Una nueva era: Trumponomics

Una nueva era: Trumponomics

Supo interpretar y aprovecharse del descontento de muchos electores estadounidenses

Crisis in USA - Shares Fall Graph on United States of America Flag with Face of Benjamin Franklin from one hundred dollars bill

La victoria de Donald Trump en las elecciones del pasado martes ha sacudido los cimientos de la política tradicional y ha sumido a  Estados Unidos (EE.UU.) y al mundo, en una era de incógnitas. El heterodoxo candidato republicano pudo finalmente con la experimentada Hillary Clinton, quien no consiguió empatizar con importantes sectores de la población que la relacionaron con el desacreditado establishment político.

Trump  supo interpretar y aprovecharse, como nadie del descontento de muchos electores estadounidenses. En particular, el de los ciudadanos blancos, con poca formación y empobrecidos tras la crisis financiera iniciada en 2008. Su estudiado mensaje, impulsivo, visceral y alejado  del tono habitual de los políticos, le ha otorgado una imagen que ha calado en el sector más frustrado de la sociedad estadounidense.

El presidente electo, con una postura ambigua en la gran mayoría de los temas, sí que ha sido explícito en sus cuatro principales propuestas: Rebaja general de impuestos, mayor inversión pública, política migratoria estricta e incremento del proteccionismo comercial. Dichas propuestas marcarán el modelo económico sobre el que se asentará su mandato, el Trumponomics.

En nuestra opinión, la puesta en marcha de este modelo económico tendría como consecuencia unos mayores beneficios para las empresas, especialmente para las small caps, un fortalecimiento del dólar y un sobrecalentamiento la economía estadounidense, que obligará a la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) a subir los tipos de interés más rápido de lo previsto inicialmente.

Mercados Internacionales

El temor inicial de los mercados a una desestabilización de la economía global ha dado paso a un ascenso de los principales índices de renta variable y al fortalecimiento del dólar. Además, la perspectiva de más subidas de tipos ha provocado una venta masiva de bonos y un fuerte aumento de las rentabilidades.

En concreto, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años asciende hasta 2,15% (frente al 1,850% de la semana anterior) y el cambio del dólar frente al euro se sitúa en torno a $1,085. Respecto al precio de las materias primas, la onza de oro cae hasta niveles cercanos a $1.230, mientras que el futuro del crudo ligero de Texas a diciembre  cotiza cercano a  los $43 el barril.

América Latina

Lo que muchos temían en América Latina es ahora una realidad. Ya sea por las promesas de construir un gran muro en la frontera con México, de deportar masivamente a inmigrantes indocumentados, de aumentar el proteccionismo comercial o por los efectos que tendrá sobre los mercados, la victoria de Trump supone una fuente de incertidumbre y tensión para la región.

Las economías más impactadas serán, previsiblemente, aquellas que tiene a EE.UU. como principal socio comercial. Ese es caso de México, que actualmente envía el 82% de sus exportaciones a su vecino del Norte. Su moneda, el peso, registra un desplome cercano al 17% desde el pasado martes.

En cuanto a Panamá, no parece que la victoria del magnate inmobiliario vaya a tener un claro impacto negativo sobre su economía, más allá de lo que le pueda afectar la caída del comercio, el fortalecimiento del dólar o  el empeoramiento de las condiciones económicas de la región.

Esta semana

Las elecciones presidenciales han eclipsado el resto de noticias y datos durante los últimos días. Sin embargo,  la esta  semana estaremos muy atentos a la  publicación de cifras económicas importantes en EE.UU. (IPC, ventas minoristas y producción industrial) y a los últimos coletazos de la temporada de resultados corporativos.

Francisco Pinillos
Research & Analysis Specialist 
MMG Bank Corporation
francisco.pinillos@mmgbank.com

Noticias Relacionadas

Comente la noticia