2015, un año de grandes apuestas frustradas

2015,  un año de grandes apuestas frustradas

Se suponía que las cotizaciones del petróleo caerían, pero no tanto

Portrait of tired young business woman with laptop computer

En 2015, algunas de las predicciones bursátiles más populares no dieron los frutos esperados. Se suponía que las cotizaciones del petróleo caerían, pero no tanto. Los bajos precios de la energía iban a beneficiar a los consumidores, particularmente en Estados Unidos (EE.UU.), y a las empresas que les venden bienes, pero la gente no gastó como se esperaba

La Reserva Federal de EE.UU. (FED, por sus siglas en inglés) elevaría las tasas de interés y eso impulsaría las acciones de los bancos, pero la entidad no tomó medidas, sino hasta fin de año y el sector financiero languideció.

Los gestores de fondos se vieron frustrados por estas y otras operaciones ampliamente anticipadas, pero que no rindieron resultados. Gran parte de las ganancias en 2015 estuvo concentrada en un reducido número de acciones, mientras que las apuestas macroeconómicas más populares languidecieron.

La volatilidad en los mercados la semana pasada siguió vapuleando los pronósticos. Una nueva caída de los precios del petróleo golpeó las acciones energéticas, mientras que el Promedio Industrial Dow Jones registró su mayor declive en puntos durante dos jornadas consecutivas desde fines de agosto.

Cada año trae consigo una lista de predicciones erróneas y giros imprevistos en los mercados. Sin embargo, muchos inversionistas concuerdan que el año pasado fue especialmente difícil.

Ha sido un año duro, reconoce Yana Barton, gestora de cartera de Eaton Vance Corp., que administra $311.000 millones en activos.

Barton agrega que el descenso del petróleo podría continuar y que ha estado evitando las acciones de compañías energéticas.

Muchos estrategas de grandes bancos de inversión proyectaron mayores ganancias para las acciones este año. En enero pasado, muchos analistas creían que la caída de 46% de los precios del crudo en 2014 llevarían a los consumidores a gastar el dinero que se ahorrarían. Algunos inversionistas consideraban que las acciones energéticas tocarían fondo y repuntarían.

Un consumidor estadounidense más fuerte debería proveer un impulso al mercado de acciones, escribió en un informe del 11 de diciembre de 2014 Dubravko Lakos-Bujas, director de estrategia de acciones estadounidenses en J.P. Morgan Chase & Co.

Unas semanas antes, un equipo que incluía a Savita Subramanian, estratega principal de acciones y datos cuantitativos de Bank of America Merrill Lynch, recomendó la compra de acciones energéticas. Aún esperamos una recuperación tanto en la economía global como en los precios del petróleo, escribió.

No obstante, el crudo estadounidense descendió 35% en 2015 y el índice de acciones energéticas del S&P 500 ha retrocedido 25%.

En tanto, el sector de consumo discrecional ha sido uno de los de mejor desempeño, con un alza de 7,4%, pero las ganancias fueron obtenidas en gran parte por empresas de Internet como Netflix Inc., Amazon.com Inc. y Expedia Inc.

El consumo no ha aumentado como se esperaba y las acciones de muchos minoristas y compañías tradicionales de consumo cayeron.

No hay dudas que ha habido mucha decepción entre los restaurantes y los minoristas, apunta Craig Hodges, presidente ejecutivo de la gestora Hodges Capital Management. Es un misterio: ¿qué están haciendo (los consumidores) con su dinero?.

Hodges, quien ayuda a administrar el fondo Hodges Small Cap, de $1.800 millones, apostó a un conjunto de acciones de consumo, algunas de las cuales han registrado alzas de 21% y otras caídas de 23%. 

Por: Dan Strumpf
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia