Acciones al portador, he ahí el dilema

Acciones al portador, he ahí el dilema

Incluímos en esta edición una nota sobre la próxima visita oficial del presidente de Panamá a Francia y el discurso que dará ante la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) porque estamos muy conscientes de la relevancia que tiene para el país pasar la revisión paritaria de esa organización multilateral (Ver nota: El desafío de Martinelli en Francia, p. 11).
El primer mandatario enfrenta un gran desafío: O convence al mundo de que Panamá no es un paraíso fiscal y está cooperando con los países que intentan ponerle coto a los evasores de sus fiscos o tendrá por fuerza mayor- que terminar haciendo nuevos ajustes legales, incluso el de la inmovilización de    acciones al portador, que implica un cambio sustancial al modelo de sociedades anónimas (S.A.) que se ha manejado por décadas.
Yo soy de las que cree que aunque Panamá ha firmado 19 tratados tributarios para el intercambio de información fiscal con un importante grupo de países, ha creado la Dirección de Tributación Internacional, ha implementado normas de precios de transferencia, ha introducido poderes a la Dirección General de Ingresos para solicitar información a efectos de cumplir con las solicitudes de información basadas en dichos tratados tributarios y ha establecido por ley la obligación de los abogados y de los bancos de conocer a sus clientes, incluyendo aquellos que mantengan sociedades con acciones al portador, eso no será suficiente para que la OCDE nos saqué de sus listas discriminatorias.
Creo que la inmovilización de acciones al portador no es un asunto negociable para ellos y también creo que incluso más adelante vendrán por más.
Por eso me cuesta creer que Martinelli podrá lograr en Francia convencerlos de que con todo lo que hemos hecho hasta ahora es suficiente y temo que el fin de las S.A. panameñas es inminente. Ojala y esté equivocada Amanecerá y veremos
En todo caso, quisiera cerrar esta columna incorporando la opinión que Adolfo Linares tiene sobre este tema y que no entró en la nota referida anteriormente porque a la hora de su llegada ya se había cerrado esa página.
El ex presidente de la Cámara de Comercio de Panamá es de los que piensa que Martinelli debería decirle a la OCDE, de manera enérgica, que esa organización es la que ha faltado, con los principios de  no discriminación, trato nacional y trato equivalente.
Esta es la posición que habían mantenido todos los gobiernos de Panamá hasta que, por alguna razón que desconozco, el ministro de De Lima ha permitido que a Panamá no se nos trate con equidad y se nos discrimine al permitirle a la OCDE que nos exija la aprobación de leyes como la inmovilización de las acciones al portador como requisito para pasar la Fase 1 de la mal llamada revisión de pares del Foro Global, y sin embargo, no le ha exigido lo mismo a otros países que ya pasaron la Fase 1 como Inglaterra, Francia y España, entre otros, sin tener que eliminar o inmovilizar las acciones al portador, destaca Linares.
El abogado sostiene que la OCDE tampoco le ha exigido a los Estados Unidos (EE.UU.) que permitan intercambiar información con aquellos países con los cuales tiene tratados tributarios.
Las leyes de EE.UU. actualmente prohíben el intercambio de información tributaria de extranjeros no residentes con excepción de Canadá.  Y es en este doble estándar donde está elproblema.   En otras palabras, el Presidente debe exigir respeto y trato igualitario.  Si las acciones al portador hay que eliminarlas o inmovilizarlas, entonces se debe exigir a todos los países y no solo a unos cuantos, como pretende la OCDE, concluyó.

Marianela Palacios R.
mpalacios@capital.com.pa
Editora

Más informaciones

Comente la noticia