Se espera un nuevo boom inmobiliario en Arraiján

Se espera un nuevo boom inmobiliario en Arraiján

Arraiján está experimentando un proceso de transformación total, de un distrito con pocos habitantes se ha convertido en uno de los más poblados del país y su crecimiento no se detiene,  cada año son entregadas  más de 2.000 viviendas, una cifra que se prevé se incrementará en los próximos años.

Y esta intensa actividad inmobiliaria es impulsada por la  próxima construcción de la Línea 3 del Metro de Panamá, que atravesará este  distrito y los proyectos de ampliación de vías que ha anunciado el Gobierno.

Y, no solo se trata de proyectos residenciales, ya que junto a ellos, crece el número  de centros comerciales, que atrae a las grandes cadenas de tiendas y supermercados que antes sólo operaban en la ciudad capital y en las cabeceras de algunas provincias.

Sólo el pasado año se entregaron permisos de ocupación para  2.440 nuevas residencias, un año que no fue bueno para la actividad inmobiliaria, ya que registró una caída del 33% en las inversiones.

Pero en la Dirección de Ingeniería del Municipio de Arraiján consideran que la entrega de viviendas se incrementará este año, ya que al creciente interés de los desarrolladores privados hay que sumarle los proyectos que está ejecutado el Ministerio de Vivienda y Reordenamiento Territorial (Miviot).

De hecho, el ingeniero municipal, Eliécer Zúñiga,  dijo que solo durante las tres primeras semanas del mes de enero se recaudaron $532.404,20 en concepto de permisos de construcción.

Zúñiga explicó que en la actualidad unos 70 proyectos residenciales se encuentran en ejecución en los diferentes corregimientos, aunque el mayor número se realizan en el corregimiento Juan Demóstenes Arosemena.

El Municipio de Arraiján cobra una tasa  de 2% por las  viviendas con valor de más de $62.500 y 1% si el monto es inferior.

“Arraiján tiene un auge inmobiliario muy grande, y los proyectos se están dirigiendo a los corregimientos más apartados, porque en el centro ya no queda espacio”, destacó Zúñiga.

De acuerdo con  la Contraloría General de la República hasta el pasado mes de diciembre, las inversiones en proyectos residenciales ascendían $85 millones lo que representó una caída del 33% con relación al igual periodo del año anterior.

El metro cuadrado  en los corregimientos más alejados del centro ronda los $15. El corregimiento menos favorecido por el auge inmobiliario es Arraiján Cabecera, debido a su accidentada topografía.

Zúñiga señaló que han empezado a construirse edificios de apartamentos, por lo que no descartó  que próximamente se revise la norma de rige este tipo de propiedad, ya que la misma solo permite la construcción de edificios de cuatro plantas.

Por su parte, Jazmín de Sánchez, quien hace poco se desempeña como directora de Miviot en Arraiján y que recientemente fue trasladada a La Chorrera, señaló que en la actualidad  esta entidad se encuentran construyendo unas 1.500 viviendas en todo el distrito de Arraiján.

A las que hay  sumarle  las 2.500 soluciones habitacionales que se construyen en la denominada Ciudad Esperanza, ubicada en el corregimiento de Vista Alegre, que deberá estar concluida a finales del 2018. Este proyecto se ejecuta con una inversión de $137 millones.

Sin embargo,  no todo queda allí ya que la empresa colombiana  Amarilo, pretende construir 25.000 nuevas viviendas en los próximos 10 años, de las cuales  más de 3.000  se encuentran en construcción y 1.500 ya han sido entregadas a sus propietarios.

Arraiján se ha convertido en un importante polo de desarrollo, cuenta con una población de más de 220.000 personas, superando a provincias como Herrera, Los Santos y Darién.

El proyecto que desarrolla Amarilo Panamá, denominado Villas de Arraiján cuenta con  530 hectáreas, y es un modelo donde intervienen varias empresas inmobiliarias, que construyen viviendas de entre $85.000 a $180.000, que incluye residencias unifamiliares,  edificios de apartamentos de tres  plantas, parques, áreas comerciales, colegios e iglesias.

La Línea 3 del Metro finaliza justamente en la entrada de este proyecto, cuyo acceso es por La Ciudad del Futuro.

Jorge Eduardo Izquierdo, gerente general de Amarilo Panamá, dijo que  este año  esperan entregar unas 1.000 viviendas.

En Colombia esta empresa ha desarrollado varios proyectos similares, cuyo concepto es crear ciudades dentro de una ciudad.

La aspiración de esta empresa es que la última estación de La Línea 3 del Metro lleve el nombre de Villas de Arraiján, para lo cual adelantan conversaciones con los directivos del Metro de Panamá.

Izquierdo señaló que existe “mucha competencia” y desarrolladores “con grandes  extensiones de terrenos y  con filosofías parecidas a  la que nosotros manejamos”.

Igualmente indicó  que la construcción de casas unifamiliares seguirá acaparando la preferencia de los compradores en los próximos años, por lo que en el proyecto Villas de Arraiján la relación es de 90% de casas y 10% de apartamentos.

Pero no descarta que la relación a futuro, en el distrito llegue a ser 70- 30, pero sin que los edificios llegan a altura de los que se construyen en la ciudad capital.

En Arraiján y La Chorrera se desarrollan el 45% de las viviendas  que se construyen en todo el país.

Pese a los tranques que se registra hacia el sector Oeste, la demanda de viviendas no ha mermado en esa zona del país.

“Yo pienso que el ciudadano que vive allá ha entendido esa situación, porque sabe que si hoy demora un poco para llegar a su casa por esa falta de vías dentro de dos o tres años podrá vivir con mayor tranquilidad”, destacó.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL