La leche derramada

La leche derramada

leche

El sector agropecuario panameño continúa adoleciendo de políticas de largo plazo, de estrategias definidas y focalizadas, y en su lugar se continúa reaccionado frente presiones o situaciones que se van presentando.

Como fue el caso del el Fenómeno del Niño cuando se anunciaron una seria de medidas, luego que más de 1.000 reses habían muerto en la región de Azuero y más recientemente  ante las demandas de los productores de leche que solicitaron al Gobierno un apoyo adicional para compensar el precio que le paga la industria  procesadora.

Se trata del pago de $0,10 por litro vendido, una medida que beneficiará a unos 6.000 productores, y  que fue justificada con el argumento  de  evitar un posible alza del precio de la leche y sus derivados a los consumidores.

Si bien el sector agropecuario requiere de ayuda y de inversiones que superan los $1.000 millones, es necesario que se empiece a planificar con luces largas, pues esta medida sólo viene a representar un parche más.

Y no está claro quiénes serán los mayores beneficiados, los productores de leche que ahora recibirán  $0,50 por litro o las empresas procesadoras que ya no tendrían que ajustar el precio de su materia prima  a sus proveedores.

El ministro de Desarrollo Agropecuario (Mida), Jorge Arango, señaló que tras esta compensación ningún producto lácteo aumentará de precio, pero en un mercado donde prevalece la libre oferta no hay forma de evitarlo, a menos que el producto sea regulado.

La medida será efectiva hasta el 31 de diciembre de 2016 y según Arango irá ligado a un programa de capacitación para que los productores tripliquen la producción.

Algo que resulta poco probable que se logre en un corto tiempo, y más cuando los ganaderos enfrentan serios problemas por la escasez de lluvia, y está reduciendo sus hatos ganaderos para evitar que las reses mueran por falta de agua y comida, por lo que volver a repoblar las fincas tomará su tiempo.

Si la producción de leche no ha logrado crecer más de un 5% en los últimos años, cómo lograrán que crezca un 150% en un plazo tan corto.

La medida dará, sin duda, un respiro a los productores de leche Grado C, pero es hora que se empiece a trabajar a largo plazo en proyectos que mejoren la productividad del hombre del campo, pero para ello, también se requiere de políticas de Estado y de un cambio de mentalidad de los propios productores.

No estoy del todo seguro que la política de sacar plata de un bolsillo para ponerlo en el otro sea el  mejor camino para resolver los problemas del sector agropecuario o de cualquier otro sector.

Y aún queda por ver si no  aumentará el precio de los  derivados lácteos en los próximos meses o si la producción de leche logre triplicarse.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL