Relaciones con la banca corresponsal, un reto que hay que enfrentar

Relaciones con la banca corresponsal, un reto que hay que enfrentar

Recomiendan al país acoger la petición de la Ocde para prevenir el lavado de dinero y la evasión fiscal

corresponsales

El escándalo por la creación de miles de empresas offshore protagonizado por el bufete de abogados panameño Mozzack Fonseca, sin duda alguna, está afectado la imagen del país y puede generar preocupación e incluso el cierre de algunas corresponsalías de bancos de Estados Unidos (EE.UU.) y Europa, sin embargo, la mejor forma de enfrentar esta coyuntura adversa para el país y la banca panameña es mejorar y fortalecer el cumplimiento de las normas contra el blanqueo de capitales.

Esta fue la conclusión a la que arribaron banqueros y analistas financieros que participaron en el Foro: Retos, desafíos y tendencias de la banca, organizado por Capital Financiero..

El analista financiero Ernesto Bazán, presidente de la empresa Ernesto Bazán Training Corp., destacó que en un reciente viaje a tres países diferentes pudo constatar personalmente que la forma como se percibe y como se realiza la debida diligencia a las empresas panameñas ha cambiado tras el escándalo protagonizado por Mossack Fonseca.

Explicó que esto se debe a que el mundo ha cambiado y la prevención del lavado de activos ya no se limita al tráfico de drogas, sino que se extiende a una amplia variedad de actividades ilícitas que incluyen los delitos contra la propiedad intelectual, tráfico de órganos, delitos contra el ambiente, prostitución, delitos contra la personalidad jurídica del Estado, corrupción, secuestro, extorsión y evasión fiscal.

Bazán destacó que el facilitar el acceso de dineros procedentes de estas actividades ilícitas al sistema financiero es ahora un riesgo que ningún banco se puede permitir y prueba de ello es que un gran número de bancos en EE.UU. y Europa que han llegado a acuerdos con sus gobiernos para pagar multas de varios miles de millones de dólares a fin de evitar ser sancionados penalmente, mientras que un banco latinoamericano que fue incorporado a la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE.UU. (Ofac, por sus siglas en inglés), se vio  forzado a cerrar en menos de 24 horas.

Ante este escenario Bazán recomendó a Panamá acoger la petición de los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) para el intercambio inmediato de información de actividades sospechosas de lavado de activos y para prevenir la evasión fiscal, pues de lo contrario los bancos locales tendrán que enfrentar la creciente reducción de sus acuerdos de corresponsalías con bancos de EE.UU. y Europa.

Por su parte, Matías Mora Simoes, managing director de Barkeley Research Group (BRG), destacó que uno de los principales riesgos de la banca panameña es la pérdida de sus bancos corresponsales en EE.UU. y Europa, lo que limitaría grandemente su posibilidad de atender a clientes que realicen operaciones comerciales en los mercados internacionales, algo que sólo se puede enfrentar fortaleciendo el cumplimiento de las normas para la prevención del lavado de dinero proveniente de cualquier tipo de actividad ilícita.

Mora Simoes admite que si las entidades bancarias de los mercados emergentes, incluyendo Panamá, no pueden resolver el nuevo paradigma, podrían no solo ver la salida de los bancos corresponsales, sino también una merma de su crecimiento económico, debido a la disminución de su participación en la comunidad comercial internacional.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL