Varias de cal y una de arena

Varias de cal y una de arena

comunidad21

Durante esta semana se dio lo que muchos estaban esperando, comenzaron a caer las lluvias con más regularidad, pero esta regularidad ya ha hecho estragos en diferentes sectores del país, como por ejemplo el desborde del río Santa Isabel, que dejó 25 familias damnificadas en el corregimiento del mismo nombre, en la provincia de Colón.

En sector Oeste de la provincia de Panamá, los residentes de Altos de Cerro Tigre, en Arraiján, vieron cómo se desmoronaba una gran cantidad de tierra, piedra y lodo por toda la vía principal de la barriada que tiene poco tiempo de construida.

Igualmente, entre otros sectores de la capital que resultaron inundados producto de las fuertes lluvias que se registraron desde la entrada del mes de mayo están lugares como Condado del Rey, Río Abajo, Vía Tumba Muerto, Avenida Domingo Díaz y la Avenida Frangipani son algunos que han resultado afectados.

Con la llegada de las lluvias, se vuelven a encender las alarmas por las inundaciones y es importante saber cuáles son las áreas más propensas a ello en Panamá, entre las que se  pueden mencionar: La Pesa y Puerto Caimito en el distrito de La Chorrera; Nuevo Arraiján y Bello Amor en el distrito de Arraiján en la provincia de Panamá Oeste; Parque Lefevre, Panamá Viejo, en Panamá Centro; Nueva Libia y Samaria en el distrito de San Miguelito; La Cabima y Chilibre al Norte de la ciudad, son los sitios más propensos a inundaciones.

En los últimos años, una de las áreas que más afectaciones ha tenido es Juan Díaz; sus residentes esperan ayuda de las autoridades para evitar estrago en sus hogares.

Por las lluvias no todo es malas noticias, ya que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) había anunciado una segunda restricción de calado para el 29 de abril y otra tercera que sería para el 9 de mayo, sin embargo, ambas fueron suspendidas temporalmente porque los niveles del lago Gatún, principal fuente de agua para las operaciones del Canal de Panamá, y el Alajuela, se comenzaron a estabilizar tras los primeros aguaceros en la cuenca canalera.

Esta situación ocurre en medio de la restricción de calado que comenzó a aplicar la ACP desde el 22 de abril, debido a los bajos niveles de agua que tenían para esa fecha los embalses, atribuido a los efectos del Fenómeno de El Niño.

El Gatún, que venía perdiendo hasta tres centímetros de agua por día, sobre las 422 hectáreas de extensión que tiene, se había colocado en 78,48 pies, 6,22 pies menos que el nivel que debía tener para la fecha. Por su parte, el Alajuela estaba en 206,05 pies, 13,79 pies menos que el nivel que debía tener para la fecha.

Algunos componentes como la mala disposición de la basura y la falta de mantenimiento en las alcantarillas y desagües, es el resultado de una inevitable inundación, es por eso que las autoridades competentes y la ciudadanía deben tomar conciencia y tomar los correctivos necesarios para que esta situación no se registre cada vez que llueva.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL