5 pequeñas acciones para ayudar a destrabar conflictos

5 pequeñas acciones para ayudar a destrabar conflictos
El lenguaje ocupa sólo el 7% de la comunicación humana |  Pixabay

En un mundo de co-creación donde se necesita de la cooperación para llevar adelante la vida, los proyectos y los negocios, es importante mantener sanos y fortalecidos los vínculos con las demás personas.

Como los desacuerdos y discusiones serán inevitables, ya que forman parte de la condición humana, estos tips pueden ayudar a superarlos en forma efectiva y natural.

1. Caminar junto a las personas con las que tenemos diferencias. 

La ciencia ha demostrado que cuando caminas mientras compartes ideas, conceptos y puntos de vista con otras personas, aun estando en desacuerdo, se produce un efecto de acercamiento tácito. Si bien lo ideal es que las dos personas estén predispuestas a zanjar las diferencias, puedes implementarlo acompañando el paso, el ritmo, e incluso, caminando con el mismo pie y tipo de marcha de la otra persona. Esto ayuda a promover la empatía. Se llama “acompasar”, ir al compás de la otra persona.

2. Desconectar el móvil cuando nos reunimos.

Cuando atraviesas momentos de sensibilidad en la relación con otros es importante dar señales claras de que te interesa recomponer la situación -si así lo sientes y anhelas-. El hecho de desconectar el móvil o cualquier otro signo que elimine ruido de por medio, será visualizado por la otra parte como un gesto de tu parte para un acercamiento. Pruébalo sin que te importe demasiado qué haga y diga la otra persona. Se trata de una intención que nace de tu parte. Da lo mejor, espera lo mejor. Y desapégate al resultado final. Sólo hazlo.

Recuerda: las conversaciones importantes es conveniente mantenerlas cara a cara, o utilizando algún dispositivo donde las dos personas puedan verse. Es difícil solucionar las cosas por escrito, o por mensajería de texto: busca siempre el encuentro de la mejor forma posible, para poder aprovechar el entorno y “leer” mejor la situación a superar.

3. Mirar a los ojos.

Se dice que la mirada es la ventana del alma. Cuando mantienes diferencias con otros un signo inequívoco puede ser el desvío del encuentro visual. Recomponer este gesto de comunicación no verbal traerá como consecuencia un acercamiento que facilitará destrabar la problemática presente. Sostén la mirada, y suavízala, para que no esté en modo agresivo o fuerte. Busca empatizar con la expresión de tu rostro.

4. Emular la postura corporal del otro.

También funciona acompañar la posición corporal que mantienen las otras personas sin que quede como una mueca ficticia. Por ejemplo, si está con los brazos cruzados tu puedes elegir cruzar levemente los pies; o si tiene el cuerpo descansado hacia atrás, no es necesario que te eches de la misma forma; sino que busques un equilibrio entre lo que el otro “dice” con su cuerpo, y una postura a medio camino, para acompañar el acercamiento. Puedes utilizar algunos de sus gestos con las manos, por ejemplo, para hacer más consistente este proceso. Así se van derribando las barreras.

5. Repetir algunas de las palabras que dice el otro.

Respecto al lenguaje que ocupa sólo el 7% de la comunicación humana (el otro 93% es no verbal, compuesto en un 55% por los gestos y un 38% por el tono de voz), funciona incluir dentro de tu diálogo palabras y conceptos que la persona está expresando. No lo hagas con la misma intención negativa que pudiese tener, sino que lo puedes extrapolar y colocar en otro contexto. Tampoco reafirmes lo negativo: transfórmalo en positivo. Por ejemplo, si el otro dice: “No estoy de acuerdo contigo”, te sugiero evitar responder: “No, yo no estoy de acuerdo contigo”, y reemplazarlo por algo superador del estilo: “Entiendo lo que comentas, sin embargo, desde mi perspectiva, quiero proponerte que…”, y explicas tu posición de avance en positivo.

Como habrás observado, se trata de detalles cotidianos que muchas veces son pasados por alto, sobre todo cuando hay un conflicto de por medio. Si empiezas a incorporarlos en esos momentos y con las personas apropiadas, es muy probable que empieces a suavizar el tenor de los problemas, y así, acercarte de mejor forma a una mejor calidad de comunicación con los demás.

 

Por: Daniel Colombo


Facilitador y Master Coach Internacional especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; comunicador profesional y autor de 28 libros.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL