Albrook Mall es el centro comercial más ruidoso

Los autos, las personas y las construcciones inciden en los altos niveles de ruido

Informe de Contaminación Ambiental

Dentro de la serie de mapas que describen los niveles de  contaminación en la Ciudad de Panamá, le corresponde el turno a los centros comerciales.

Para el análisis se tomaron como referencia a los ocho centros comerciales más importantes, localizados    a lo largo de la ciudad, de extremo a extremo, desde Plaza Mañanitas hasta Albrook Mall.

Los datos indican que no hay mucha diferencia en cuanto al mapa anterior donde se  estudiaron  puntos de registros generales.

Una de las áreas más afectadas durante el día sigue siendo Albrook Mall con 79 decibeles (dB), 14 puntos por encima del  máximo permitido, según el Decreto No. 306 del 2002,  en el que se señala que la medida permitida es 65 dB durante el día y 55 dB durante la noche.

Le sigue Dorado Plaza, en el área de El Dorado, con 79 dB durante el día.

En estas zonas tenemos un alto nivel de ruido producido por los autos y las  personas, comentó Myriam Chávez, decana de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Latina de Panamá.

Chávez indicó  que en el caso de El Dorado, el ruido  se debe a la  gran cantidad de personas que transitan  en el área en horas pico, sumándole las construcciones y remodelaciones que actualmente se  están realizando en el  centro comercial, lo que produce un mayor congestionamiento vehicular y todo esto se transforma en ruido.

En estos casos, el sonómetro, que mide e indica los niveles de presión de sonido en decibeles de 30 a 130 dB en tres escalas de medición, fue colocado en la puerta principal de cada centro comercial durante un periodo mínimo de dos horas para de esta forma obtener un   promedio. 

La excepción fue Albrook Mall, ya que según  Chávez , el sonómetro se colocó en cada una de sus puertas, durante un  periodo especifico para luego sacar el promedio completo del centro comercial

En Albook Mall se une todo: El área comercial, la Gran Terminal de Transporte, una estación del Metro de Panamá y el aeropuerto Marcos A. Gelabert, agregó.

Durante el día, el área menos afectada resultó ser la Plaza Royal, ubicada en el sector de Parque Lefevre, con 68 dB, solo tres  puntos por encima de lo permitido. Y aunque  continúa estando por encima  del estándar, es el punto más bajo en el mapa, y esto puede deberse a que durante los días de semana el centro comercial no es tan visitado.

El horario nocturno, para el periodo de estudio, fue de 7 p.m. a 9 p.m.

En este tiempo se midió la cantidad de ruido producido, y al igual que ocurrió durante el día el centro comercial más afectado fue Albrook Mall con 70 dB; seguido de Multicentro, ubicado en Marbella con 68 dB.

Los centros comerciales  con el menor rango de ruido durante la noche fueron: Dorado Plaza, Plaza Mañanitas y Plaza Sur, todos con 62 dB, siete punto por encima del estándar máximo permitido que son 55 dB.

Para el controlar el exceso de  ruido durante la noche en estas zonas comerciales, se pretende  instalar medidores de ruido en los establecimientos comerciales  que utilicen altoparlantes y amplificadores de sonido, (bares, discotecas, ferias, etc.).

Los que serán  regulados por personal  del Ministerio de Ambiente, quienes se apoyarán  en  los  informes   del  Centro de Contaminación Ambiental de la Universidad Latina, para  dilucidar situaciones de alto riesgo de contaminación auditiva, detalló  Chávez.

La Decana dijo que se aplicarán  sanciones a los establecimientos que no cumplan con la reglamentación, para garantizar que estos sitios de entretenimientos   no sean causantes de  enfermedades auditivas, que  cada vez son más frecuentes en la población.

La disminución de los niveles de ruido en las  zonas comerciales evita  afectaciones a la salud auditiva de los  trabajadores y los  compradores, por lo que proponen la creación  de barreras acústicas naturales como vegetación alta  y zonas verdes, ya que   uno de los principales problemas de estos recintos comerciales es que están ubicados cerca de las principales vías de la ciudad.

Otra  forma de atacar el problema es creando una  reglamentación  estricta para el uso de las bocinas por parte de los conductores, al igual que darle seguimiento y control a los niveles de ruido generados por camiones,  vehículos pesados y los vehículos deportivos,  vigilando que mantengan en buenas condiciones el silenciador del escape, para evitar ruidos altos, puntualizó la Decana.

El estudio fue realizado por  profesores y estudiantes de la Universidad Latina de Panamá.

Este es el segundo mapa de una serie de 12, que   se estarán publicando en Capital Financiero cada semana sobre la  contaminación en la ciudad de Panamá. 

Sassha Fuenmayor Yépez
Sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL