ABP: No habrá interés de mora, pero clientes deben demostrar afectación por COVID-19

ABP: No habrá interés de mora, pero clientes deben demostrar afectación por COVID-19
Cada cliente debe negociar su situación particular con los bancos con los cuales mantienen relación comercial| Archivo

La Asociación Bancaria de Panamá (ABP), al ofrecer detalles del acuerdo que extiende medidas de alivio financiero hasta diciembre de 2020, reiteró que no se cobrarán intereses de mora ni recargos, pero es muy importante que todos los clientes, tanto naturales como empresas, comuniquen su situación particular a cada institución.

Aimeé Sentmat de Grimaldo, presidenta de la junta directiva de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP), y Carlos Berguido, presidente ejecutivo de la ABP, convocaron a rueda de prensa virtual, este 5 de mayo, para ampliar la decisión que se adoptó, a solicitud del presidente de la República, Laurentino Cortizo, de adoptar nuevas medidas de alivio financiero, en adición a las ya tomadas en marzo de este año.

La presidenta de la ABP afirmó que “el sistema financiero demuestra el compromiso de un sector que ha estado, está y estará para apoyar a Panamá y a sus ciudadanos. Son medidas de alivio financiero que exigen solidaridad y esto significa beneficiar a quien no pueda pagar y  pague quien sí lo pueda hacer”.

Explicó que no se puede pretender que estas medidas alcancen a quienes no están afectados con la pandemia porque no sería sostenible en el tiempo.

 ¿Quién y cómo resultará beneficiado?

Como una manera de hacer claras las medidas adoptadas por la ABP, en función de las aclaratorias aportadas por la presidenta de la ABP, tanto en su intervención como en el encuentro virtual con los medios de comunicación, procedemos a detallar los aspectos más relevantes:

-Las medidas aplican para todo el portafolio de crédito de los bancos, la denominada banca de consumo (crédito hipotecario, préstamos personales, de auto y tarjetas de crédito) y también al sector comercial, micro, pequeña y medianas empresas (Mipymes) y empresas grandes.

– La extensión de la moratoria o periodo de gracia en los créditos es de hasta 180 días.

Estas medidas no son automáticas. Personas naturales y empresas deben demostrar que tienen una afectación económica a causa del COVID-19 y, por tanto, no pueden pagar.

-Cada cliente, de esta forma, debe tener una comunicación constante con su banco para explicar la causa de la merma de sus ingresos y  el banco determinará la medida de alivio financiero.

-Entre otras evidencias que los bancos aceptan, destacan el despido o la suspensión de contratos (de hecho, la ABP está estableciendo contactos con el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, Mitradel, para acelerar el conocimiento de los casos). En el caso de las empresas, demostrar que el negocio está cerrado, que hay mermas de ingresos, mostrar saldos promedios, entre otros mecanismos financieros.

-Estas medidas son extensiones de pago, es decir, el cliente no tiene que hacer ese pago mensual que incluye tanto capital como intereses regulares, pero, se insiste, solo si está afectado por el COVID-19.

Cuando se levante el periodo de gracia, el cliente mantendrá su misma cuota (capital más intereses) pero tendrá que extender su plazo de pago. Por ejemplo, si la persona terminaba de pagar (antes del COVID-19) en marzo de 2021, extenderá el pago de su cuota por los meses faltantes.

-Ocurre que los bancos también pueden negociar con sus clientes las modalidades. Por ejemplo, agregar nuevas cuotas o al final del préstamo pagar una cuota extraordinaria que corresponde a las cuotas que dejó de pagar mientras duró el periodo de gracia. Reiteramos: No es automático, debe hablar con su banco y demostrar que no puede pagar, incluso, si su afectación es parcial, renegociar montos de pago. Queda en el común acuerdo de ambas partes.

-Los bancos no cobrarán interés de mora ni recargos, pero sí cobrarán el interés habitual, como ya se explicó, el que se cobra con cada mensualidad que incluye capital e intereses. “No se dejan de cobrar los intereses porque son los ingresos de los bancos y no se puede poner en riesgo la sostenibilidad del sistema financiero que es el motor del crédito y del desarrollo del país. Sin crédito no hay liquidez y sin liquidez la economía se paraliza”, advirtió de Grimaldo.

-Mientras dure el periodo de gracias, los bancos no reportarán a la Asociación Panameña de Crédito (APC) las demoras así que el historial de crédito  no resultará afectado.

La presidenta de la junta directiva de la ABP expresó su complacencia porque a pesar de las medidas, que han significado al 30 de abril de 20202, $14.7 billones en obligaciones no cobradas por los bancos, cerca del 50% de los clientes han hecho frente a sus obligaciones.

Agradeció este gesto responsable porque “será la única manera de ayudar a quien lo necesita y ser capaces de reactivar la economía nacional”.

Reconoció que ante el escenario del COVID-19 es difícil pensar que en junio 2020, cuando culminaba la etapa de alivio financiero concedido de manera inicial por la banca, los clientes iban a tener una situación mucho más clara, de allí que como gremio se adoptaran estas decisiones.

Berguido, por su parte, destacó el “compromiso de los bancos de Panamá de trabajar con todos sus clientes, tanto deudores como depositantes, para mantener vidas y negocios en pie”.

La ABP reiteró a los ciudadanos que es fundamental cuidar su historial de crédito y apoyar la reactivación de la economía nacional, de allí de insistir en el exhorto: Quien pueda pagar, que lo haga.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com