Temer y los brasileños confían en la reactivación económica

El país mira más allá de los disturbios carcelarios y la corrupción con esperanzas de crecimiento

Una serie de terribles motines carcelarios ha marcado un lamentable comienzo de 2017 para Michel Temer, el presidente brasileño instalado por el Congreso el año pasado con la esperanza de que encaminaría la economía en proceso de colapso del país hacia el crecimiento.

La fallida respuesta del gobierno del señor Temer ante los disturbios no ha hecho nada por reparar su menguante popularidad, a la vez que el anticipado repunte económico no se materializa y los empleos siguen perdiéndose a un ritmo alarmante. La amenaza de una crisis de seguridad ha incrementado la presión sobre su administración conforme se apresura a pasar impopulares reformas pro crecimiento a través de un congreso infamemente obstructivo.

Hasta ahora, sin embargo, el Gobierno se ha anotado una serie de éxitos en su programa legislativo. Los analistas esperan que la ausencia de cualquier rival creíble ayude al señor Temer a seguir adelante con la implementación de reformas más difíciles a pesar de la carencia de un mandato popular.

Al menos 97 presos murieron este mes en tres incidentes en cárceles superpobladas y caóticas al Norte de Brasil, conforme varias pandillas rivales que operan desde el interior de las prisiones se enfrentan entre sí para controlar el negocio transfronterizo de cocaína con Bolivia, Perú y Colombia. Numerosas víctimas fueron decapitadas y sus cuerpos fueron arrojados por encima de los muros de la prisión.

Los analistas han culpado directamente al sistema penitenciario. El año pasado, la proporción de presos asesinados fue de más de uno al día a nivel nacional. No se ha hecho casi nada a pesar de las repetidas advertencias de que los motines eran probables. El Ministerio de Justicia reservó 2.400 millones de reales ($751 millones) en 2016 para llevar a cabo mejoras en las prisiones, pero no los desembolsó, según Contas Abertas, una organización no gubernamental que monitoriza el gasto público, mientras que muchos de los 27 estados de Brasil no gastaron los fondos destinados a la construcción de cárceles.

El primero de los disturbios ocurrió en la ciudad amazónica de Manaos la noche del 1 de enero. Fue sólo hasta el 5 de enero que el señor Temer hizo declaraciones públicamente, calificando la masacre como un terrible accidente y provocando escarnio en las redes sociales.

La situación empeoró cuando un joven secretario le dijo a un bloguero del grupo de medios O Globo: Deberían haber matado más. Deberían tener una masacre cada semana. El secretario fue rápidamente retirado de su cargo.

Pero si bien esa insensibilidad era demasiado extrema para el Gobierno, concuerda con una opinión popular en Brasil de que el único buen bandido es un bandido muerto; el gobernador del estado de Amazonas señaló que ningún santo había muerto en las masacres.

El Gobierno es claramente inepto y la élite liberal está horrorizada, pero en el fondo la población no está preocupada por lo que sucede en las cárceles, comentó Oliver Stuenkel de la Escuela de Ciencias Sociales de la Fundación Getúlio Vargas (FGV) en São Paulo.

Si la guerra de pandillas carcelarias se volcara a las calles como sucedió en 2006 sería diferente. De lo contrario, una preocupación popular más inmediata es el fracaso de la economía en recuperarse después de contraerse cerca de un 8% durante los últimos dos años.

Cuando a mediados del año pasado el Congreso abandonó a Dilma Rousseff, la predecesora del señor Temer, un sinnúmero de personas supusieron que las cosas mejorarían rápidamente.

Pero el crecimiento esperado este año ha caído del 1,4%  en septiembre al 0,5% actualmente, según una encuesta del Banco Central. Los más recientes datos muestran que se perdieron 116.000 empleos en noviembre, muchos más de los que se anticipaban. Los analistas de Itaú Unibanco señalaron que el mercado laboral continúa deteriorándose, incrementando el desempleo. Es probable que esta tendencia continúe durante los próximos meses.

También cerniéndose sobre el Gobierno se halla la colosal investigación de corrupción Lava Jato. En su más reciente etapa, 77 empleados del grupo constructor Odebrecht han entrado en negociaciones con los fiscales. Las filtraciones a los medios locales sugieren que el señor Temer puede estar implicado, pero él lo niega.

Entre los miembros del gobierno del señor Temer que, en conjunto, hicieron expulsar a la señora Rousseff por alterar las cuentas públicas, numerosos se consideran personalmente mucho más corruptos que ella. De hecho, varios están bajo investigación, mientras que pocas personas, si acaso existe alguna, acusan a la señora Rousseff de haberse enriquecido.

Sin embargo, a pesar de los aspectos de mala reputación de la administración, junto con la ineptitud y la caída de la popularidad el 77% de la población desaprueba al señor Temer y sólo el 15% lo aprueba, según la más reciente encuesta mientras que las crisis de seguridad y de corrupción se mantengan contenidas, es improbable que la economía derroque al señor Temer como lo hizo con la señora Rousseff.

Porque el Gobierno ha demostrado que puede obtener resultados. David Fleischer, un politólogo, enumera 13 iniciativas legislativas significativas que han sido aprobadas (como un tope en el gasto público); parcialmente aprobadas (una mayor supervisión de los contratos públicos); o que se encuentran en etapas avanzadas de preparación (como la extremadamente necesaria reforma de la seguridad social).

Incluso con todos sus errores, son operadores, agregó el señor Stuenkel. Saben cómo hacer funcionar la maquinaria.

El señor Temer puede sentirse aliviado de saber que pocos brasileños tienen la fortaleza para enfrentarse a otro traumático cambio de gobierno, especialmente sin un salvador evidente en espera de tomar el mando. En cualquier caso, él dimitirá después de las elecciones de octubre del próximo año.

Tal y como le declaró Wellington Moreira Franco, un alto secretario gubernamental, al Financial Times: Ninguno de nosotros estará en el Gobierno después de 2018. Sabemos que tenemos una labor que realizar: Arreglar la economía.

Con la elección aproximándose, 2017 será el año para que cumplan con esa tarea. Es una pena que haya comenzado tan desfavorablemente.

Jonathan Wheatley
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL