Alemania se prepara para flexibilizar restricciones COVID-19

Alemania se prepara para flexibilizar restricciones COVID-19

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, quiere avanzar en los primeros pasos para la apertura tras el coronavirus (COVID-19) en la reunión entre los gobiernos federal y de los estados del próximo miércoles.

“Según los expertos, el punto álgido de la ola de infecciones se espera para mediados de febrero“, declaró el ministro del partido Los Verdes a dpa. Por ello considera que la próxima conferencia “es el momento adecuado para acordar estrechamente las primeras medidas de apertura”.

En opinión del vicecanciller, sería importante un enfoque unificado. “Tenemos que aclarar qué es lo primero, cómo podrían ser los pasos individuales para la apertura y cuáles son los criterios nacionales uniformes”, dijo Habeck.

La economía y los trabajadores necesitan seguridad en la planificación.

Según Habeck, los avances hacia la apertura del mercado laboral deben estar estrechamente coordinados entre el Gobierno federal y los estados federados.

El Ministerio de Economía considera que la flexibilización de las normas debe ser gradual y diferenciada por regiones. Además, estima necesaria establecer indicadores y umbrales uniformes que indiquen una sobrecarga inminente del sistema sanitario.

Los órganos encargados de determinar esta situación deben ser el Instituto Robert Koch (RKI, ente estatal de control de enfermedades infecciosas por sus siglas en alemán) y el consejo de expertos del Gobierno federal, señala.

Si una nueva variante del virus amenaza con sobrecargar el sistema sanitario, debe ser posible decidir nuevas restricciones cuando se alcancen determinados valores, se añadió desde el Ministerio.

Las primeras medidas a relajar serían las que se asocian a costes económicos elevados.

Por ejemplo, las normativas 2G (acceso solo ha vacunado y recuperados) y 2G-Plus (vacunados y recuperados más test negativo) podrían ser sustituidas por la obligación a nivel nacional de llevar máscaras FFP2 en interiores.

En una primera fase, también se podrían flexibilizar los límites del número de asistentes en los eventos al aire libre. En cambio, en lugares como los clubes nocturnos, donde muchas personas se reúnen en el interior sin distancia ni mascarillas, seguirían siendo necesarias las pruebas y los certificados de vacunación.

Desde el comienzo de la pandemia, el RKI ha contabilizado 12,219,501 infecciones confirmadas por Sars-CoV-2, si bien el dato total real es probablemente mucho mayor.

El número de personas que se han recuperado asciende a 8,679,400, mientras que el de personas que han fallecido a causa de una infección confirmada por el Sars-CoV-2 o relacionada con la enfermedad aumentó a 119,877.

DPA

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias