$1.175 millones para transformar a Tocumen

$1.175 millones para transformar a Tocumen

Manuel Luna G.

mluna@capital.com.pa
Capital

Tuvieron que pasar más de 100 años para que los panameños se decidieran a sacar el máximo provecho a la estratégica posición geográfica del país. Primero se potenciaron los puertos, luego se decidió ampliar  la vía interoceánica y ahora se apuesta por un ambicioso proyecto que tiene como fin la ampliación del aeropuerto de Tocumen, el último eslabón para potenciar al país como un centro logístico de talla mundial.

Se trata de una inversión que supera los $1.175 millones y que requerirá de la participación de dos gobiernos.

La historia de esta terminal aérea data de 1947, 64 años después vive su mayor transformación, que tiene como disparador el alto crecimiento económico que registra el país, que cada vez atrae a más visitantes e inversionistas.

El primer componente de este proyecto de expansión, que está por concluir, es la ampliación del muelle Norte, que registra un 98% de avance, quedando pendiente la etapa de equipamiento que debe tomar otros dos meses, tomado en cuenta que la mayoría de los equipos se utilizarán son importandos, incluyendo las aceras móviles y escaleras eléctricas, por lo que estará en operación a finales del presente año.

Las lluvias ocasionaron retrasos en la construcción de las calles de rodajes y acceso a las pistas, principalmente en la tirada del concreto especial que se requiere para este tipo de obra.

Pero los trabajos de ampliación de la parte física también van acompañados por una expansión de la parte de almacenaje de combustible con la inclusión de tres nuevos tanques, a los cuatro ya existente, lo que permitirá tener combustible en reserva para cuatro días y medios. En la actualidad se despechan diariamente entre 380 mil y 400 mil galones.
También se construyó un nuevo acceso a la Terminal de carga, que reduce en un 50% el tiempo de traslado de los clientes, además de la terminal doméstica que está siendo utilizada por Air Panamá y Aeroperlas, permitiendo a los turistas trasladarse a las provincia de Chiriquí y Bocas del Toro sin tener que salir de la terminal aérea.

Se trata de un proyecto que requiere de promoción internacional para lograr que se realicen una mayor frecuencia de vuelos.

El Plan Maestro para el desarrollo del aeropuerto internacional fue elaborado en los años 2003 y 2004 y en la actualidad se encuentra en un proceso de revisión, tomando en cuenta que la siguiente etapa es la construcción de la terminal Sur, que duplicará la capacidad del aeropuerto, con lo que se podrá recibir vuelos simultáneos y permitirá romper con los cuellos de botellas que se forman a la hora de pasar por Migración y Aduanas

El aeropuerto originalmente fue construido para un flujo de un  millón de pasajeros al año, hoy se mueven en él unos 5,5 millones pasajeros al año.

La licitación de este proyecto, que podría ser el más importante dentro de los trabajos de ampliación, se realizarán durante le primer trimestre de 2012 y supone la construcción de una tercera pista de aterrizaje, algo que han estado reclamando las empresas aéreas que utilizan la terminal panameño.

Esta obra se estima que costará unos $100 millones y la primera etapa debe estar operativa en dos años e incluye la entrada principal, servicio de pasajeros y las áreas de Aduanas y Migración y otros 20 puestos de abordajes, que se sumarán a los 34 ya existentes, más diez estaciones remotas (Ver gráfica: Proyecto de ampliación).

En total en este aeropuerto se realizan unos 250 vuelos diarios y se recibe la visita de 15.000 pasajeros al día. (Ver gráfica: Movimiento de pasajeros por Tocumen).

Hasta el pasado 31 de mayo de 2003 la administración del Aeropuerto Internacional de Tocumen estuvo bajo la Dirección de Aeronáutica Civil (hoy Autoridad  de Aeronáutica Civil),
pero a partir del 1 de junio entró en vigencia la Ley que permitió la creación de la empresa Aeropuerto Internacional de Tocumen, S.A, también conocida como Tocumen, S.A., que es la que en la actualidad administra la terminal.

Pero la expansión va más allá del tema aéreo, puesto que también se incluye la construcción de la ciudad aeropuerto, en un área de 300 hectáreas, justo donde operaba la Facultad de Agronomía de la Universidad de Panamá, que constará con un centro de convenciones, oficinas, un mall libre de impuesto, áreas de diversión y un hospital, enfocado al turismo médico

Lo que se busca con toda esta propuesta es convertir a Panamá en el lugar de conexiones por excelencia en el continente, destacó el gerente general de Tocumen, S.A, Juan Antonio Pino.

En cinco años estiman los directivos de Tocumen, S.A. que todos estos proyectos estén en operación.

Pedro Heilbro, presidente ejecutivo de Copa Airlines,

El aeropuerto de Panamá tiene algunas características con las que no cuentan los puertos aéreos de la región, como el hecho de estar a nivel del mar, lo que permite que los vuelos de carga puedan partir totalmente llenos.

Los que se busca es sentar una diferencia entre el puerto aéreo panameño y sus principales competidores, como es el caso de los aeropuertos de Bogotá, Costa Rica y El Salvador, y contar con una terminal más parecida a las europeas y asiáticas, que son convertidas en focos de desarrollo y generadores de negocios, algo que no ocurre en la región.

El aeropuerto colombiano también está en proceso de remodelación y ampliación para lo cual se invertirán unos $600 millones, aunque algunos directivos de empresas aéreas han advertido que los trabajos que se tienen planificado no resolverán el congestionamiento, que obliga retrazar los vuelos.

Mientras que las autoridades de Costa Rica invirtieron más de $150 millones para ampliar los servicios aéreos y de pasajeros de su principal terminar aérea.

Si la experiencia que tiene una personas al atravesar el aeropuerto de Bogotá es mejor que la nuestra, la gente se va a ir a Bogotá y si la experiencia de San José es mejor, la gente se va a ir San José, por ahora nuestra experiencia es la mejor opción, destacó Pino.

Pero el aereopuerto panameño está pagando el precio de un crecimiento acelerado, a tal punto que no hay suficientes baños para suplir la demanda de los pasajeros.

De los $1.175 millones, unos $400 no serán aportados por el Estado, sino que serán desemolsados por el sector privado, que tendrá a su cargo la construcción de la ciudad aereopuerto.

En ese proyecto las inversiones del gobiernos sumarán unos $150 millones destinados para la construcción de las áreas públicas y el resto será otorgado en concesión.

El número de trabajadores de Tocumen s.a. es de 1.000, pero en total laboran en esta terminal unas 6.500 personas entre empleados de las líneas aéreas de pasajeros y de carga y el personal de los concesionarios.

Se estima que cuando se cumpla con los proyectos que están  en agenda el número de personal rondaría la cifra de 12.000.  Y es que por cada avión de adquiera una aerolínea necesita la contratación promedio de 100 trabajadores.

La terminal panameña realiza el mayor número de operaciones internacionales de la región, a diferencia de Colombia y Costa Rica, su ubicación es más ventajosa y muy contadas veces se ha tenido que cerrar por problemas climáticos.

De hecho cuenta con un techo nubuso alto que pemite que los aviones aterricen en medio de aguaceros torrenciales sin mayores dificultades.

Soto destacó que para que un aeropuerto tenga éxito se requiere de cinco elementos: La infraestructura aero portaria, una línea aérea local fuerte, una economía estable y en crecimiento, regulaciones migratorias amigables y la posición geográfica y clima y en este último punto no lo puede comprar nadie, nada más la tenemos nosotros, expresó el funcionario.

Una de las estrategias del país es la atracción de turistas de Europa y Asia y en esa dirección se mantienen conversaciones con líneas de aéreas de talla mundial como el caso de la alemana Lufthansa, la inglesa Bristsh Airways, Cathay Pacific de Hong Kong, Eva Air de Taiwán, Singapour Arlines, Corean Airlines y Emirates Airlines.

En el caso de las líneas asiáticas se busca que darle una opción a los miles de ciudadanos de esos países, para que puedan viajar sin la necesidad de pasar por Estados Unidos, evitando el tema de la visa.

De este grupo de aerolíneas las conversaciones más adelantadas se encuentran con Lufthansa que está interesada en realizar vuelos directos a Panamá desde Frankfurt, Alemania, y quien ya adelanta negociaciones con Copa para que ésta sea su principal alimentador.

Pero de acuerdo con Pino para concretar un acuerdo de esta naturaleza  se puede tomar hasta  año y medio, pues esto conlleva la adquisición de nuevas aeronaves, la disponiblidad de las rutas, la firma de acuerdos entre los gobiernos y entre las aerolíneas.

Unas 20 líneas aéreas utilizan en la actualidad el aeropuerto panameño, quienes mueven unos 15.000 pasajeros diarios.

En los últimos cinco años las operaciones de la terminal aeropuertaria se duplicaron y se estima que dentro de los próximos cinco años el movimiento de pasajeros alcance los 11 millones al año.

Más informaciones

Comente la noticia