Alfredo Martiz: Hay que mejorar el ‘distorsionado’ sistema de la CSS

Alfredo Martiz: Hay que mejorar el ‘distorsionado’ sistema de la CSS
Alfredo Martiz tomó posesión de su cargo el pasado 2 de mayo.| Cortesía CSS

El doctor Alfredo Martiz, especialista en cirugía colorrectal, y quien recientemente asumió el cargo de director de la Caja de Seguro Social (CSS), tiene claras las líneas de acción para atacar los problemas que afectan a la entidad que dirigirá por los próximos 28 meses.

Son temas que para él son primordiales para mejorar lo que denomina como un “distorsionado sistema, donde se deben quitar las máscaras y decir las verdades“.

Martiz, quien ejercía como embajador de Panamá en Taiwán antes de enfrentarse a esta nueva lucha, reconoce que actualmente no se cuenta con un sistema de salud eficiente.

Debemos poner la mejor parte de cada uno de nosotros para que la salud mejore y cambiar el modelo que es un sistema de enfermedad y no de salud”.

Alfredo Martiz, director de la CSS.

Hay temas con los que es muy cauteloso y evita opinar porque aún los desconoce.

Por ejemplo; al ser consultado sobre la propuesta que ha hecho la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, para que sean dos directores distintos los que lideren la entidad, uno para el aspecto financiero y otro de prestaciones médicas, el funcionario aseguró que no está claro ni consciente de la iniciativa y prefiere tener un estudio correcto, con cifras actuariales para dar una opinión.

A su criterio, ni la entidad ni los que han hecho la propuesta tienen las cifras correctas y se deben usar datos científicos como referencia.

Objetivos

Martiz, quien se ha mostrado como un hombre decidido a lograr un cambio en la entidad y que conoce la realidad de lo que sucede a lo interno de la CSS, tiene entre sus objetivos principales, mejorar la eficacia en la gestión de los servicios que prestan, así como redimensionar el aporte de la salud en el desarrollo humano.

Pretende, además, universalizar la cobertura con base en una estrategia de atención primaria, asegurar la sostenibilidad financiera del sistema, lograr la participación social e incrementar la capacidad operativa.

Estos objetivos los plantea en el marco de cuatro importantes desafíos: equidad, eficiencia, eficacia y calidad.

Para el nuevo director de la CSS, es indispensable saber conducir los recursos disponibles para proveer los servicios de salud a todos. Para la vigencia fiscal de 2017 la entidad cuenta con un presupuesto de un poco más de $5,115 millones.

El nuevo jefe en la CSS, quien reemplazó a Estivenson Girón en el cargo, afirmó durante un conversatorio con especialistas del Centro Médico Paitilla, que lo que busca es la excelencia institucional del sistema de salud, donde se puedan focalizar los servicios con base en los problemas y grupos prioritarios.

Agregó que se hace imperante la apertura de espacios a nuevos proveedores, para aumentar la capacidad operativa en la entidad, lo que a su vez permitirá incentivar la competitividad y satisfacer el incremento de la demanda.

Líneas tácticas operativas

Para cumplir los objetivos que se plantea, el director de la CSS ha establecido algunas líneas tácticas a seguir de 2017 a 2019, aunque lamentó no tener más tiempo para trabajar.

Entre las principales propuestas que hace Martiz están: hacer una inversión oportuna y suficiente del recurso económico de la entidad para recuperar y ampliar la deteriorada red de instalaciones sanitaria existente.

Además, hará una reestructuración del plan nacional de salud con objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo, cosa que cada quien sepa el rumbo de la gestión.

Priorizar los programas de salud para que sean desarrollados y lleguen a las personas con discapacidad, tercera edad y salud laboral.

Otra estrategia trazada es la planificación a largo plazo del recurso humano, técnico y administrativo, que no solo asegure la calidad sino la calidez y compromiso con los que menos tienen.

Por lo anterior, según Martiz, una carrera administrativa del sector salud se hace imperativa para que el personal de trabaje con respecto a su conocimiento, meritocracia y experiencia.

Lograr que la entidad sea provista con suficiencia, en el tiempo oportuno y con insumos de calidad, anteponiendo el bien común al lucro individual o empresarial.

En ese sentido, el funcionario se refirió a la cantidad de tiempo que demoran los procesos para la adquisición de medicamentos, los cuales pueden tardar hasta un año, por lo que se trabaja en una prueba piloto para que el procedimiento se complete en máximo 60 días.

La modernización de la gestión gerencial es otro asunto pendiente, así como la participación social, que debe pasar de ser un simple enunciado estéril a una pieza fundamental de la formulación y evaluación del sistema público de salud, agregó.

Crisis institucional

La insatisfacción permanente y justificada de los asegurados, frente a los servicios que provee la CSS son prueba de la grave crisis institucional, que a juicio de Martiz, atraviesa la entidad.

Para mejorar esta situación, pidió el apoyo de los administrativos, profesionales del sector público y privado y de toda la sociedad en conjunto.

Martiz considera que la mayor epidemia es la desigualdad en la salud y se ve agravada por la falta de equidad social que se vive a diario en Panamá.

En el país, según el director de la CSS, pareciera que se trabaja bajo un concepto de “hecho el contrato, hecha la adenda.

Nosotros no podemos vivir de adendas, eso no es lógico en ningún país”.

Alfredo Martiz, director de la CSS.

Reiteró que Panamá necesita una entidad de medicamentos, que sea la que rija los precios de las medicinas y así se abra la entrada a empresas y se produzcan costos a la baja.

En cuanto a la manera de trabajar de los administrativos y profesionales de la salud que laboran en la CSS, dijo que ya tiene toda el área revisada y pondrá orden en este aspecto.

En sí, con tan solo 18 días en el cargo, ha podido reconocer que las principales áreas a mejorar son las de abastecimiento, mora quirúrgica y actitud del personal.

Sobre el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte, Martiz dijo que tiene que tener números correctos para poder sentarse a ver el futuro de la entidad, ya que no puede emitir opinión sin saber “dónde están parados”.

Agregó que se han levantado varios expedientes de los cuales no puede dar detalles por la reserva del sumario y que le corresponderá al Ministerio Público darles trámite.

Entre estos casos, sin especificar, el funcionario dijo que se encuentra la venta de medicamentos por parte de extranjeros, el incumplimiento del pago de la cuota obrero patronal y la emisión de carnés de la CSS.

Nota relacionada: Alfredo Martiz, ratificado como director de la CSS de Panamá 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias