10 consejos para jóvenes emprendedores que no enseñan en la escuela de negocios

10 consejos para jóvenes emprendedores que no enseñan en la escuela de negocios
Busca espacio para poner el mundo en pausa y leer la historia de cómo lo han hecho los grandes| Cortesía

¿Sabías que por cada 100 personas que conoces, al menos 13 de ellos tiene o está desarrollando un emprendimiento? Estos datos del informe del Global Entrepreneurship Monitor Panamá (2018) probablemente hayan aumentado en tiempos de pandemia, si tú eres parte de ellos quiero compartirte algunos elementos que debes tener en cuenta antes y durante el despegue de tu negocio, sobre todo si estás comenzando a temprana edad.

Invierte en ti como inviertes en el negocio: Es probable que veas a tu emprendimiento con un bebé recién nacido que te necesita a todas horas, pero es importante que simultáneamente te veas a ti mismo como la gasolina que lo mantiene andando. No dudes en invertir en formación profesional o empresarial, ni tampoco en tu salud o todo aquello que te pueda generar bienestar.

Promociónate sin pena: Tus redes sociales son tu medio de comunicación personal, tu celular es tu cámara y cualquier área de tu casa u oficina puede convertirse en un pequeño estudio de televisión con un poco de creatividad. Promocionarte a ti mismo al principio puede darte pena, pero cuando crees en tu producto o servicio y lo comunicas con propósito, el mundo también comienza a creer en él.

Crea conexiones: Esfuérzate por conocer gente a diario, sé que en épocas de distanciamiento social parece complicado, pero tienes a miles de personas en tu celular. Con presencia activa en redes sociales, compartiendo contenido que ayude, eduque o informe a otros desde tus conocimientos, podrás generar conexiones con potenciales clientes o aliados.

Usa la tecnología a tu favor: Hay cientos de herramientas gratuitas que te pueden ayudar a comenzar a darle forma a tu negocio en línea, solo necesitarás paciencia y creatividad. Si necesitas hacer una página de aterrizaje para crear formularios de captación de datos usa Mailchimp, si necesitas hacer un arte y no puedes permitirte un diseñador, entonces usa Canva o Spark Post, si necesitas editar un video usa Inshot o Quik y si no tienes tiempo para estar todo el día en redes sociales usa Creator Studio de Facebook para  programar contenido para esta red social e Instagram.

Edúcate todos los días: Y no hablo únicamente de comprar una formación, hablo de que aproveches los viajes en el carro para escuchar podcast, de que uses la fila del súper para oír un audiolibro. Pregunta a tus amigos que tienen habilidades diferentes a las tuyas quienes son los referentes en su industria y síguelos en redes sociales. Mientras más visiones distintas puedas tener del mundo y los negocios, más oportunidades encontrarás para tu emprendimiento.

Busca un mentor: Es muy probable que sientas que estás en un momento donde “nadie te va a echar cuento” porque ahora tienes tu propio negocio, pero la realidad es que ese ímpetu joven necesita de la experiencia de quien ya se ha caído y levantado. Tu mentor puede ser un empresario que admires, puede ser un profesional de éxito y trayectoria. Cuéntale de tu negocio y de cómo crees que él puede ayudarte a ser mejor emprendedor, proponle reuniones para intercambiar experiencias y practica la escucha activa. Esto también aplica si sientes que necesitas un cheerleader personal, es importantísimo tener a alguien que te aliente y motive cuando sientes que no puedes hacerlo.

Rodéate de la gente correcta: Esto aplica para los negocios, los amigos, la pareja y la familia, en el camino del emprendimiento hay muchas subidas y bajadas, hay incertidumbre, estrés y preocupación, lo último que vas a necesitar es tener alrededor personas que te digan que no se puede, que no lo vas a lograr o que abandones. No temas cortar relaciones si esto te va a dar el enfoque que necesitas, ni tampoco acercarte a personas que pueden aportarte valor.

Tu palabra como moneda: Tú y yo, que ya hemos emprendido, sabemos que cuando iniciamos la plata no es precisamente lo que sobra, cuando este recurso no está disponible y necesitas ganarte la confianza del entorno, debes comenzar a darle valor a tu palabra y esto significa asegurarte de honrar los compromisos que adquieras con clientes, proveedores y contigo mismo.

Evita la “todología”: Continuando con el punto anterior, quizás al inicio no hay plata para contratar a un equipo que te ayude, pero puede que si te quede algo de dinero para contratar a un asesor por horas o un freelance, si no te lo puedes permitir, entonces existen plataformas como Fiverr donde puedes encontrar freelancers en línea que se alineen a tu presupuesto.

Practica la desconexión: Seguro en este momento piensas “eso no va a suceder, no es posible”, pero en ocasiones el negocio intoxica y con esto me refiero a que estamos tan metidos en él que comenzamos a pensar que nuestra manera de hacer las cosas es la única viable. Busca espacio para poner el mundo en pausa y leer la historia de cómo lo han hecho los grandes, leer sobre estrategias y tácticas empresariales, de manejo de personal y de procesos, no tiene que ser algo pesado, puedes iniciar con John Maxwell (Las 21 leyes irrefutables del liderazgo), Dale Carnegie (Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, T. Harv Eker (Los secretos de la mente millonaria) o Stephen Covey (La velocidad de la confianza)

Por último, no te olvides de que antes de ser emprendedor o empresario eres una persona, saca tiempo para tus hobbies, saca tiempo para tu familia, tus amigos y saca tiempo para ti mismo. Cultiva el hábito de la lectura y de la escucha activa, te ayudará a mejorar tus habilidades.

La pluma invitada de ElCapitalFinanciero.com es:

Mariana Cordero Alcalá
Comunicadora Social, especializada en Comunicación Política y Marketing Digital.
Emprendedora serial.
Socia Fundadora de VC Comunica y de Elhow Academy.

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com