ACP propone la construcción de un nuevo embalse

ACP propone la construcción de un nuevo embalse
El Canal cerrará el año fiscal con 440 millones de toneladas| Archivo

Sin agua no habrá cuarto juego de esclusas, advirtió Jorge Luis Quijano, administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), quien señaló que el crecimiento de la ruta interoceánica está muy vinculado a la creación de un nuevo embalse que permita conservar el líquido para tiempos difíciles.

Aclaró que no está promoviendo nuevas esclusas, pero el 2030 es una buena fecha para contar con el cuarto juego siempre y cuando se garantice el agua.

Las palabras de Quijano se dieron durante el foro organizado por la ACP, denominado “Llevemos nuestro Canal al futuro”, donde se realizó un balance sobre los logros y desafíos de esta entidad.

La sangre del Canal es el agua” y el “reto es El Niño”, fueron dos frases empleadas por Quijano para hacer clara alusión al fenómeno climático que en 2016 impactó al país y, en el caso de la vía marítima, obligó a una reducción del calado, que generó  una merma de $40 millones en los ingresos.

Necesitamos más agua si queremos llevar el tránsito de siete buques por día a 12 o 13”, dijo.

Más de la mitad del país se nutre de los lagos Gatún y Alajuela, “embalses que han permitido el crecimiento del Canal de Panamá y de la población”.

Resaltó que el Canal controla el uso del agua y la estabiliza, pero en el país, debido a causas asociadas al crecimiento demográfico e industrial, existe un consumo a la fecha (2018) de 437 millones de galones diarios, a lo que hay que sumar la proyección de 225 millones de galones diarios por ampliaciones y nuevas plantas potabilizadoras, agua que también se tomará de estos dos embalses.

Entre otras acciones, desde la ACP proponen reparar los sistemas de distribución para evitar pérdidas del líquido, medir y cobrar por el consumo de agua, “que pague más quien pueda pagar y pague menos quien no pueda”, subrayó Quijano, “y no hay otra salida que un nuevo embalse o lago multipropósito”.

Al respecto, el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) contrató a la ACP para realizar los estudios de factibilidad, que en el caso de la cuenca del río Indio (provincia de Coclé) iniciaron hace año y medio, con una fase inicial de encuentros con las comunidades. Esperan entre mayo y junio de 2019 tener listo el diseño conceptual del posible embalse y tomar decisiones.

También han evaluado el área del Bayano, al Este de la provincia de Panamá, para disminuir la presión sobre el lago Alajuela, y otros proyectos en la cuenca de Santa María, el río Parita, La Villa y la subcuenca del río Perales para retener el agua en los tiempos difíciles en beneficio de los habitantes.

Quijano, en otro momento de su intervención, reiteró que la construcción del puerto de Corozal no está detenida, sino que se realizan los ajustes necesarios y se mantienen conversaciones con los interesados.

Reiteró la necesidad de impulsar actividades complementarias para agregarle valor a la carga y no limitar la operación del Canal a mover contenedores, lo que supone, entre otras acciones, impulsar un parque logístico de 1,200 hectáreas y el llamado turismo canalero, con proyectos para generar otro tipo de experiencias en el visitante.

Destacó que hay un entorno muy demandante. En marzo de 2016, cerca de la fecha de culminación de la ampliación del Canal de Panamá, el Canal de Suez, el principal competidor de la ruta marítima panameña, redujo los peajes hasta un 65% y eso llevó a perder algunos buques.

“Esto demuestra que hay gente dispuesta a competir con nosotros. Nos ayuda nuestra conectividad que no la tiene Suez para nuestra región, pero debemos estar alertas ante las potenciales amenazas”, precisó.

Como buena noticia anunció que cerrarán este año fiscal con 440 millones de toneladas (CP/Suab, medida de volumen del Sistema Universal de Arqueo de Buques de la vía interoceánica) cuando el pronóstico era de 413 millones de toneladas.

Manuel Benítez, subadministrador de la ACP, explicó, por su parte, que el desempeño del Canal de Panamá se basa en su estabilidad, solidez y autonomía consagrada en la Constitución.

Los panameños no podemos fracasar en nuestra responsabilidad de mantener el Canal y sus actividades conexas con sentido de continuidad y eficiencia”, apuntó.

Desde el año 2000 a la fecha, el Canal ha entregado aportes directos al Tesoro Nacional por $15,000 millones.

Por su parte, Francisco Miguez, vicepresidente de Finanzas y Administración de la ACP, detalló un margen de utilidad de 42%, finanzas robustas y 440 millones de toneladas en tránsito gracias a la ampliación del Canal, con una proyección hacia 2022 de 572 millones de toneladas, cifra que no se habría podido alcanzar sin las nuevas esclusas. De hecho, desde el 2012 al 2015 se perdió participación en el mercado porque no podían pasar más barcos (Ver gráfica: Tonelajes).

En tanto, Oscar Bazán, vicepresidente de Planificación y Desarrollo Comercial de la ACP, señaló que el mayor desafío ha sido transformar el Canal en un modelo orientado al mercado y a la competitividad.

Otro eje vital es el ambiental. La Organización Marítima Internacional (OMI) dio un mandato: En menos de 14 meses las embarcaciones no podrán utilizar ciertos combustibles que impactan las costas y esto obligará a transformar las maquinarias y a los puertos acogerse a las normativas.

La ACP, en esta visión, tiene un amplio programa de ruta verde con estrategias amigables con el ambiente.

Violeta Villar Liste
violetavillarliste@gmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias