Accountability: Por un liderazgo responsable

Accountability: Por un liderazgo responsable
El estudio también reflejó que sólo el 27% de las organizaciones cree que tiene una cultura fuerte de liderazgo| Archivo
  1. El liderazgo responsable (accountability) es un valor que deben tener las personas que dirigen organizaciones en cualquier ámbito, sea público o privado. Los desafíos que presenta el mundo actual demandan una cultura de liderazgo más sólida.

En la actualidad, en América Latina las instituciones públicas padecen una crisis de confiabilidad. A la gente le cuesta creer en sus líderes debido a las promesas incumplidas y las tareas a medio hacer. Lo mismo, en menor escala, sucede con las organizaciones privadas. Se trata de una tendencia globalizada.

Un estudio elaborado por Lee Hecht Harrison en compañías de Norteamérica, Sudamérica, Europa y Asia reveló que, aunque el 72% de los participantes considera el “accountability” clave en su estrategia de negocios, solo el 31% de ellos se encuentra conforme con el “accountability” de sus líderes.

El estudio también reflejó que sólo el 27% de las organizaciones cree que tiene una cultura fuerte de liderazgo y que la satisfacción con el “accountability” de sus líderes satisface al 52% de los ejecutivos, al 31% de los mandos medios y al 30% de los responsables de primera línea.

Moldear a otros
Un buen líder no solo habla de “accountability”, sino que moldea a su entorno. Entiende su responsabilidad y la asume con todas sus implicaciones; discierne los objetivos de su organización, se alinea a ellos e involucra a todos sus colaboradores y stakeholders en su ejecución. Todos reman hacia el mismo lado hasta llegar a su destino.

Pero también se preocupa de formar a otros líderes con “accountability”.

El liderazgo determina el rendimiento de los equipos en una organización. Bien conducido genera responsabilidad, innovación, satisfacción, comunicación y compromiso.

Los líderes “accountable” establecen expectativas elevadas para su rendimiento personal y para el personal a su cargo; anteponen lo que es mejor para la empresa, por encima de sus intereses personales; se comprometen a diario con marcar una diferencia significativa que repercuta en sus clientes, agentes implicados y empleados. Además  tienen el valor de afrontar las tareas difíciles que van surgiendo, promoviendo conexiones que conduzcan a incrementar la confianza y el apoyo mutuo.

Un líder “accountable” marca la diferencia y deja huella. Panamá requiere de este tipo de liderazgo en sus organizaciones y servidores públicos.

Cleide Cooper
Executive Coach/Learning and Development
Lee Hecht Harrison

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias