Acuerdo del proyecto Barro Blanco genera fuerte debate

Acuerdo del proyecto Barro Blanco genera fuerte debate

Gobierno asegura que preserva la propiedad de Genisa sobre la hidroeléctrica

El acuerdo firmado el pasado 22 de agosto en Llano Tugrí por el presidente de la República Juan Carlos Varela, la cacica Silvia Carrera y otros dirigentes de la Comarca Ngäbe Buglé con el objetivo de facilitar el inicio de operaciones de la hidroeléctrica Barro Blanco, fue rechazado por varios gremios empresariales que lo consideran un atentado contra la seguridad jurídica y libre empresa, que tendrá consecuencias negativas para el país.

El documento, que todavía no ha sido publicado en su totalidad, contempla entre sus principales puntos que la operación del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco será manejada por un tercero independiente, con suficiente experiencia en el gestión y el mantenimiento de centrales hidroeléctricas y que se priorizará que el 50% del personal sean indígenas de la Comarca Ngäbe Buglé y campesinos.

Además, el Gobierno de la República se compromete con las autoridades comarcales a crear un fideicomiso, con aportes del Gobierno por el término de la concesión del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, para el desarrollo de actividades agrícolas, pecuarias, forestales, eco turísticas y artesanales, formación de capital humano, electrificación rural, en las comunidades indígenas y campesinas aledañas al proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco, con prioridad en las comunidades del distrito de Munä.

El documento señala que el Gobierno, en atención a las circunstancias particulares que originaron la crisis que se resuelve por medio de este acuerdo, procederá a la cancelación de cualquier concesión de proyectos hidroeléctricos que existan sobre el río Tabasará.

Las concesiones futuras en la comarca Ngäbe Buglé y zonas campesinas serán aprobadas por medio de un referendo, luego de ser aprobado por el pleno del Congreso Local, el Congreso Regional y el Congreso General y será para el beneficio de las comunidades de la Comarca Ngäbe Buglé y campesinas.

Genisa, un paso adelante y otro atrás

No obstante, el punto más polémico del documento es el que obliga a la empresa Generadora del Istmo, S.A. (Genisa) a traspasar el 100% de sus acciones a un fideicomiso que será constituido y administrado por el Banco Nacional de Panamá (BNP), cuya finalidad será recibir los ingresos generados por la hidroeléctrica Barro Blanco para hacer frente a los compromisos financieros adquiridos por la compañía para construir este proyecto.

Y es que aun cuando el Ejecutivo insiste en que Genisa estaba al tanto del avance de las negociaciones y del contenido del acuerdo, la empresa emitió el 23 de agosto un comunicado en el que denunció que nunca ha sido parte de la mesa de diálogo entre el Gobierno Nacional y las autoridades indígenas, agregando que ese documento le fue informado a la empresa con posterioridad de haber sido acordado. Genisa no es parte de este acuerdo, enfatizó el comunicado.

Genisa expresó, además, su profunda preocupación ante ciertas cláusulas contenidas en el acuerdo, ya que a su juicio: Claramente vulneran y menoscaban nuestros derechos bajo el Contrato de  Concesión para la construcción y explotación de una central hidroeléctrica construida en tierras de propiedad privada de Genisa, y que está ubicada fuera de la Comarca Ngäbe Buglé, agregando que dichas cláusulas igualmente violan y menoscaban los derechos que amparan a nuestros inversionistas, ciudadanos de  Estados Unidos (EE.UU.) y de Centroamérica, bajo normas legales y tratados internacionales.

Sin embargo es importante aclarar que el jueves 25 Genisa emitió otro comunicado, en el que reconoció el esfuerzo que ha llevado a cabo el Gobierno Nacional para lograr una solución pacífica con las comunidades indígenas, pero igualmente reiteró la necesidad de se lleven a cabo los esfuerzos necesarios para lograr una solución integral que atienda a las necesidades de todas las partes; aclarando, de paso, que aun cuando algunos temas del acuerdo fueron discutidos con sus directivos durante el proceso de negociación, de otros aspectos solo tuvo conocimiento cuando ya se había firmado dicho documento.

Genisa aclara que si bien el acuerdo suscrito contiene temas que son de competencia exclusiva del Gobierno Nacional y de la Comisión Indígena, que no tenían que ser consultados con Genisa, también fueron incluidos temas que guardan relación directa con la propiedad del proyecto y sus inversionistas, algunos de los cuales fueron discutidos previamente con Genisa y otros de los cuales solo se tuvo conocimiento con posterioridad al acuerdo, enfatizó el comunicado.

Roberto Meana, administrador de la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep), calificó como normal las primeras reacciones de Genisa, pero insistió en que esa empresa recibió copia del acuerdo firmado entre el Gobierno y las autoridades de la Comarca y que los cuatro primeros puntos fueron producto de una reunión con sus directivos y los bancos acreedores.

Meana aclaró que el acuerdo preserva la propiedad de Genisa sobre la hidroeléctrica Barro Blanco y da seguridad a los acreedores de que recuperarán el dinero prestado para concretar el proyecto, siendo la mejor alternativa, ya que la otra opción habría sido aplicar la cláusula de rescate administrativo contemplada en el contrato de concesión, pero esto habría implicado no solo el pago de los $300 millones que costó el proyecto, sino de una penalización de 10%, lo que elevaría la cifra a $330 millones.

Reacciones gremiales

La presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Aida Michell de Maduro, cuestionó el acuerdo firmado por el presidente Varela y la dirigencia indígena por considerar que atenta contra la seguridad jurídica y la libre empresa, ya que el mismo se rubricó sin la participación directa de Genisa en la mesa de negociación.

En todo diálogo deben estar involucradas todas las partes. Uno de los actores principales no está dentro de la mesa, no puede ser que los actores estén fuera y se llegue a acuerdos que afectan la operación futura, manifestó la actual presidenta del Conep.

Agregó, además, que la forma cómo se llegó al acuerdo sobre el proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco es un precedente nefasto y envía un mensaje internacional sobre la seguridad jurídica de las inversiones.

En tanto, la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), a través de un comunicado, indicó que: Como todo Estado  de Derecho, la República de Panamá debe salvaguardar los legítimos derechos de inversionistas, acreedores y empresarios que, apostando por nuestro país, realizan cuantiosas inversiones en proyectos a largo plazo y de interés nacional.

El ente gremial también realizó un llamado al Gobierno Nacional para que divulgue mayores detalles sobre el acuerdo, incluyendo cómo el mismo se enmarca dentro de la ley, para así enviar una señal clara de que en Panamá se respeta la seguridad jurídica de las inversiones.

El Gobierno reacciona

El Gobierno Nacional, también mediante un comunicado, salió al paso de las críticas emitidas tanto por el Conep como por Apede, asegurando que respeta y promueve el Estado de Derecho y, en función de eso, a cualquier empresa que se sienta afectada por sus decisiones le asiste el derecho de recurrir a las instancias legales correspondientes.

Agregó que en el caso del Acuerdo de Barro Blanco, los principales componentes relacionados a la empresa Genisa fueron conocidos y discutidos por sus representantes durante el proceso, y de hecho, en varios casos proporcionados por ellos.

Genisa demostró un completo entendimiento de la situación del proyecto y cooperó en alcanzar una solución. Precisamente, gracias al proceso de diálogo, fue posible llegar a un acuerdo que respeta la seguridad jurídica, enfatizó el comunicado difundido por el Ministerio de la Presidencia.

La ONU también opina

En tanto, la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Panamá saludó mediante un comunicado la firma del Acuerdo de la Mesa de Diálogo del Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco, entre el Gobierno de la República de Panamá y las autoridades tradicionales de la Comarca Ngäbe Buglé.

La ONU reconoció la voluntad del Gobierno panameño y de las autoridades indígenas comarcales, elegidas legítimamente, para dar un paso adelante en la construcción de nuevas relaciones entre el Estado y los pueblos indígenas.

El acuerdo es un referente histórico, no sólo para Panamá, sino también para la comunidad internacional. Es un ejemplo de cómo los Estados deben hacer partícipes a los pueblos indígenas en los procesos de toma de decisiones sobre medidas o proyectos que afectan sus vidas, sus culturas, sus territorios y sus derechos, señaló el comunicado de la ONU, que recordó, además, que  su representación en Panamá acompañó la Mesa de Diálogo del Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco para prestar asesoría técnica y contribuir a la facilitación del proceso, asegurando así que los acuerdos estuvieran alineados con los compromisos y obligaciones adquiridas por el Estado panameño con los estándares internacionales de derechos humanos.

Paso pendiente

Pero a pesar de toda la polémica generada la realidad es que este acuerdo no está en firme, ya que su puesta en ejecución dependeré su aprobación por parte del Congreso General de la Comarca Ngäbe Buglé, un paso que se verificará el próximo 15 de septiembre.

El cacique local del distrito de Muna, Chito Gallardo, quien fue uno de los firmantes del acuerdo entre las autoridades de la Comarca Ngäbe Buglé y el Gobierno Nacional, admitió que este documento no resuelve todas las necesidades de la población indígena, sin embargo, busca una salida al conflicto originado a raíz del desarrollo del Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco.

Gallardo criticó la posición de Genisa y de los gremios empresariales, quienes exigen respeto a la seguridad jurídica por considerar que la hidroeléctrica Barro Blanco vulnera la seguridad jurídica de la Comarca Ngäbe Buglé y advirtió que, si la empresa desconoce el acuerdo, las comunidades indígenas afectadas volverán a realizar acciones de protestas e impedirán la operación de la hidroeléctrica nuevamente.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL