3% de las áreas revertidas queda por desarrollar

3% de las áreas revertidas queda por desarrollar

Yesenia Gordón Quezada

ygordon@capital.com.pa

Capital

Las áreas revertidas han tenido un importante desarrollo hasta el momento: Ciudad del Saber en Clayton, barriadas, centro comercial de Albrook, zona turística en Amador, Área Económica Especial Panamá Pacífico (Howard), el aeropuerto, las inversiones portuarias y logísticas, desarrollos en Rodman. Pero, a la fecha, vale la pena preguntarse, ¿qué le queda por hacer a la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR)?

De acuerdo con Juan Carlos Orillac, actual secretario ejecutivo de la UABR, quien reemplazó a Liriola Pitti Lescure tras su renuncia al cargo el pasado 13 de septiembre, sólo un 3% de las 137.174 hectáreas que fueron revertidas quedan por desarrollarse.

No quedan muchas áreas por revertir en estos momentos, resaltó el funcionario.

De hecho, según el inventario de octubre 2011, la superficie disponible para la venta o alquiler bajo la administración de esta entidad pública es de aproximadamente 4.591 hectáreas. Pero a esa cifra hay que descontar las áreas que no son desarrollables, como la servidumbre, las áreas de vías públicas, las áreas con restricciones (como zonas boscosas) y las áreas urbanas.

Y los aportes al Fondo Fiduciario para el Desarrollo, que se han acumulado desde que se creó la UABR, suman $127,7 millones. En el período 2005, el aporte fue de $10,2 millones, en 2006 fue $12,8 millones, en 2007 no hubo, para el 2008 la cifra se elevó a $47,5 millones, en el 2009 pasó a $46 millones y el año pasado se aportaron $11,1 millones.

Pero si se toman en cuenta los realizados previamente por la Autoridad de la Región Interoceánica (ARI), el total se aproxima a $400 millones.

Orillac señaló que la prioridad de su trabajo es buscar el mejor uso a cada uno de los espacios que todavía quedan por desarrollar y destacó que ya no hay tantas tierras disponibles, como hubo al principio de este proceso.

Para el desarrollo de los espacios que aún quedan, el Gobierno está siendo asesorado por el Banco Mundial (BM), a través de una consultoría.

Técnicos de ese multilateral detallarán ampliamente el mejor uso que puede aplicar para cada caso. Ese estudio se está haciendo tomando en consideración todos los espacios que quedan en el área revertida, de manera tal que no se mida por sectores, que se puede hacer aquí o allá, sino que se hagan en conjunto con miras a elevar la competitividad del país, y enfocándose en proyectos turísticos, logísticos o de áreas relacionadas con los puertos.

 

Nuevas inversiones

El Ejecutivo quiere sacar lo antes posible los proyectos que ya estén listos y ofrecerlos al mercado internacional y nacional. Y uno de esos tiene que ver con el desarrollo de Sherman.

En Sherman tienen para hacer de todo, hoteles ecológicos, farmacias, centros comerciales, hoteles con áreas de mar, área boscosa, área de playa, ya existe una marina funcionando y dada en concesión de arrendamiento. Además, hay un área abierta que puede servir para un área comercial y suficiente tierra para desarrollar proyectos de residencia, que quizás se pueda hacer todo esto en conjunto, dijo el funcionario.

Una de las metas principales de la UABR en el sector Sherman Norte, que consta de 266 hectáreas, es lograr para el 2013 que esté funcionando el primer hotel de 200 habitaciones, dando efectivamente inicio al desarrollo turístico en el Atlántico panameño, y lograr así que la economía regional se reactive e insertando al mercado laboral no menos de 240 empleos directos (Ver Nota: Sherman, área clave para la UABR).

Se espera una inversión de unos $117 millones distribuidos en 14 unidades de negocios, mayormente en el sector hotelero y residencial.

 

Residenciales 

En cuanto a las áreas revertidas para uso residencial, Orillac aclaró que quedan muy pocas casas, parcelas y edificios por colocar. Esto debido a que han sido asignados en uso o se han vendido ya.

Asimismo, muchos edificios están siendo utilizados por instituciones del Estado, que no necesariamente aportaron dinero al fondo; sin embargo, están siendo utilizados en función de las necesidades que tenga el gobierno de cumplir con sus obligaciones.

El empresario Félix Carles, presidente de la firma Bienes Raíces y Seguros Carles, S.A., ve las inversiones de turismo residencial como un apoyo importante para Panamá y considera a las áreas destinadas para tal fin como excelentes oportunidades para los inversionistas del país y los extranjeros. Por lo que no ve con asombro que los precios de ventas de inmuebles revertidos se incrementen hasta un 50% en las subastas.

La mayoría de las asignaciones que se han dado al Estado hasta el momento son a título gratuito y teniendo en cuenta que más vale usar el bien que perderlo por la falta de uso. Sus administradores actuales procuran que estos bienes no sean desvalijados o deteriorados. Cuando una institución decide no utilizarlas más, entonces revierten y la UABR podrá disponer de esos bienes también.

Las oficinas públicas fueron ubicadas en áreas clave, cuyo valor era de más de $500 millones. Ese es el caso del Ministerio de Obras Públicas, varios juzgados en Ancón que están cerca de la Corte Suprema de Justicia y las sedes del Ministerio de Salud, Ministerio de Educación, Caja de Seguro Social y Autoridad Marítima, entre muchos otros.

Al Parque Nacional fueron cedidas 528,14 hectáreas, propuesta que fue consensuada entra la UABR y la Autoridad Nacional del Ambiente, por lo que la nueva dimensión del parque es 4.981 hectáreas.

Omar Torrijos Herrera advertía sobre la posibilidad de que los bienes de la zona del Canal sólo quedaran en manos de los ricos y muchos panameños, al pasar por las barriadas de Albrook, con casas valoradas en más de $200.000, pueden estarse preguntando si eso finalmente ocurrió.

Pero la UABR asegura que no ha sido así: Para los panameños de clase media y familias de ingresos bajos se han dado en asignación al Ministerio de Vivienda terrenos en Puerto Escondido, donde se están desarrollando proyectos de construcción de residencias para la gente más humilde en la provincia de Colón.

Ese proyecto consta de aproximadamente unas 5.000 viviendas, que va a ejecutarse en varios años y que sin duda trascenderá la actual administración. En este periodo presidencial, el Gobierno tiene previsto entregar a las personas de escasos recursos unas 1.000 viviendas.

Por otra parte, están  los bienes de Jean Figali en la calzada en Amador. Orillac asegura que ese es un tema que se está manejando a niveles de los tribunales y a niveles de los abogados. Cree que en muy poco tiempo se va a resolver el caso.

Yo creo que ya los abogados están en una etapa final y lo que se está buscando es que esos bienes reviertan nuevamente al Estado, comentó.

 

Resultados

En 1995 se inició la labor de distribución, uso e inversión en la antigua Zona del Canal. Para dar el mejor uso al área se trazaron cinco grandes objetivos: el económico, el social, el urbano, el medio ambiental y la protección del área canalera para su expansión.

Nicolás Ardito Barletta, director general del Centro Nacional de Competitividad y quien administró los bienes revertidos cuando la entidad era Autoridad de la Región Interoceánica (ARI), asegura que  Panamá ha hecho un buen uso de la antigua Zona del Canal y que los resultados obtenidos están a la vista de todos.

La actividad portuaria, por ejemplo, genera  $450 millones al año en servicios de exportación, la expansión de la Zona Libre de Colón es otro aporte importante, en Howard hay 4.500 nuevos empleos, muchos más que cuando era una base militar. De igual forma, en la Ciudad del Saber hay alrededor de 2.500 empleos.

Además, en las áreas revertidas están operando actualmente más de 200 instituciones cívicas, como Casa Esperanza y Fundación del Trabajo, que tratan temas sociales y apoyan a la niñez, juventud y adolescencia panameña.

Se han vendido más de 2.000 viviendas en Ancón, Balboa, Amador, Curundu y Diablo; y unas 475 casas en Albrook, en la provincia de Colón, en Arco Iris, Margarita, Espinar, Deivis.

Las autoridades cedieron más de 500 hectáreas para viviendas de interés social en Colón, y en Arraijan más de 400 hectáreas para construir viviendas.

También se puede apreciar el desarrollo de la Isla Flamenco, Isla Perico, las concesiones al Centro Smithsonian, que ya estaban en Panamá pero que se han mantenido por la enorme contribución que hacen a la humanidad, pues ahí trabajan más de 400 científicos, detalló Barletta.

El desarrollo del Museo de la Biodiversidad, diseñado por Frank Ghery y en construcción en la calzada de Amador, es otro ejemplo de lo que se ha logrado hacer hasta la fecha.

Barletta también destacó los puertos, el aeropuerto, los hoteles de turismo, los nuevos centros comerciales, la expansión de la Zona de Libre de Colón, la Ciudad del Saber, la rehabilitación del ferrocarril.

En cuanto al desarrollo urbano, refirió el Corredor Norte, la nueva infraestructura de Amador, Albrook, los pasos elevados, las carreteras y el puente Centenario.

En relación al objetivo medioambiental, se contrataron 13.000 hectáreas para reforestar el área de la Cuenca del Canal, se creó el área reservada de Sherman con 10.000 hectáreas, se le dio al Canal el manejo y la protección de la cuenca hidrográfica del Canal, que incluye toda el área boscosa alrededor de la vía interoceánica, y se trabajó con más de 1.000 campesinos para ayudarlos a establecer puertos y cultivos en consistencia con la protección del medio ambiente. En materia social, vale la pena resaltar las universidades, escuelas, instituciones cívicas y las oficinas públicas que operan en el área, contó Barletta.

El ex funcionario recomienda a las autoridades que se siga respetando el plan de zonificación, porque hasta el momento eso a permitido hacer una buena labor.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL