Airbnb crece en el mercado de servicios compartidos

Airbnb crece  en el mercado de servicios compartidos

Los hoteles reciente la expansión del gigante informático del hospedaje

Screen shot02 web

El rápido crecimiento de los portales Web que  facilitan el alquiler entre particulares ha tomado desprevenidos a los hoteles del mundo. Plataformas digitales como Airbnb (www.airbnb.com) permiten que cualquier persona pueda anunciar y arrendar su residencia, sin embargo, son numerosos los problemas legales  que han tenido que enfrentar  en varios países, debido a que  no pagan impuestos de hospedaje como lo hacen los hoteles.

Airbnb se maneja en el mercado global de productos y servicios compartidos, al igual que  lo hacen con éxitos otras empresas como: BlaBlaCar, la empresa líder en Europa de autos compartidos, que ahora transporta más pasajeros mensualmente que el servicio de tren de alta velocidad que conecta Londres, París y Bruselas. También está  Uber que ha entrado con fuerza a Panamá, generando el descontento entre de los taxistas, que la consideran una competencia desleal.

Airbnb (www.airbnb.com) fue fundada por los diseñadores Joe Gebbia, Brian Chesky y Nathan Blecharczyk en San Francisco, California, en el  2008. Su valor en el mercado es de unos  $25.500 millones,   vale más que  varios  de los más importantes  grupos hoteleros.

Esta plataforma les permite a las personas  convertir  sus casas en alojamientos turísticos, ya que los habilita  para  alquilar  habitaciones o las viviendas completas, con un régimen flexible.  Airbnb permite ofrecer alojamiento por  noche en cualquier día de la semana, un modelo similar al que utilizan  los  hoteles.

Problemas legales

Como es de esperarse el portal ha enfrentado problemas en algunos países. En enero de 2013, un usuario de Airbnb fue condenado a pagar una multa de $2.400  a la ciudad de Nueva York por el alquiler de su habitación, violando la ley de hoteles ilegales vigente desde 2011 en la Gran Manzana para proteger a la industria hotelera.

La legislación neoyorquina prohíbe a los residentes alquilar sus propiedades por períodos inferiores a 30 días, a no ser que vivan en la casa durante la estancia del huésped.

En Panamá, la Ley 80 del 8 de noviembre de 2012, en su artículo 21, prohíbe el arrendamiento en edificios o residencias que no tengan permiso de alojamiento turístico en el distrito de Panamá por 45 días o menos.

Airbnb es considerada como la mayor empresa de alojamiento del mundo y  una amenaza para el mercado tradicional hotelero.

En varios países europeos las quejas de los hoteles fueron escuchadas y se colocaron impuestos a los alojamientos promocionados en la plataforma, como es el caso de Ámsterdam, Holanda, donde en diciembre de 2014 se le aplicó una tasa del 5%.

En Panamá, Gustavo Him, administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), todavía evalúa como abordar este tema, ya que  es un servicio que se ofrece por Internet, por lo que no resulta fácil regularlo.

Otros problemas

Aunque es más barato que un hotel, resulta más riesgoso. Se han registrado casos de  personas que arrienda una vivienda y  posteriormente la subarriendan a otras personas.

Annette Cárdenas, gerente de Ventas del Panamá Marriott Hotel, sostiene que  este tipo de arrendamiento pone en peligro la comodidad y seguridad de los vecinos, porque no se sabe quién entra a estas viviendas, además  de no pagar impuesto de hospedaje, que actualmente en Panamá es del 10%.

Salvador Vega, experto en temas informáticos, defiende el modelo de Airbnb por los beneficios que aporta a la llegada de visitantes a una zona, como el gasto en restaurantes, bares,  tiendas y otros negocios. Sin embargo, recomienda a la empresa cumplir con la leyes de los distintos países donde opera.

En mayo de 2012, Airbnb contrató un seguro con   la aseguradora Lloyds of London, extendiendo la garantía a $1 millón en daños a la propiedad, sin costo extra para los propietarios  listados en la Web.

Compañías como Uber, BlaBlaCar, Airbnb reflejan que la economía colaborativa ha llegado para quedarse, dijo Vega.

Se prevé un aumento espectacular del mercado global de productos y servicios compartidos, que pasará de $5.000 millones a $335.000 millones para el  2025, sin necesidad de realizar  inversiones significativas.

Orlando Rivera
orriver22@ hotmail.com

Más informaciones

Comente la noticia