12 edificios disputan supremacía

12 edificios disputan supremacía

Manuel Luna

Capital

La ciudad de Panamá experimenta una transformación total, los altos edificios crecen por todas partes. El cambio experimentado en los últimos 10 años ha sido radical.

Pero el hecho de que Panamá se caracterice por sus grandes edificaciones no es nuevo, ya en el XVII contaba con una de las construcciones más altas de la región se trataba de la catedral Nuestra Señora de la Asunción de 27 metros de altura.

Desde entonces se ha mezclado mucho concreto en la capital panameña a tal punto que hoy hay en construcción unos 200 edificios y al menos diez de ellos superan las 50 plantas.

¿Pero cuales son los más altos?

Hay una larga lista. Skycraper, un sitio por Internet que mide los edificios más altos del mundo, en lo que respecta a Panamá señala el Ocean Trump Club (de uso mixto) como el más alto en la actualidad, con una altura de 293 metros seguido de Torre Vitri (residencial) con 280 metros, The Point (residencial) con 266 metros, , Torre Financial Center (Oficina) 255 metros y Ocean Two (Residencial) con 245 metros.

Torre Vitre cuenta con el mayor número de pisos con un total de 75, seguido por The Point 65 y Tower Financial Center con 57 pisos.

Una buena parte de estos edificios se comercializaron en el extranjero, donde el precio por metro cuadrado promedió los $2.500.

Pero todos estos edificios serán superados en el 2013 cuando se construya la estatal Torre Financiera que contará con 320 metros de altura, y se construirá en las instalaciones de la antigua embajada de Estados Unidos en la Avenida Balboa.

El rostro de la ciudad ha variado de forma radical desde el año 1975 cuando el edificio más altos era el hotel Plaza Paitilla Inn de 20 plantas y 70 metros de altura, siendo en aquella época un icono de la ciudad, ubicado en Punta Paitilla, hoy a penas puede divisarse flanqueado por enormes estructuras de acero y cemento.

La construcción de altos edificios inició en la década del 70, del siglo pasado, cuando se construyó la primera torre de 100 metros, se trató del edificio del entonces Banco Exterior, aunque esa época el sector no alcanzaba el desarrollo que registra en los actuales momentos.

La Avenida Balboa, Costa del Este, Punta Pacífica, Calle 50 y San Francisco son las zonas preferidas para los promotores de viviendas para levantar las nuevas torres.

La Avenida Balboa y Calle 50 es donde se levantan el mayor número de torres, pero los edificios más altos se construyen en Costa del Este.

Estadounidenses, Canadienses y venezolanos son los principales compradores de este tipo de edificaciones y es que instituciones como el grupo publicitario International Living ha señalado a Panamá como uno de los cinco mejores lugares del mundo para retirarse.

Aunque en la sección de Planos y Permisos del Municipio de Panamá no se cuenta con un registro que detalle el número de permisos de edificios de alto tamaño que se gestionan cada mes, funcionarios de esta dependencia aseguran que la tendencia se ha mantenido en los últimos años.

Sin despegar del suelo

Pero no todo fue color de rosas en este periodo, tres de los edificios más publicitados y de mayor altura que figuraron en la agenda y que estaban llamados a ser los más altos de América Latina nunca despegaron.

Entre estos figuraba Palacio de la Bahía, que se construiría en la avenida Balboa, proyectado a una altura de 330 metros. Se trataba de una imponente torre de más de $200 millones, que no pasó de los trabajos de fundación.

El proyecto que fue impulsado por el grupo español Olloquí, tendría 94 plantas.

El expresidente de la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir), Iván Carlucci, considera que la construcción de rascacielos en Panamá continuará.

Y basa sus argumentos en el hecho de que muchas personas quieren vivir en el centro de la ciudad y la única forma es construyendo grandes edificios, porque el precio de la tierra es muy alto y esta es la única forma de hacer manejable ese costo.

Además, tal como lo señala el urbanista Álvaro Uribe en su libro La ciudad fragmentada, la ciudad creció por cerca de un siglo en forma longitudinal, debido a la existencia de la antigua Zona del Canal, contrario al resto de las ciudades de la región, cuyo desarrollo se dio de forma circular, lo que propició que la gente se fueran a vivir a los extremos de la urbe como Tocumen ó Arraiján. Esto ha provocado que el traslado entre esos puntos hacia el centro de la ciudad sea complicado.

En el centro de la ciudad no hay donde crecer y la única alternativa es construir grandes edificios, aseveró Carlucci.

Capital intentó contactar a los directivos de este grupo español, pero no se tuvo éxito, aunque fuentes ligadas al sector inmobiliario dijeron que aún se pretende hacer algo con este proyecto pero no se sabe con certeza qué. Lo cierto es que en la sección de Planos y Permisos del Municipio de Panamá, según informó el arquitecto Erick Sucre no hay ninguna solicitud para reiniciar el proyecto.

La otra torre que no levantó vuelo fue Los Faros de Panamá, cuyo propietario el grupo Moll enfrentó problemas para honrar algunas deudas, incluyendo tres hipotecas, por lo que tiene que hacer frente a un caso de embargo dictado por las autoridades judiciales panameñas.

Se trataba de un ambicioso complejo formado por tres torres, las laterales alcanzarían los 266 metros de altura con 75 plantas, y la Central tendrá 361 metros de altura con 85 plantas. Se trataba de una inversión de $600 millones.

La tercera torre que cayó antes de ser levantada fue el Ice Tower de 104 pisos y 381 metros de altura, la empresa F&F Properties anunció en septiembre de 2008 la suspensión de la obra y la devolución del dinero a los abanados y la construcción de un edificio menos ambicioso para uso de oficinas.

¿Pero a qué obedeció la caída de estos gigantes? Aurelio García, gerente general de la empresa constructora Limajo S.A., considera que estos grandes proyectos no lograron cristalizar porque los promotores colocaron los apartamentos a un precio de 2006 y cuando empezaron a ejecutar el proyecto en 2008 y 2009 los costos de construcción se habían duplicado, lo que impedía desarrollarlos.

Frente a ese escenario el inversionista no podía seguir adelante y la banca no los iba apoyar y sin el apoyo de la banca no se puede seguir adelante, dijo el empresario.

El sector inmobilario panameño sigue creciendo, pero empresarios como García no considera que se vaya a registrar una burbuja, pero si puede verse afectado por una inflación importada, que incrementaría los precios de los materiales de construcción y en consecuencia los precios de las viviendas.

El Burj Khalifa es el edificio más alto del mundo, con 828 metros de altura y 162 plantas. Está ubicado en Dubai a orillas del golfo Pérsico y fue inaugurado en enero de 2010. Mientras que la Torre Bicentario de México con 300 metros de altura y 70 pisos es el edificio más alto de América Latina.

Entre las torres locales que se encuentran en proyecto o en etapa de construcción figura la Torre Financiera, un edificio de 70 pisos y unos 320 metros de altura y cuya construcción se completaría en el 2013, el Yoo & Arts Tower de 67 pisos y 264 metros de altura y el Allure of the Park de 55 pisos y 190 metros de altura, los tres estarán ubicado en la Avenida Balboa y los dos últimos están programados para abrir sus puertas en el 2012.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL