Advierte sector productivo: Cuarentena atenta contra la sostenibilidad de las empresas

Advierte sector productivo: Cuarentena atenta contra la sostenibilidad de las empresas
El sector productivo advierte sobre los efectos dramáticos de un cierre de la economíaPixabay

“La economía no aguanta un cierre prolongado”, es la frase consenso de los sectores productivos de Panamá, quienes abogan por un plan coherente que ponga en equilibrio la salud y la economía.

“La reciente medida de establecer cuarentena atenta contra la sostenibilidad de las empresas”, advirtieron en rueda de prensa y en comunicado conjunto, Julio De La Lastra, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep);  Elisa Suárez de Gómez, presidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), Jorge Lara, presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac); Jean-Pierre Leignadier, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) y Aldo Mangravita, presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP).

De La Lastra, presidente del Conep, abrió la intervención recordando que las empresas han hecho indudables esfuerzos para  buscar recursos y reabrir, cumpliendo con todas las medidas del Ministerio de Salud (Minsa), cuidando a sus colaboradores y generando bienestar, de allí que este nuevo cierre significa un retroceso.

Expresó que “sin movilidad no hay consumo y sin consumo no hay ventas y sin ventas no subsisten las empresas y, por tanto, no hay pago de tributos”.

Desde esta perspectiva, subrayó que la afectación no es solo para la empresa privada y sus colaboradores; también se perjudica el funcionamiento del Gobierno nacional y de sus instituciones.

El gremio empresarial sostiene que los ciudadanos deben practicar el autocuidado y el Gobierno asegurarse de aportar capacidad hospitalaria, insumos y personal médico.

“Buscamos rescatar plazas de trabajo y eso solo se logra preservando la empresa privada”, dijo De La Lastra en nombre del sector productivo nacional.

Los gremios, en este sentido, hacen un llamado al Gobierno a una estrategia integrada, coherente y viable que conjugue lo sanitario, lo económico y lo social.

El presidente del Conep, al dar lectura al comunicado público que suscriben los gremios líderes de la empresa privada panameña (ver imagen siguiente), titulado Cambiemos la ruta, estamos a tiempo, hizo énfasis en varios aspectos.

“Ante cualquier acción jurídico laboral en temas de reactivación, el sector empleador debe ser consultado y ser parte activa en la toma de decisiones para que sean cónsonas con la realidad”.

De igual modo, observan que “luego de diez meses de paralización” volver al cierre de operaciones se traducirá en la pérdida de más empleos e incremento de la informalidad. “No podemos aceptar que la cuarentena es la dirección correcta”.

Advierten que desde el inicio de la pandemia “el sector privado ha propuesto iniciativas para ser integradas en el plan de Gobierno, pero no hemos visto un paso firme de implementación”.

Exigen se presente un plan de reactivación económico al país.

En relación con la vacuna, también el sector privado solicita mayor información con respecto al cronograma del plan de vacunación, al entender que la inmunización es un eje en el proceso de reactivación.

Destacan, además, que Panamá cuenta con especialistas de reconocida trayectoria que pueden asesorar en temas como cadena de frío y logística y se ponen a la orden del Minsa para apoyar estos procesos.

En riesgo empresas activas y contratos

Elisa Suárez de Gómez, presidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), durante la rueda de prensa virtual, señaló que los empresarios no son indiferentes al dolor que deja cada enfermo y fallecido: “Lo sufrimos porque este virus no discrimina; también lloramos a nuestros enfermos y a nuestros muertos”.

Reconoció que a pesar de mantener encuentros y diálogos con funcionarios del Gobierno, se han enterado de las medidas de cuarentena “como se entera otro ciudadano”.

Observa que han planteado medidas alternas a la cuarentena como el uso de caretas en el transporte público (ya se han repartido 500,000 de la mano del movimiento TODOPANAMA) o reducción de la jornada de trabajo en el sector público.

Señaló que a la fecha solo se han podido reactivar 105,000 contratos y abrir 8,000 empresas de las 20,000 que operaban antes de la pandemia.

“Queremos seguir abriendo y contratando, pero con cuarentena y restricciones no será posible”, advirtió la presidenta de Apede.

Dijo que ahora, por el contrario, se ponen en riesgo los contratos ya activos y la sostenibilidad de las empresas.

Jean-Pierre Leignadier, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) sostuvo que es “un error poner en conflicto a la salud y a la economía. La medida de cuarentena tendrá un impacto en todas las empresas que se verán obligadas a cerrar luego de diez meses de falta de actividad”.

Recordó que el impacto se traducirá en más economía informal y afectación en miles de hogares.

“La pregunta es cuál es el plan luego de la cuarentena; acciones específicas para el empleo y la reactivación de la economía”, indicó.

Con respecto al decreto 229, del 15 de diciembre de 2020, que reglamentaba la reactivación de los contratos, Jorge Lara, presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), destacó que ahora queda en suspenso por la entrada de las nuevas medidas de restricción de movilización, del 4 al 14 de enero de 2021.

Hizo referencia al impacto en el sector construcción que ha laborado manteniendo las medidas para evitar contagios.

Dijo que aun cuando los contratistas del Estado no han recibido pagos por sus obras, se mantienen en actividad, “porque creemos en el progreso del país y la responsabilidad de generar empleo”.

Fulvia Vergara, presidenta de Fedecámaras, expresó su temor por la inminente quiebra de las empresas si se mantienen los cierres prolongados.

Aldo Mangravita, presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), afirmó que ya las empresas llevan un arrastre económico por los meses en cuarentena y solicitó que el uso de las pantallas faciales en el transporte público sea mandatorio para ayudar a reducir los contagios.

En general el gremio empresarial comunica su disposición al diálogo y pide considerar el impacto y la “hecatombe” que puede significar volver a encerrar al país.

Violeta Villar Liste
[email protected]
Capital Financiero

 

 

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias