AES confía en respeto a la seguridad jurídica en posible compra de las acciones de Bayano

AES confía en respeto a la seguridad jurídica en posible compra de las acciones de Bayano
reo que no se construirán más hidroeléctricas en el país ni tampoco Chan II por su impacto en las comunidades indígenas.| Cortesía

En la actualidad, el Gobierno, a través del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), negocia con AES Corp. la posible adquisición del resto de las acciones de Bayano para garantizar el suministro de agua al Canal. La empresa de energía confía que durante el proceso se respete la seguridad jurídica.

“Somos la segunda empresa privada del país, después de Minera Panamá, en montos de inversión”, explica Miguel Bolinaga, presidente ejecutivo de AES Panamá a Capital Financiero, quien destaca que en estas dos décadas, han invertido $2,600 millones como parte de la operación de sus siete plantas y entregado dividendos al Estado panameño que superan los $700 millones

La capacidad instalada de AES Corp. entre Centroamérica y Panamá suma 1,158 megavatios (MW) con la planta de gas de AES Colón (381 MW), la barcaza Estrella de Mar (72 MW) y sus cinco plantas de generación hidroeléctrica: Changuinola  (223 MW), Bayano (260 MW), Estí (120 MW), La Estrella (47.2 MW) y Los Valles (54.8 MW).

El Estado panameño es socio mayoritario en AES Panamá con 50.4% de las acciones. AES Corp. tiene 49% y los accionistas minoritarios 0.6%.

-¿Cuáles son los proyectos que maneja AES para el año 2020?
-Para el año 2020 se impulsará una inversión de entre $100 y $150 millones en plantas solares. También estaremos evaluando proyectos eólicos y almacenamiento de energía en baterías, tres fuentes fundamentales.

“Entre los meses de enero y febrero esperamos comenzar la primera palada de las cuatro plantas solares, cada una de 12 MW. En el caso de los proyectos eólicos, evaluamos varios escenarios”.

-¿Cuál sería el alcance del proyecto de almacenamiento de energía en baterías?
-AES es la empresa más grande del mundo en almacenamiento de energía en baterías. Entre sus bondades más importantes destaca la regulación de frecuencia, microgrids, abastecer cargas críticas, control de costos de energía, expansión de la energía, suplir los picos de demanda e integración con energías renovables de una manera alternativa.

Estamos estudiando colocar 20MW en nuestra planta de AES Colón, buscando que pueda funcionar como regulación de frecuencia, entre otras funciones”.

-¿Cuánto se ha ahorrado el país en consumo de hidrocarburos con la energía limpia?
-Solo si hablamos de la planta de gas (que entró en el mercado panameño en el año 2018), podemos decir que representa el 22% de la matriz energética del país. Si el gas no se empleara, este 22% habría sido generado por bunker y el impacto se habría reflejado en un mayor incremento en la tarifa eléctrica y más subsidios por parte del Estado”.

-¿Cuál ha sido el desempeño de las centrales hidroeléctricas?
-El nivel de nuestras plantas se mide por un factor de disponibilidad que supone dar respuesta cada vez que nos llaman para operar. Nuestros factores de disponibilidad están cerca del 98% o 99%. Quiere decir que son plantas con un funcionamiento impecable aunque alguna de ellas, como Bayano, pueda tener entre 45 y 50 años.

-¿Han resultado afectados por la menor cantidad de lluvias?
-Sí, la menor precipitación nos afecta muchísimo. Por ejemplo, Bayano, ubicada en el este del país, en Chepo, es una planta que en 2019 generó por debajo del 50% por falta de agua. Sin embargo, esa generación que Bayano no genera la debo comprar en el mercado eléctrico porque tengo contratos con los grandes clientes y las distribuidoras que debo honrar. En los años 2013, 2014 y parte del 2015, cuando solo se disponía de hidro con poca generación y bunker a costos elevados debido al precio del petróleo,  se compraba el MW en $23 y se vendía en $90. Fueron años duros para el sector eléctrico.

Hoy en día el MW en el mercado ocasional promedia $80, vinculado de manera fundamental al gas que es la energía más económica.

“Esta situación de baja disponibilidad de agua también sabemos que afecta al Canal de Panamá y de allí el interés de adquirir Bayano.

“El Estado tiene el 50.4% de las acciones de Bayano y no tenemos problemas siempre y cuando se respete el valor de la planta que no va atado solo a la planta, también es vinculante con la concesión que dura hasta el 2049;  los contratos  con los grandes clientes que se extienden hasta el 2026-2028 y con las distribuidoras que se prolongan hacia 2030”.

-¿Realmente Bayano podría atender el problema de suministro del agua del Canal?
-Si es viable o positivo para el Canal lo desconozco, pero gente muy seria hizo los estudios respectivos y se concluyó que una de las soluciones sería tomar el agua de Bayano para llevar el agua hacia el Canal a través de una tubería y, de igual modo, entregar agua potable a Ciudad de Panamá.

-¿Si se usa el agua de Bayano para surtir al Canal  y entregar agua potable cuál sería el impacto en la generación eléctrica?
-Estarían sacando 260 MW del sistema eléctrico nacional. En este sentido, cualquier solución que se decida para Bayano debe tomar en cuenta que representa el 12% de la energía que requiere el país.

-¿Cómo avanza el diálogo con el Gobierno nacional?
-Lo importante es que el Estado, a través del Gobierno y del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), ha expresado su necesidad de contar con Bayano; han aclarado que no es una expropiación y honrarán tanto a los accionistas minoritarios como a AES Corp.

“Nosotros les hemos dicho que entendemos la situación, que el Estado es parte y dueña del 50.4% de Bayano y estamos claros que se respetará la seguridad jurídica.

El Estado es socio de AES Panamá y será el primero que defenderá sus acciones”.

-¿Cómo se encuentra el desempeño de las otras hidroeléctricas?
-El 2019 no fue el mejor año por la situación de la hidrología. En el caso de Changuinola, tiene un túnel de 5.5 kilómetros que desde el mes de enero de 2019 entró en mantenimiento y esperamos que pronto la planta vuelva a generar. Representa el 8% del mercado energético.

“Con respecto a Estí, La Estrella y Los Valles, son de pasada, es decir, no tienen almacenamiento. La generación de estas plantas en 2019 fue 25% menos por debajo del promedio. Las hidro de AES representan 28% de la energía que consume el país con una hidrología promedio”.

-¿Cuáles son los desafíos de la energía hidroeléctrica para el país en el contexto del cambio climático?
– “Creo que no se construirán más hidroeléctricas en el país ni tampoco Chan II por su impacto en las comunidades indígenas.

“Por otra parte, es difícil conseguir el financiamiento. En la actualidad, la inversión en una planta hidroeléctrica puede superar los $3 millones por MW construido, mientras una de gas natural o solar se sitúa entre los $500,000 y los $900,000.

“El país tiene una capacidad hidroeléctrica muy grande que puede llegar al 60% de la generación  del país en condiciones de hidrología promedio, de allí la importancia de cuidar las cuencas, no a la tala, sí a los bosques y la reforestación”.

-¿Cuál ha sido el impacto para el país de la primera planta de energía a base de gas natural?
-El gas natural ha desplazado a otros combustibles como el bunker y el diésel que son mucho más contaminantes y volátiles en sus costos. Al representar el 22% de la generación eléctrica del país, el país se ve beneficiado con precios más económicos.

“Todo el mundo piensa que el gas natural es solo para generación de energía, pero tiene distintos usos. Como combustible es económico y menos contaminante que el diésel o la gasolina.

Otro uso es en la industria y, en el caso de la marítima, cada vez vemos más barcos que funcionan con gas natural”.

-¿Cuáles perspectivas se abren para la industria del gas desde esta versatilidad de usos?
-El 25% del tanque de AES Colón se emplea para generación de energía eléctrica en la planta que ya está operando y el 75% se destinará a otros negocios.

“De hecho, a partir del primero de mayo, saldrán dos camiones cargados de gas natural, todos los días, desde la planta de AES Colón, para surtir en Darién a una planta de generación distribuida que funciona en la actualidad con diésel.

“A empresas de gas las abasteceremos para que el gas natural sea distribuido en usos industriales en Panamá y en la región. En el caso de atender los barcos, es un proceso para el cual estamos en conversación”.

-¿Cuánto se puede ahorrar una industria que cambia a gas?
-Puede bajar hasta en 30% sus costos operativos, porque además del combustible se trata del mantenimiento.

-¿Desafíos de AES en 2020?
-Continuar siendo la empresa de energía número uno del país mejorando las vidas de las comunidades, acelerar un futuro energético más seguro y ecológico, crecer en proyectos eólicos y solares para cuando descienda hidro e impulsar el negocio de la venta del gas.  

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias