Cinco Tendencias del Futuro del Trabajo: Nuevos comportamientos

Actualmente compartimos absolutamente todo, especialmente a través de las redes sociales.

Group of business people working using digital devices

Otra de las tendencias que Jacob Morgan recomienda mantener en la mira, en su libro El Futuro del Trabajo, es la de nuevos comportamientos en la fuerza laboral. Y sobre este tema, ya es hora que desechemos las trilladas frases de muchos líderes organizacionales, de que las nuevas generaciones laborales son más tecnológicas que el resto de la fuerza laboral actual (incluyendo a los tradicionales, baby boomers y Xgens).

Esta es simplemente una expresión muy poco meditada y falsa. Si fuera cierto, entonces ¿por qué tenemos problemas de sobrecarga de información? ¿Por qué nos enfrentamos a problemas de gestión personal y de desempeño? ¿Por qué nos cuesta tanto alcanzar los resultados? Pues principalmente porque precisamente, en los últimos 5 años, todos sin excepción hemos modificado nuestros comportamientos personales, especialmente frente a la tecnología. Ya no son solo los jóvenes los que andan pegados al Android en la hora del almuerzo o la cena, o en medio de una reunión en la oficina, sino TODAS las demás generaciones por igual. Y esto es el resultado de que en muy poco tiempo nos hemos Hiperconectados a todo y a todos.

Mi madre es un interesante ejemplo de este cambio de comportamiento. Ella pertenece a la fuerza laboral tradicional (nacidos hasta 1949) y se ha visto obligada, por necesidad y en total contra de su voluntad, a cambiar sus comportamientos. Actualmente se gestiona utilizando una laptop (ni siquiera usaba desktop), su cuenta de correo es a través de google apps (tenía una secre que le contestaba los emails), utiliza Netflix para ver sus series favoritas de televisión (no soporta esperar que llegue la siguiente temporada a la TV, sino que me pide que se la proyecte antes de tiempo) y con su Android gestiona el arribo y descarga de los barcos que contratan los servicios de la agencia naviera que representa. Se sigue resistiendo a utilizar WhatsApp, pero apuesto a que dentro de los próximos 3 meses lo estará utilizando.  Aunque no nos hayamos percatado, toda la fuerza laboral actual ha desarrollado nuevos comportamientos formados principalmente por las nuevas tecnologías.

Además, actualmente compartimos absolutamente todo, especialmente a través de las redes sociales. Nos hemos abierto hasta convertirnos en seres más colaborativos. Hoy conversamos mucho más virtualmente que cara a cara, o por teléfono. Y como hemos podido demostrar, no son solos los milenios, sino somos todos. Y esta es una tendencia que estamos viendo a través de las demografías y geografías alrededor del mundo.

Sin embargo, estos nuevos comportamientos no están siendo aprovechados en nuestras organizaciones. Aun nos encontramos utilizando plataformas poco colaborativas y que NO se encuentran al nivel de los nuevos comportamientos existentes de la fuerza laboral. Por ejemplo: plataformas de correo electrónico e intranets para la comunicación, sistemas de CRM y plataformas de facturación y administración en general, que nos mantienen atados al puesto de trabajo por supuestos temas de seguridad. Herramientas tecnológicas y criterios de control que no facilitan a la fuerza laboral el desempeño, la colaboración ni la interacción. Se ha creado una brecha entre las tecnologías que utilizamos en nuestra vida personal y en las empresas para las cuales trabajamos.

Esta realidad impacta negativamente en la fuerza laboral, generando frustración, desmotivación, pérdida de alineamiento, si entrar en los detalles de que realmente estos procesos se han vuelto barreras a la productividad y al desempeño. Si estos nuevos comportamientos nos hacen sentir más conectados, colaborativos, integrados como equipo en nuestros proyectos y metas; ¿no sería ideal que fuera así en nuestras vidas profesionales? ¿A que le tememos? ¿Por qué necesitamos recibir 500 emails al día, si no podemos accesar a la gente correcta ni la información que necesitamos, para lograr resultados en la organización? ¿Por qué seguimos pareciendo islas? ¿Por qué hay tanta duplicación de contenido? ¿No será más fácil compartir, colaborar y construir comunidades a lo interno con nuestros compañeros para desarrollar nuevas ideas y encontrar mejores soluciones y formas de trabajo en equipo (sin tener que echarle mano otro año más al clásico tallercito de cuerdas que ya parece no dar resultado)?.

Las empresas que descubran la manera de aprovechar estos nuevos comportamientos serán las organizaciones en donde la fuerza laboral del futuro deseara trabajar y aportar. Y el futuro es ya!

Julio E. Ortega M.
Director Ejecutivo GTD Getting Things Done David Allen Panamá
Panamá República de Panamá
julio.ortega@davidcopanama.com
Linked in: Julio E. Ortega M
Twitter: @JULIO_GTD_PA

Más informaciones

Comente la noticia