7 claves para ejercer un Liderazgo Consciente en empresas y equipos

7 claves para ejercer un Liderazgo Consciente en empresas y equipos
El liderazgo consciente busca trabajar en equipo y tomar decisiones pensando en el bien mayor.|Pixabay

En medio de profundas transformaciones globales, el mundo de la conducción de personas, empresas y organizaciones de todo tipo (incluyendo los países) debate la necesidad urgente de un nuevo estilo de liderazgo.

El Liderazgo Consciente es una de estas vertientes que, desde hace un par de décadas se enfoca en privilegiar por sobre todas las cosas el liderazgo interpersonal, los vínculos y la calidad humana.

Expresado así, parecería ser la base natural de todo el proceso de liderazgo; sin embargo, asistimos a organizaciones que están muy lejos de este modelo, donde el verticalismo de los jefes opaca a los que tienen buenas iniciativas, y donde la innovación es mirada -aún hoy- como algo raro y difícil de llevar a la práctica.

El origen del liderazgo consciente

Desde siempre los humanos se han organizado en jerarquías, donde alguien encabezaba y los demás aceptaban cómo hacerlo, qué y cuándo.

En el mundo empresarial y de todo tipo de organizaciones, fue planteado en 1957 por Selnick, quien comenzó a hablar sobre la función directiva acercando el concepto de que era necesario un liderazgo que defienda la integridad de la institución.

Esto llevó que, casi tres décadas más adelante, el enfoque se vuelque en una evolución llamada Liderazgo Resonante (Mckee, Boyaztis, 2006), o más recientemente, el Liderazgo Consciente (o “Mindful”, conciencia plena, de Goleman, el mismo de la inteligencia emocional.

¿Qué es el Liderazgo Consciente?

El Liderazgo Consciente se enfoca en el desarrollo de un estilo de conducción donde el líder observa y acciona en la organización pensando siempre en satisfacer tres tipos de necesidades de quienes la integran y a quienes beneficia: materiales, cognitivas y afectivas.

Esto significa que, más allá de su rol de conducción de una institución de cualquier tipo, lo que hace el líder consciente es articular ciertas culturas organizacionales que promuevan las buenas prácticas de la comunicación permanente, desestresar a los colaboradores, generar espacios de intercambio e innovación, e implementar políticas donde lo material -por ejemplo, generar beneficios para los accionistas- no es el único eje sobre el que se actúa.

Así surge un nuevo tipo de líderes, más conscientes de sus aptitudes y actitudes permanentes para conducir a las personas en pos de objetivos comunes.

El liderazgo consciente busca: inspirar, motivar, comunicar, compartir, cooperar, deliberar, expresar, tomar decisiones pensando en el bien mayor, trabajar en equipo, establecer marcos de libertad, colaborar y co-aprender.

A la vez, incentiva que cada persona se sienta protagonista, y no actúe siendo víctima de la situación. Y, por cierto, esto trasciende su participación en la empresa, ya que es radical para que asuma la responsabilidad total por quien es, lo que hace y sus decisiones, pequeñas o grandes.

El líder consciente hace foco en lo relevante y sabe seleccionar la información apropiada para tomar mejores decisiones. Parte de la base de multiplicar recursos para hallar las soluciones.

También tiene destrezas en gestión emocional avanzada, tanto sobre sí mismo como para conducir a otros.

La flexibilidad y la adaptabilidad son dos ejes de su gestión, tanto en la vida como en el trabajo.
Todo, acompañado de una buena dosis de paciencia y de moderación respecto a las expectativas, ya que el cambio cultural hacia un liderazgo consciente lleva tiempo y necesita que el proceso madure en cada miembro.

7 claves para empezar a ser un líder consciente

Revisar la consciencia de uno mismo.

Hacer un permanente trabajo personal de auto desarrollo y auto conocimiento

Afrontar los miedos, fantasmas y zonas oscuras individuales, para evitar proyectarlas al conjunto que se dirige.

Entrenarse en una consciencia plena, vivir el presente y observar los obstáculos como peldaños para crecer y proyectar el futuro deseado.

Establecer las bases del futuro trabajando profundamente en despertar el auto liderazgo en cada persona (tanto del equipo como los destinatarios de la tarea que se realiza, por ejemplo, mejorando la experiencia de los clientes).

Guiar, orientar, estimular y promover la libertad mientras se evalúa el curso de los resultados establecidos de antemano.

Lograr cohesión entre las personas sobre la base de la honestidad, valentía y capacidades innatas para resolver problemas -diferentes en cada uno.

Algunas de las mejores prácticas y herramientas concretas para desarrollar el liderazgo consciente son el coaching, los procesos sistémicos organizacionales, experiencias outdoor (al estilo TeamBuilding, aunque debe cuidarse que no se quede sólo en la experiencia de destreza física), espacios de mentoring, participación, gestión apropiada del talento humano y basados en innovación permanente.

Por: Daniel Colombo
El autor es coach especializado en alta gerencia , profesionales y equipos de trabajo; comunicador profesional, conferencista internacional y autor de 21 libros.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL