimos años se han dejado de sembrar unas 35.000 hectáreas, y la tendencia podría mantenerse, aunque en algunos rubros como el arroz se espera un incremento en la producción y el sector ganadero mantiene la esperanza que este será un año mejor que el 2015.

El ministro de Desarrollo Agropecuario (Mida), Jorge Arango, insiste en que tenemos que hacer una reestructuración absoluta del sector agropecuario y cambiar el sistema de cómo se maneja.

Según Arango, el Mida ha destinado $15 millones para el Plan Sequía, dirigido a mitigar los efectos del Fenómeno de El Niño, especialmente en la región de Azuero.

El jefe de la cartera agropecuaria es optimista, ya que en su opinión, se han dado avances importantes, y se ha logrado mantener un diálogo directo con los productores y que todas las entidades vinculadas al sector agropecuario trabajen en una misma dirección.

Pero el presidente de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Panamá (Unpap), Carlos Salcedo, sostiene que desde hace 16 años, cuando Panamá inicio el proceso de apertura  comercial, el sector agropecuario ha vivido una debacle.

Pero sostiene que lo más lamentable de todo es que los productores están perdiendo la esperanza, aunque destaca que al final del túnel hay una pequeña luz, se trata del ministro Arango, quien en opinión de Salcedo está en sintonía con los productores.

Sin embargo, pone en duda que el resto del Gabinete tenga al sector agropecuario entre sus prioridades.

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, prometió en campaña  hacer del agro una política de Estado, pero todo quedó en promesa, destacó el dirigente.

Y señaló que ningún Gobierno en los últimos 16 años creó las condiciones para darle al agro las herramientas y mecanismos que permitiera convertir los Tratados de Libre Comercio (TLC), más que un reto en una oportunidad, precisó.

Lo que ha llevado a que se mantengan muchos TLC, pero poco que exportar.

Salcedo sostiene que el agro sigue a la deriva, mientras los gobiernos de turno continúan  realizando cosas coyunturales; si hay sequía se abren pozos, si hay  inundaciones se mandan hacer drenajes y si hay enfermedad se envía a los veterinarios. En resumen un sector reactivo.

Destacó que en estos momentos todo el mundo está preocupado de dónde se sacará el agua para los culecos, pero a nadie le interesa de dónde se sacará el agua para regar los sembradíos.

0tro de los problemas que  preocupa a los productores es el papel que debe jugar la Autoridad  Panameña de Seguridad  de Alimentos (Aupsa), que luego del veto parcial del Ejecutivo a las reformas a la Ley de esta entidad, continúa sin una herramienta legal que le permita ordenar las importaciones.

En opinión de Salcedo, el mensaje que mandó el Ejecutivo con esta acción fue clara, seguir facilitando las importaciones para beneficiar a quienes donaron a su campaña y agregó que una cosa es lo que se dice en campaña y otra cuando se llega al poder.

Al parecer, las medidas que se han implementado no han logrado revertir la situación del sector agropecuario y Salcedo sostiene que el 2016 será igual que 2015, el 2014 y el 2013.

Algunos rubros han experimentado merma, por ejemplo, el periodo de cosecha del maíz acaba de iniciar, pero los productores estiman que se registrará una merma de 500.000 quintales, con relación al año pasado cuando se cosecharon 1,5 millones de quintales.

Y la situación para el próximo periodo agrícola no se vislumbra mejor, tomando en cuenta que el grueso de la producción se registra en Los Santos, una de las provincias más afectada por la sequía.

El presidente de la Asociación de Productores de Maíz de la provincia de Los Santos, Valentín Domínguez, señaló que la próxima siembra tiene el agravante que el Instituto de Seguro Agropecuario (ISA) le anunció que no asegurará los cultivos si se extiende el Fenómeno de El Niño.

Como consecuencia de los efectos de este fenómeno climático unas 3.000 hectáreas fueron afectadas y hay otras 4.000 que aún se desconoce cuál será su rendimiento.

Por su lado, el secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), Euclides Díaz, considera que el 2016 será un año más estable que el 2015, debido a las garantías que el Gobierno le está dando a la producción nacional, que permitirá que más productores se decidan a arriesgarse.

Aunque, destacó que a los ganaderos les tomará más tiempo que a los agricultores volver a la normalidad, porque no se trata de ciclos de dos y tres años.

Un vez terminado el Fenómeno de El Niño volveremos a la normalidad, para lo que se cuenta con financiamiento y garantías, lo que permitirá emprender la recuperación de nuestros hatos, indicó.

El sector ganadero es el que recibe el mayor monto de financiamiento tanto de la banca comercial, como de la banca estatal, préstamos que van dirigidos principalmente a la producción de leche y la cría de ganado de ceba.

A los productores de leche le puede tomar un mayor tiempo recuperar sus hatos, ya que debido a la sequía unas 5.000 vacas de leche tuvieron que ser enviadas al sacrificio en 2015, principalmente en el Arco Seco, según cifras de la Anagan.

Como consecuencia de este fenómeno, la producción de leche grado C registró una caída de 7%, mientras que la de grado A mantuvo un crecimiento de 3%, debido que se produce con alta tecnología y los ganaderos dependen menos de los pastos.

Los productores de leche grado C reciben un subsidio del Gobierno, que permite ajustar el precio a $0,50 el litro, un beneficio que se mantendrá entre octubre de 2015 y diciembre de 2016, como una medida para compensar las pérdidas por los efectos de la sequía.

En total la producción de leche grado C asciende a unos 80 millones de litros anuales, por lo que el subsidio podría alcanzar los $8,5 millones.

Para Díaz esta medida constituye una gran ayuda para esas familias, que en la mayoría producen un garrafón o 40 litros al día.

En la provincia de Los Santos de 1.200 productores, unos 1.000 producen un garrafón diario.

El grueso de los productores recibirán esta compensación a partir de la primera quincena de enero.

Los ganaderos también han iniciado el proceso de trazabilidad y hasta la fecha han sido incorporadas a este programa unas 100.000 reses.

Díaz dijo que el proyecto ha avanzado porque está siendo implementado por operadores particulares, quienes han estado incentivando a los productores, con la supervisión del Mida.

El director de Agricultura del Mida, Moisés Batista, prefirió no hacer mayores proyecciones de lo que será el 2016, ya que será en febrero cuando tendrán un panorama más amplio, que les permitirá realizar las estimaciones por rubro, sin embargo, señaló que en términos generales esperan que sea similar al 2015, debido a que la situación climática podría mantenerse igual.

De acuerdo con Batista, la producción de maíz sería la que enfrente mayores problemas, toda vez que el 80% se siembra en la región de Azuero, principalmente en la provincia de Los Santos.

Igualmente Batista considera que la producción de arroz podría mejorar.

El presidente de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí (Apach), Gabriel Araúz, coincide con Batista en que la producción en esta provincia y en Darién debe incrementarse este año, aunque advierte que aún hay muchas cosas que mejorar.

Entre ellas destaca la necesidad de regular las importaciones para mejorar la comercialización. Y es que los productores siguen enfrentando problemas de comercialización, debido a las importaciones.

Araúz calificó de positivo el 2015, debido a que hubo mayor estabilidad en los precios al Gobierno aportar un subsidio de $7,50 por quintal cosechado, una medida que se mantendrá durante el próximo periodo agrícola.

Los problemas se han identificado y hay un compromiso del Gobierno de corregirlos, por lo que todo indica que se incrementará el hectareaje durante el 2016 en Darién y Chiriquí, sostuvo Araúz.

Donde sí habrá problemas, es en las provincias centrales, debido a la falta de agua, por lo que disminuirán las siembras en las áreas de riesgo.

Hay cosas que ponen las perspectivas positivas para el presente año, sin dejar de decir que hay que corregir cualquier cantidad de problemas que seguimos teniendo, precisó.

El dirigente puntualizó que la meta de los arroceros es aumentar la producción para reducir las importaciones. 

Manuel Luna G.
mluna@capital,com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL