Valor de las exportaciones de bienes caen por tercer año consecutivo

Valor de las exportaciones de bienes caen por tercer año consecutivo

El Mici espera que este año marque un cambio de tendencia

 

El valor de las exportaciones panameñas de bienes agrícolas e industriales a los mercados internacionales cerrarán el año 2016 en número rojos por tercer año consecutivo, tras ubicarse en solo $590,8 millones, una tendencia que el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) espera poder revertir este año 2017 mediante el desarrollo de una política de exportación concertada con el sector privado.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la República, al cierre del mes de noviembre la caída en el valor de las exportaciones fue de 9,1%, siendo este el tercer año consecutivo en que este indicador cierra a la baja, ya que en 2014 y 2015 esta actividad registró caídas de 3,4% y 14,2%, respectivamente. 

De hecho, el último año en que las exportaciones de bienes registraron algún crecimiento fue en el  2013, cuando su valor total sumó $784,1 millones, aunque se debe aclarar que dicho crecimiento fue un alto en la tendencia a la baja, la cual se inició en 2008 cuando los exportadores enfrentaron serias dificultades para enviar sus productos a la Unión Europea (UE) debido a que la administración del expresidente Martín Torrijos no solicitó a tiempo la prórroga del sistema de tarifas arancelarias preferenciales que ese bloque ofrecía unilateralmente a diversos países.

Por otra parte, las estadísticas del Inec indican que, aunque el principal rubro de exportación sigue siendo el banano con $83,4 millones, el mismo registró una caída de 6,5%, una situación similar experimentaron sus principales perseguidores el pescado fresco y congelado ($62,3 millones) y el camarón ($57,6 millones), cuyos envíos al exterior mostraron una merma en su valor de 22% y 5,8%, respectivamente.     

Aunque las mayores caídas en términos de valor se registraron en el ganado en pie con 73,6%, las pieles y curos con 45,8% y la piña con 36,5%. Mientras que los rubros que registraron las mejores tasas de crecimiento fueron el café con 62,4%, el azúcar sin refinar con 53,7%, otros productos del mar con 49,7% y harina y aceite de pescado con 14,4%.

Para el viceministro de Comercio Exterior, Néstor González, el Gobierno viene trabajando estrechamente con el sector privado en el desarrollo de una serie de políticas que ayuden a poner fin a la tendencia a la baja que han experimentado las exportaciones de bienes agrícolas e industriales en el país en los últimos años.

González admitió que la exportación de bienes no es la principal fortaleza de nuestro país, el cual se orienta más bien a la exportación exitosa de servicio, sin embargo, recordó que esta actividad genera un gran número de puestos de trabajo en el interior del país y en la industria manufacturera, por lo que se adelantan diversas iniciativas para incentivar a las empresas a exportar parte de su producción a los múltiples mercados a los que el país tiene acceso a través de una amplia red de Tratados de Libre Comercio (TLC).

Entre estas iniciativas mencionó el establecimiento de una Ventanilla nica que facilite la tramitación de las exportaciones y la extensión de una serie de incentivos a la exportación, permitidos por la Organización Mundial del Comercio (OMC), aunque admitió que en todo caso el centro de todas estas iniciativas es incrementar la producción de bienes agrícolas e industriales, ya que la merma de las exportaciones responden en gran medida a la caída de la producción local registrada durante la administración del expresidente Ricardo Martinelli, debido al incremento de la importaciones y la falta de incentivos.

Por su parte, la viceministra de Negociaciones Comerciales, Diana Salazar, admitió que pese a que la mayoría de los rubros agropecuarios que se producen en el país cuentan con un acceso preferencial a los principales mercados de consumo a nivel internacional, gracia a los TLC firmados por el país, estos instrumentos prácticamente no han sido aprovechados por los exportadores locales.

Destacó que Panamá logró negociar un acceso preferencial para la mayoría de sus productos agropecuarios con mercados tan importantes como Estados Unidos (EE.UU.), México, Canadá, la Unión Europea, Taiwán, Singapur, la Asociación Europea de Libre Comercio (Efta, por sus siglas en inglés), conformada por Islandia, Suiza, Finlandia y Liechtenstein, así como con toda Centroamérica, mientras que gracias a acuerdos de alcance parcial también pueden ingresar libre de arancel a mercados como Cuba y Colombia.

Para el empresario y ex presidente de la Asociación Panameña de Exportadores (Apex), Manuel Fernández, aparentemente al fin el Ejecutivo ha comprendido que el pobre desempeño de las exportaciones de bienes de Panamá se debe a la falta de producción orientada mayoritariamente a la exportación, por lo que valoró grandemente la disposición mostrada por el viceministro González de facilitar la implementación en el país de una nueva estrategia de exportación centrada en el fomento de la producción.

Sin embargo, advirtió que esa estrategia debe tener como eje central la aplicación de nuevas tecnologías en la producción agrícola, como los cultivos hidropónicos y el cultivo en ambiente controlado, por considerar, que solo esto le permitiría a los exportadores garantizar una oferta de productos a lo largo de todo el año, una condición indispensable para que el país pueda aprovechar las oportunidades con que cuenta en los mercados internacionales gracias a su red de TLC.

Finalmente, para la economista Marquela Guevara, la caída del valor de las exportaciones panameñas no sólo refleja la caída de la producción agropecuaria y su creciente orientación a satisfacer la demanda interna de alimentos, lo que se incentiva con una tasa preferencial para los préstamos que se otorgan a esta actividad en el mercado financiero, sino también la caída de las exportaciones de productos del mar debido a la aplicación de nuevas políticas destinadas a proteger a las especies exportables de la sobre explotación.

Aunque agregó que esa tendencia a la baja podría comenzar a revertirse durante el presente año, si efectivamente se logra facilitar los trámites para exportar y se incluye algunos rubros como sandía, piña y melón entre los  que reciben una tasa de crédito preferencial, aunque su cambio más significativo se registrará en 2018, cuando se espera que inicie operaciones la mina Cobre Panamá, que colocará a nuestro país en el mapa de las exportaciones de materias primas por primera vez en su historia repúblicana.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia