Relevancia del lago Gatún

Relevancia del lago Gatún

Lago Gatun

Desde la antigüedad el hombre conoce los estragos de los periodos de sequía, así como de las torrenciales lluvias. Cuando era niño en mi pueblo de origen (Mendoza, La Chorrera), los meses de octubre y noviembre siempre registraron hasta semana de lluvia. El sol no se dejaba ver por varios días.

Los manantiales de agua brotaban en cualquier lugar, las quebradas y ríos gozaban de buena salud, aguas transparentes con abundantes peces. El lago Gatún rebozaba donde casi no se observaban ninguna punta del bosque inundado para alimentar de agua las esclusas del Canal de Panamá.

Pero la realidad de esta riqueza hídrica de las décadas 70 y 80 es totalmente diferente hoy. Los manantiales de agua desaparecieron, las quebradas se quedaron sin corrientes y los caudalosos ríos se han convertido en riachuelos. Además, el crecimiento de la población en las cercanías de las fuentes de agua, han contaminado las mismas.

Nuestro país aún no se recupera de la sequía, sí bien las lluvias de las últimas semanas han dado esperanza a casi todos los sectores y en particular a los agricultores y ganaderos.

Desde 2002 Aguas de Panamá, subsidiaria de la británica B-Water, vende agua en bloque al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), con la operación de la potabilizadora Laguna Alta.

Entre tanto, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) desde octubre de 2009 puso en marcha la planta ubicada en el corregimiento de Mendoza, La Chorrera, con una producción diaria de 20 millones pero su capacidad asciende a 30 millones de galones. La ACP indica que la demanda total de la población de Panamá Oeste de 200.000 personas se estima en 20 millones de galones diarios.

Desde esta columna hago un llamado a las autoridades panameñas, entre ellas, Ministerio del Ambiente, ACP y a las comunidades vecinas de los lagos que abastecen de agua al Canal y los residentes de la Capital panameña y provincia de Panamá Oeste, para que ejecuten un plan sostenible de reforestación y saneamientos de las fuentes hídricas.

Es vital elevar los niveles de agua de los lagos, entre ellos el Gatún, que se han convertido en la principal fuente de agua potable para Arraiján, La Chorrera y Capira. Urge reforestar las cuencas de los ríos Caño Quebrado y Tinajones, entre otros. Además, de sanear las quebradas y manantiales de agua que de-sembocan en el lago Gatún.

Somos testigos de lo que sucede cuando miles de familias no tienen agua por varios días.  Tienen problema para acudir al trabajo, cocinar y asear su residencia. Igualmente, la población que tiene agua no es solidaria con la que no tiene, trayendo consigo tensiones, laborales y familiares.

Reitero en el caso de Panamá Oeste, tenemos que proteger la salud y sostenibilidad del lago Gatún.

José Hilario Gómez
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL