Alemania: Crecimiento en pausa e inflación de un 6% en noviembre

Alemania: Crecimiento en pausa e inflación de un 6% en noviembre

El crecimiento de la economía alemana se está frenando a finales de año debido a los cuellos de botella en la industria y el fuerte aumento de las cifras de contagio de coronavirus en el país, informó el Bundesbank.

El banco central alemán informó además que la inflación podría subir hasta algo menos del 6% en noviembre en el país.

“Se espera que la recuperación económica se tome un respiro por el momento”, escribió el banco central germano en su informe mensual, que estima que el Producto Interior Bruto (PIB) podría mantenerse sin cambios.

En el verano europeo, la producción económica de la mayor economía europea aumentó un 1.8% en comparación con el segundo trimestre, según los datos preliminares de la Oficina Federal de Estadística.

El crecimiento se debió principalmente al gasto de los consumidores.

Sin embargo, el Bundesbank considera que el impulso que emanó del sector de los servicios tras el fin de muchas restricciones por la pandemia de coronavirus (COVID-19) probablemente haya agotado su curso por el momento.

Además, ahora se han vuelto a endurecer algunas medidas para tratar de contener el nuevo aumento de las cifras de infección.

Al mismo tiempo, es probable que la industria siga sufriendo cuellos de botella en la cadena de suministro en el cuarto trimestre y, por lo tanto, se frene el crecimiento económico general.

Según el banco central, el impulso de crecimiento positivo vendrá de la industria de la construcción.

En general, el Bundesbank ve riesgos asociados al empeoramiento de la pandemia durante el semestre de invierno europeo, pero considera que “tal y como están las cosas actualmente, es probable que los efectos macroeconómicos sean menos graves que en anteriores oleadas pandémicas”.

En octubre, el índice armonizado de precios al consumo (IPCA), que el Banco Central Europeo (BCE) utiliza para su política monetaria, había subido al 4.6% en Alemania.

Este mes, el Bundesbank cree que la tasa “podría incluso acercarse al 6%”.

El banco atribuye parte del aumento a efectos especiales como la reducción temporal del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en Alemania a partir de mediados de 2020 por la pandemia, medida que fue levantada a principios de este año, en que se aplican de nuevo los antiguos tipos impositivos.

La rebaja temporal del IVA dejará de tener efectos a partir de enero de 2022. “Entonces, la tasa de inflación debería descender notablemente, aunque es de suponer que el fuerte aumento de los precios de mercado del gas natural sólo se trasladará a los consumidores en su mayor parte después del cambio de año”, escribió el banco central.

Los expertos esperan que la tasa de inflación disminuya gradualmente en los próximos meses del año que viene.

“Sin embargo, podría mantenerse muy por encima del 3% durante algún tiempo”.

En este contexto, el banco central criticó los planes del posible nuevo gobierno federal de elevar el salario mínimo a 12 euros por hora hacia finales de 2022. Esto tendría “efectos indirectos no despreciables” en los grupos salariales superiores, explicó el Bundesbank.

DPA

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias