Adelantan licitación para garantizar suministro de energía

Adelantan licitación para garantizar suministro de energía
Se registra retrasos en la construcción de nuevas plantas| Archivo

Los retrasos registrados en la construcción de dos plantas de energía a base de Gas Natural Licuado (GNL) han llevado a las autoridades del sector eléctrico a realizar una licitación para garantizar el suministro de energía para el período 2020-2023, un acto público en el que la Secretaría Nacional de Energía (SNE) implementará un nuevo sistema de contratación a fin de darle cabida a las empresas que utilizan fuentes renovables para la generación de electricidad, de acuerdo con la Resolución número 4257, publicada en la Gaceta Oficial número 28749 B, del lunes 8 de abril de 2019.

 La iniciativa de la SNE responde a los retrasos en la construcción de las plantas de generación de Panamá N.G. Power, S.A. (N.G. Power) y Sinolam Smarter Energy LNG Power Co. Inc. (Martano), las que debían aportar al sistema unos 650 Megavatios (MW) y 350 (MW), respectivamente.

En noviembre pasado el CEO de N.G. Power, José Dapelo, informó a Capital Financiero la decisión de iniciar la construcción de esta planta, sin embargo, este proyecto ha sido objeto de diversas acciones legales por parte de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep), lo que ha retrasado su construcción, por lo que no podrá iniciar operaciones en julio de 2020. 

Mientras que en el caso de Martano, ya había iniciado la construcción de una central termoeléctrica de ciclo combinado a base de GNL, en el corregimiento de Puerto Pilón, provincia de Colón, obras que se han visto virtualmente paralizada en las últimas semanas, por lo que es evidente que no podrá iniciar operaciones en enero de 2022.

Ante esta realidad la Resolución antes mencionada autoriza a la Empresas de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa) a elaborar y presentar a la Asep los pliegos de cargo necesarios para efectuar una licitación de corto plazo destinada a contratar la energía y potencia para cumplir las obligaciones de contratación de las empresas de distribución eléctrica, estableciendo el 5 de junio de este año como fecha para la recepción de ofertas.

Para el titular de la SNE, Víctor Urrutia, esta nueva licitación orientada a la contratación de energía, busca garantizar el suministro ante los retrasos en la construcción de las dos plantas de GNL que deberían entrar en operación en los próximos años, a fin de responder al crecimiento de la demanda y evitar situaciones que puedan afectar el desempeño económico del país. 

Aclaró que en esta licitación se está utilizando un nuevo modelo de evaluación que le permitirá participar a todas las empresas que operan en el país, incluyendo aquellas que utilizan fuentes renovables para la generación de energía, una fórmula que en pruebas realizadas en el mes de diciembre permitía adquirir energía a precios significativamente más bajos que cuando se contrata a una sola empresa de generación.

No obstante, para Miguel Bolinaga, CEO de AES Panamá, esta licitación pone sobre los hombros de los consumidores los problemas de suministro de energía generados por la demora en la construcción de plantas de generación, lo que se traducirá en un aumento en el costo de la energía, esto a pesar que la Asep ya le otorgó a Martano una prórroga para su entrada en operación, de marzo de 2020 a noviembre de 2020.

Bolinaga considera que para evitar esta situación el regulador del mercado eléctrico,  debe imponer a las empresas que están incumpliendo los términos de los contratos que le fueron adjudicados las sanciones establecidas, como por ejemplo, la multa establecida para resarcir al Estado por las pérdidas ocasionadas, que en el caso de AES Colón, la planta de GNL inaugurada en 2018, era de cerca de $3 millones por cada día de retraso.  

Al referirse a este tema, el secretario Urrutia aclaró que esta licitación no exime de responsabilidad a las empresas que adelantan la construcción de las nuevas plantas de generación a base de GNL por los retrasos que registran sus proyectos y no es óbice para que la Asep les aplique las multas por incumplimiento establecidas en los contratos que mantienen con el Estado.     

Sobre este tema consultamos al abogado Rubén Castrejo, para quien en estos casos no es tan fácil aplicar sanciones, porque lo primero que se debe determinar es si los retrasos en la construcción de las plantas son adjudicables a la empresa o no.

También hay que ver si existen atenuantes para el incumplimiento y si la empresa puede optar por otro mecanismo distinto a entrar en operación para cumplir con su obligación.

Explicó que en este tipo de situaciones es normal que las empresas que desarrollan una planta de energía y enfrentan algún retraso contraten a otras empresas para garantizar el suministro pactado con el Estado, lo que regularmente les es menos oneroso que pagar las multas que normalmente establecen los contratos y evita la aplicación de esta y otras sanciones por parte del regulador.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias