¿Una compra atada?

¿Una compra atada?

Firma Línea 3

Nadie puede dudar que el Memorando de Cooperación firmado la semana pasada por los gobiernos de Panamá y Japón para el desarrollo de la Línea 3 del Metro, que en su primera fase cubrirá la ruta entre la terminal multimodal de Albrook y la comunidad de Las Villas de Arraiján y beneficiará a más de 300.000 residentes de la provincia de Panamá Oeste, es sin duda una buena noticia para el país.

El Memorando de Cooperación se concretó en Japón, en un acto de rúbrica que contó con la presencia del vicecanciller de Panamá, Luis Miguel Hincarpié y el viceministro de Asuntos Exteriores japonés, Hitoshi Kikawada.

De acuerdo con este documento ambos gobiernos acuerdan la utilización de tecnología japonesa de alta calidad para la implementación del Proyecto de la Línea 3 y la necesidad de introducir vehículos monorrieles de alta calidad y sus sistemas, los cuales tengan la solidez suficiente y un fiable historial de operaciones comerciales como sistema de transporte urbano, para el Proyecto de la Línea 3.

Aunque aclara que el componente de obras civiles del proyecto de la Línea 3 se llevará a cabo básicamente en línea con los procedimientos establecidos por las regulaciones locales panameñas.

Y la pregunta que yo me hago es si esto no se trata de una especie de compra atada. Me explico. Tengo entendido que este acuerdo implica de alguna manera un apoyo financiero directo de Japón al proyecto de la Línea 3 que está valorado en alrededor de $2.000 millones.

Comprendo el interés de los japoneses por garantizar el uso de su tecnología, porque nadie va a pagar una fiesta para que otro la goce, pero la verdad me pregunto si vale la pena atarse a un sistema específico en lugar de realizar una licitación completamente abierta.

A mi juicio, ya era suficiente el hecho de que las características de la ruta que seguirá Línea 3 hace obligatorio prescindir de los trenes de metro convencionales y optar por un monorriel, para que ahora nos atemos a una tecnología específica ya que hay que recordar que la construcción de estos sistemas de transporte no es de dominio exclusivo de un país. Hoy en día no solo Japón, Estados Unidos, Francia o Alemania producen sistemas masivos de transporte, ya sean estos monorrieles o metros, toda vez que países como España, China, Singapur y Corea del Sur también están en capacidad de suministrarlos, y en algunos casos a precios más cómodos. 

Además, esto implicará un cambio en el modelo de gestión de Metro Panamá, S.A. ya que al concluir la construcción de la Línea 2 del Metro y vencido el período de garantía esa empresa estatal tendrá que asumir el mantenimiento de los trenes y equipos correspondientes, con la ventaja de que tanto esa nueva ruta como la Línea 1 utilizarían los mismos trenes y vagones, lo que sin duda alguna facilita este trabajo. Sin embargo, al contar con dos o más tecnologías las labores de mantenimiento, capacitación de personal técnico y compra de refacciones no solo serán más complicadas, sino también más costosas.

Por todas estas razones me pregunto si no será mejor construir la tercera línea del Metro con recursos propios, tal como lo hemos hecho hasta ahora con las líneas 1 y 2, de forma que en la licitación pública tanto para la escogencia de la empresa que ejecutará las obras civiles como para definir la tecnología que usará el sistema de transporte masivo de Panamá Oeste participen el mayor número de empresas.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL