Afganistán comienza históricas conversaciones intra-afganas de paz

Afganistán comienza históricas conversaciones intra-afganas de paz

Estado de Estados Unidos (EE.UU.)  presionó a las facciones beligerantes de Afganistán para que se acerquen a sus primeras conversaciones de paz directas con la intención de llegar a un acuerdo de poder compartido que se adapte a las “opiniones en competencia” y ponga fin de forma permanente a décadas de derramamiento de sangre en el país.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, hizo las declaraciones en una ceremonia especial en Doha, Catar, que marcó el inicio del diálogo mediado por EE.UU., conocido como negociaciones intra-afganas, entre delegados de la insurgencia talibán y el gobierno de Afganistán.

Hoy es una ocasión verdaderamente trascendental. Por fin, los afganos han optado por sentarse juntos y trazar un nuevo rumbo para su país. Este es un momento para atreverse a tener esperanza”, dijo Pompeo.

Advirtió que las conversaciones entre los afganos “indudablemente encontrarán muchos desafíos” debido a décadas de divisiones, pero las dos partes deberán “ser pacientes” para aprovechar la oportunidad de escribir el próximo capítulo de la historia de Afganistán.

“Esperamos que este capítulo sea de reconciliación y progreso, no otra crónica de lágrimas y derramamiento de sangre. Los instamos a tomar decisiones que los alejen de la violencia y la corrupción y hacia la paz y la prosperidad”, recalcó Pompeo.

El principal diplomático estadounidense señaló que un acuerdo histórico que EE.UU. selló con los talibanes el 29 de febrero sentó las bases para el inicio de las negociaciones entre las partes beligerantes de Afganistán.

Abdullah Abdullah, centro, presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, asiste a la sesión de apertura de las conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes, en Doha, Qatar.

Si bien dijo que era exclusivamente para los afganos determinar un futuro sistema político para gobernar su país, Pompeo agregó que esperaba que el resultado de las conversaciones respetara los derechos de todos los afganos y protegiera el progreso social logrado en las últimas casi dos décadas.

Al tomar sus decisiones, deben tener en cuenta que sus elecciones y conducta afectarán tanto el tamaño como el alcance de la asistencia futura de EE.UU. nuestra esperanza es que alcancen una paz sostenible y nuestro objetivo es una asociación duradera”, dijo.

Abdullah Abdullah, líder de la delegación afgana, dijo en la ceremonia inaugural que su equipo llegó a Doha con “buena voluntad y buenas intenciones” para negociar con los talibanes el fin de los 40 años de derramamiento de sangre.

“Hemos venido para lograr una paz digna y duradera. No hay un ganador por medios militares o de guerra, pero no habrá ningún perdedor si esta crisis se resuelve sometiéndose a la voluntad del pueblo”, dijo Abdullah, presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán.

Mullah Abdul Ghani Baradar, jefe de la delegación de los talibanes, prometió en su discurso que el equipo de negociación insurgente entraría en el diálogo intra-afgano “con total sinceridad” y destacó la necesidad de que ambas partes avancen con paciencia.

“Le aseguramos al mundo que nos esforzaremos al máximo para que las negociaciones entre los afganos logren un resultado exitoso. Buscamos un Afganistán que sea independiente, soberano, unido, desarrollado y libre, un Afganistán con un sistema islámico en el que todas las personas de la nación puedan participar sin discriminación”, dijo Baradar.

Pompeo luego mantuvo reuniones separadas con Baradar y Abdullah, donde también estuvieron presentes sus equipos de negociación.

Las históricas conversaciones afganas surgieron del acuerdo entre EE.UU. y los talibanes que busca que todas las fuerzas estadounidenses y de la coalición abandonen el país a mediados de 2021 a cambio de garantías de contraterrorismo insurgente y compromisos de buscar un acuerdo político entre rivales afganos.

EE.UU. ha reducido su presencia militar en Afganistán a 8,600 de aproximadamente 13,000 efectivos desde que firmó el pacto con los talibanes.

La administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, tiene la intención de reducir aún más el tamaño de las fuerzas estadounidenses a alrededor de 4,500 para noviembre.

Los analistas anticipan que las negociaciones intra afganas serán un proceso largo y prolongado y experimentarán muchas controversias a medida que avanzan.

Ayaz Gul
Doha
Voz de América

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com